Ra­zo­nes pa­ra vol­ver a la fic­ción es­pa­ño­la

Pre­su­mir de tus ma­ra­to­nes en V. O. S. es­tá ge­nial, pe­ro no cie­rres las puer­tas a las se­ries de aquí: al­gu­nas son real­men­te bue­nas.

GQ (Spain) - - Series -

Es­plén­di­da, lu­jo­sa, no­ve­do­sa y téc­ni­ca­men­te so­bre­sa­lien­te". "La se­rie más vis­ta del año". "La his­to­ria que emo­cio­nó a Spiel­berg". Es­tos ti­tu­la­res po­drían re­fe­rir­se a pro­duc­cio­nes de HBO o BBC, pe­ro no, ha­blan de se­ries es­pa­ño­las. Por­que, al con­tra­rio de la creen­cia –más es­nob que po­pu­lar– de que los fe­nó­me­nos ca­tó­di­cos vie­nen de fue­ra, la fic­ción te­le­vi­si­va na­cio­nal ha da­do un gran sal­to de ca­li­dad en los úl­ti­mos años, has­ta con­ver­tir­se en fa­vo­ri­ta del pú­bli­co y en her­vi­de­ro de ideas y ta­len­tos pa­ra los ca­za­do­res de éxi­tos más allá de nues­tras fron­te­ras.

El tí­tu­lo que mar­có un an­tes y un des­pués en la pro­duc­ción de se­ries en Es­pa­ña fue El tiem­po en­tre cos­tu­ras, la adap­ta­ción te­le­vi­si­va de la no­ve­la de Ma­ría Due­ñas, que es­tre­nó TVE a fi­na­les de 2013. Si bien es cier­to que ha­bían exis­ti­do dig­nos y nu­me­ro­sos in­ten­tos de apos­tar por for­ma­tos más in­no­va­do­res, has­ta la fe­cha la fic­ción te­le­vi­si­va pa­tria se ha­bía re­gi­do por una fór­mu­la de éxi­to ins­tau­ra­da en los 90: en­tor­nos co­ti­dia­nos, per­so­na­jes fá­cil­men­te iden­ti­fi­ca­bles e his­to­rias más o me­nos uni­ver­sa­les pa­ra so­laz de las gran­des au­dien­cias.

Iña­ki Mer­ce­ro, hi­jo de An­to­nio y uno de los di­rec­to­res de El tiem­po en­tre cos­tu­ras y El prín­ci­pe, ex­pli­ca aquel mo­de­lo: "La te­le­vi­sión pri­va­da con­vir­tió la fic­ción na­cio­nal en in­dus­tria y au­men­tó mu­cho la pro­duc­ción. Imi­tá­ba­mos el mo­de­lo ame­ri­cano, pe­ro adap­tá­ba­mos las tra­mas y los per­so­na­jes a la reali­dad es­pa­ño­la pa­ra que el es­pec­ta­dor se sin­tie­se iden­ti­fi­ca­do".

ME­JOR HIS­TO­RIAS VA­LIEN­TES

Mer­ce­ro des­gra­na las cla­ves que han mo­ti­va­do el cam­bio de ten­den­cia en los úl­ti­mos años: "El pú­bli­co da­ba mues­tras de can­san­cio y eso nos obli­gó a ser más va­lien­tes con las his­to­rias. En ese sen­ti­do, el sal­to cua­li­ta­ti­vo de las se­ries ame­ri­ca­nas ha si­do de gran ayu­da. Y, fi­nal­men­te, la me­jo­ra de la tec­no­lo­gía di­gi­tal, que nos equi­pa­ra ca­si al ci­ne, y las nue­vas es­tra­te­gias de pro­mo­ción de las ca­de­nas, han atraí­do a más es­pec­ta­do­res". Coin­ci­de con él Cé­sar Be­ní­tez, crea­dor de El prín­ci­pe, quien ade­más apun­ta que "el mer­ca­do es­pa­ñol es muy pe­que­ño, y el gran re­to es ha­cer que crez­ca, in­ten­tan­do que nues­tras se­ries via­jen ca­da vez más y se vean en más paí­ses. Eso nos per­mi­ti­rá ser más am­bi­cio­sos en nues­tras fic­cio­nes".

Uno de los que ha con­se­gui­do que su se­rie se vea fue­ra de nues­tro te­rri­to­rio es Al­bert Es­pi­no­sa, crea­dor de Pol­se­res ver­me­lles (Pul­se­ras ro­jas), que se emi­tió ori­gi­nal­men­te en TV3 y ha con­quis­ta­do un buen pu­ña­do de paí­ses has­ta con­ver­tir­se en la pri­me­ra se­rie es­pa­ño­la en te­ner un re­ma­ke es­ta­dou­ni­den­se. Y pro­du­ci­do por Ste­ven Spiel­berg. "La his­to­ria le emo­cio­nó por­que ha­bla­ba de lu­chas y va­lo­res que él uti­li­za en sus pe­lí­cu­las. Y, so­bre to­do, por­que los pro­ta­go­nis­tas eran los ni­ños y no los doc­to­res".

La úl­ti­ma gran apues­ta in­ter­na­cio­nal de la fic­ción es­pa­ño­la es Re­fu­gia­dos, la pri­me­ra co­pro­duc­ción de BBC en Eu­ro­pa, y que ten­drá su es­treno mun­dial pró­xi­ma­men­te en La Sex­ta. Es­ta se­rie de ciencia fic­ción apocalíptica, pro­ta­go­ni­za­da por un elen­co in­ter­na­cio­nal que en­ca­be­za Na­ta­lia Tena, "es­tá pen­sa­da pa­ra un pú­bli­co más cer­cano a los ca­na­les de ca­ble, más po­pu­la­res en EE UU o Reino Uni­do", ex­pli­ca su pro­duc­tor, Ramón Cam­pos. En su opi­nión, la di­fe­ren­cia en­tre las pro­duc­cio­nes na­cio­na­les y las ex­tran­je­ras es­tá en la cul­tu­ra au­dio­vi­sual de los es­pec­ta­do­res, "en lo que po­de­mos con­tar al pú­bli­co que ve nues­tros pro­duc­tos. Con­fío en que Re­fu­gia­dos sea un éxi­to y abra una nue­va vía de mer­ca­do".

COM­PLE­JOS FUE­RA

ILUS­TRA­CIÓN:SARAORTIZLULL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.