Jai­me, el desea­do

Lo nues­tro es de­tec­tar ti­pos cosmopolitas. Aquí, Jai­me Be­ries­tain, uno de los gran­des.

GQ (Spain) - - Deco -

Po­dría de­cir­se que ca­da ciu­dad y ca­da épo­ca tie­nen su pro­pio in­terio­ris­ta, ese al que to­dos quie­ren re­de­co­ran­do sus vi­das o dan­do per­so­na­li­dad al ho­tel, res­tau­ran­te y tien­da del mo­men­to. Jai­me Be­ries­tain (San­tia­go de Chile, 1969) es el desea­do en el aquí y aho­ra de Bar­ce­lo­na… y otras ur­bes so­fis­ti­ca­das, de Ni­za a Tán­ger, de Sevilla a Budapest, de San­tan­der a Tu­rín. Nos en­con­tra­mos en el ca­fé que lle­va su nom­bre, con­cept sto­re en el que a dia­rio se de­ja ver la gen­te gua­pa de la Ciu­dad Con­dal, en­tre mue­bles vin­ta­ge , al­fom­bras má­gi­cas, flo­res exó­ti­cas, li­bros irre­sis­ti­bles, ve­las su­ge­ren­tes, pa­pe­le­ría ex­qui­si­ta y de­li­ca­tes­sen va­rias a la car­ta.

Cria­do en el seno de una fa­mi­lia aco­mo­da­da y de gus­tos re­fi­na­dos, Be­ries­tain, de inequí­vo­cas raí­ces vas­cas, pron­to com­pren­dió que te­nía la obli­ga­ción de tra­zar su pro­pio ca­mino, pe­ro no ol­vi­da a to­da esa gen­te "que cre­yó en mí y su­po en­se­ñar­me a ir más allá de mis lí­mi­tes". Por­que esa es otra de sus prin­ci­pa­les se­ñas de iden­ti­dad, el desafiar­se cons­tan­te­men­te a sí mis­mo sin ado­ce­nar­se en éxi­tos pa­sa­dos. "Mi tra­ba­jo con­sis­te en ob­ser­var y en­con­trar pie­zas úni­cas en­tre la so­bre­sa­tu­ra­ción de in­for­ma­ción. Se sue­le de­cir que el amor no se bus­ca, sino que se re­co­no­ce. A mí me ocu­rre igual con los ob­je­tos que for­man par­te de mi uni­ver­so: los re­co­noz­co en­tre la mul­ti­tud". Un ca­za­dor de be­lle­za ob­se­sio­na­do con crear uni­ver­sos "aco­ge­do­res, cá­li­dos y atem­po­ra­les" y un ti­po ge­ne­ro­so ca­paz de com­par­tir su se­cre­to in­fa­li­ble a la ho­ra de de­co­rar: "Las pie­zas es­pe­cia­les son clave por­que que im­pac­tan, dan rit­mo a la es­tan­cia y di­cen mu­cho de la per­so­na que las ha ele­gi­do". ¿Y tú, ya has en­con­tra­do tu pie­za es­pe­cial?

CUES­TIÓN DE BUEN GUS­TO

El con­cepts­to­re­de Jai­me Be­ries­tain en Bar­ce­lo­na aú­na un fan­tás­ti­co show­room –en el que ca­da pie­za a la ven­ta ha­bla del buen gus­to de es­te cos­mo­po­li­ta im­pa­ra­ble– y un res­tau­ran­te-ca­fé en el que la gen­te gua­pa prac­ti­ca el no­ble ar­te de ver y de­jar­se ver. C/ Pau Cla­ris, 167.

FO­TO­GRA­FÍA:CARLESALLENDE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.