Fren­te a los clá­si­cos

GQ (Spain) - - Iconos -

Ote lo po­nes o me en­fa­do. Así sue­len po­ner­se de ta­jan­tes las ma­dres cuan­do hay un jer­sey de por me­dio. Des­de la in­fan­cia, es­ta pren­da jue­ga un pa­pel clave en el ves­tir mas­cu­lino y, du­ran­te de­ter­mi­na­das eda­des, no es una de las pre­fe­ri­das, hay que re­co­no­cer­lo. Sin em­bar­go, se­gún se va ma­du­ran­do tam­bién se va apre­cian­do su va­lor fun­cio­nal y, aten­ción, su di­se­ño. El jer­sey tie­ne va­rias ca­ras y es­te in­vierno son reivin­di­ca­das to­das y ca­da una de ellas. En primer lu­gar, la for­ma del cue­llo es de­ci­si­va a la ho­ra de ca­ta­lo­gar los di­fe­ren­tes ti­pos de jer­sey que exis­ten. En es­te sen­ti­do, el de pi­co es el más clá­si­co; com­bi­na­do con ca­mi­sa y cor­ba­ta vuel­ve a ser ten­den­cia, en su ver­sión más light res­pec­to al ti­po de pun­to, idó­nea pa­ra lle­var de­ba­jo de un bla­zer de lana o de un abri­go ar­ma­do. ¿La lon­gi­tud per­fec­ta del cue­llo en V? Ni muy pro­fun­da ni di­mi­nu­ta, en un pun­to me­dio es­tá la vir­tud. ¿Los co­lo­res ade­cua­dos? Con per­so­na­li­dad, hay que huir de los to­nos neu­tros que nos re­cuer­den al que lle­va­ba aquel pro­fe­sor que tan­ta ma­nía nos te­nía. Lo mis­mo ocu­rre con el jer­sey de cue­llo al­to o de cis­ne, cuan­to más ines­pe­ra­do sea su co­lor, me­jor evi­ta­re­mos que nos eche años en­ci­ma.

El de cue­llo ca­ja es el otro jer­sey clá­si­co que, com­bi­na­do con ca­mi­se­ta, mues­tra su ca­ra más ju­ve­nil, mien­tras que con ca­mi­sa re­cu­pe­ra su mo­men­to de glo­ria du­ran­te los años 70. Con es­te mis­mo ti­po de cue­llo sur­gió en el am­bien­te co­lle­ge nor­te­ame­ri­cano de los años 20 la su­da­de­ra, pren­da crea­da pa­ra un uso me­ra­men­te de­por­ti­vo que, tras la II Gue­rra Mun­dial, cam­bió. Fue en­ton­ces cuan­do se trans­for­mó en un jer­sey ideal pa­ra com­bi­nar con jeans y cuan­do de­jó bien cla­ro que cuan­to más des­gas­ta­da me­jor que­da­ba. Res­pec­to al res­to de op­cio­nes en lo que a jer­séis res­pec­ta, to­das de­pen­den del mo­ti­vo de­co­ra­ti­vo que se uti­li­ce: con ochos, jas­pea­do, es­tam­pa­do, de ca­na­lé… son la prue­ba feha­cien­te de que es­ta pren­da me­re­ce to­da nues­tra aten­ción. Por­que si hay al­go que le so­bra es ca­rác­ter pa­ra re­cla­mar pro­ta­go­nis­mo en el ar­ma­rio.

con cue­llo al­to, de ca­ja o de pi­co vuel­ven los jer­séis de es­tam­pa­dos atre­vi­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.