BIEN­VE­NI­DO MR. G REY

GQ (Spain) - - Travelling - MI­GUEL ÁN­GEL BAR­GUE­ÑO

• PRI­ME­RO fue lo DE ESE TO­CHO del que tu chi­ca no se des­pe­ga­ba ni pa­ra ir al ba­ño. Des­pués, pue­de que echa­ras en fal­ta de tu ca­ja de he­rra­mien­tas al­gu­nos uten­si - lios im­por­tan­tes, como una so­ga de ra­fia, un ro­llo de cin­ta ais­lan­te Pat­tex y cua­tro gan­chos abier­tos de ace­ro gal­va - ni­za­do (y tú sin sa­ber que coha­bi­ta­bas con una ma­ni­tas). Tar­das­te en re­la­cio­nar am­bos su­ce­sos, pe­ro cuan­do des - cu­bris­te de qué iba Cin­cuen­ta som­bras de Grey (ni­ña mo­ji­ga­ta se­du­ci­da por ri­ca­chón ma­ci­zo­rro a quien le va el sa­do - ma­so­quis­mo y la do­mi­na­ción) sim­ple­men­te su­mas­te dos y dos. ¡Y tú que no te atre­vías a pro­po­ner­le cier­tas co­sas! Aho­ra lle­ga la pe­lí­cu­la. ¿Có­mo aca­ba­rá es­to? Por­que to­do tie­ne un lí­mi­te: que tu pa­re­ja se pon­ga ca­chon­da le­yen­do li­bros gua­rros, per­fec­to. Que eso des­pier­te en ella un in­te - rés so­li­ta­rio por el in­son­da­ble uni­ver­so del BDSM, pa­se. Pe­ro que aho­ra le dé por mur­mu­rar "Ja­mie" en sue­ños… no, por ahí sí que no pa­sas.

Ja­mie Dor­nan, pro­ta­go­nis­ta de es­ta pe­lí­cu­la que se es­tre­na el 13 de fe­bre­ro (con pre­ven­ta des­de el 25 de di­ciem­bre, día en que se des­pa­cha­ron más en­tra­das que tu­rrón), ame­na­za con con­ver­tir­se en la fan­ta­sía se­xual de mi­llo­nes de mu­je­res en to­do el mun­do. Des­co­no­ce­mos en qué tér­mi­nos se ha­brá rea­li­za­do la se­lec­ción, pe­ro es po­si­ble que el pa­sa­do de es­te no­rir­lan­dés de 34 años como mo­de­lo de Cal­vin Klein ha­ya te­ni­do al­go que ver. Po­sar pa­ra la fir­ma de cal­zon­ci­llos es si­nó­ni­mo de atri­bu­tos abul - ta­dos, y ha­bla­mos so­la­men­te del six-pack. Aun­que en el fon­do, ¿quién no ha si­do mo­de­lo de CK?

Como ac­tor no es que ten­ga la ex­pe­rien­cia de sir Lau­ren­ce Oli­vier: sa­lía dán­do­se el lo­te con Kirs­ten Dunst en Ma­ría An­to­nie­ta (2006), vis­tió el uni­for­me de she­riff en la se­rie Éra­se una vez (2011), esa que es­ta­ba am­bien­ta­da en un pue­blo don­de se re­vi­vían los cuen­tos clá­si­cos, y ha­cía de psi­có­pa­ta –el pa­pel prin­ci­pal– en otra se­rie, La ca­za (2014).

El ca­so es que el tra­ba­ji­to le cae a Dor­nan de se­gun­do pla­to: la op­ción A en un muy dis­cu­ti­do cas­ting que le­van­tó am­po­llas en­tre la afi­ción era Char­lie Hun­nam ("¿Char­lie qué?", se pre­gun­ta­ron al­gu­nos), otro gua­pe­ras de se­rie (Hi­jos de la anar­quía) que fi­nal­men­te re­nun­ció por ra­zo­nes po­co cla­ras. Pe­ro Ja­mie Dor­nan ("¿Ja­mie qué?"), con el sa­ber es­tar que otor­ga ha­ber to­ca­do la glo­ria an­tes de los 30 –fue no­vio de Keira Knightley, la ex­tre­ma­da­men­te es­ti­li­za­da ac­triz: si eso no es to­car la glo­ria que ven­ga Dios y lo vea–, asu­mió la di­fí­cil mi­sión con to­das las con­se­cuen­cias: en un ges­to de en­co­mia­ble pro­fe­sio­na­li­dad, vi­si­tó un tu­gu­rio de los que ha­cen las de­li­cias de los aman­tes de las ca­de­nas y el lá­tex y pre­sen­ció el es­pec­tácu­lo en vi­vo sin in­mu­tar­se (si sa­có o no el bloc de no­tas es al­go que no ha tras­cen­di­do).

Ac­tual­men­te ca­sa­do (con una can­tan­te in­gle­sa me­nos co­no­ci­da que él) y pa­dre de un be­bé de un año (ado­ra­ble, ¿eh?), Dor­nan sa­be mar­car los lí­mi­tes ya que, por con­tra­to, no ha­brá des­nu­do fron­tal. Y, pe­se a to­do, te lle­va­rán a ras­tras a ver­lo.

Ac­tor de se­ries y ex mo­de­lo de cal­zon­ci­llos, JA­MIE DOR­NAN es el pro­ta­go­nis­ta de Cin­cuen­ta som­bras de­greyy, por en­de, el ob­je­to de de­seo de in­fi­ni­dad de sue­ños hú­me­dos.

¿PA­JA­RI­TA O PA­JA­RI­TO? Me­jor pa­ja­ri­ta, que el pa­ja­ri­to ha di­cho que no lo en­se­ña en la pe­li.dor­nan lle­va tra­je Guc­ci, ca­mi­sa Ches­ter Ba­rrie y pa­ja­ri­ta y pa­ñue­lo de bol­si­llo Ale­xan­der Mcqueen.

rea­li­za­ción:gra­ce­gil­feat­her.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.