VIO­LEN­CIA

GQ (Spain) - - Salir - por Noel Ce­ba­llos , pe­rio­dis­ta.

Un mo­men­to, ¿le han re­ven­ta­do el crá­neo? Oberyn Mar­tell es, a to­das lu­ces, un per­so­na­je de lar­go re­co­rri­do. Tie­ne una ra­zón pa­ra es­tar aquí, en Po­nien­te, es­ta tie­rra de san­gre y per­di­ción. Su des­tino aun no se ha cum­pli­do, su le­gí­ti­ma ven­gan­za aun no ha si­do com­ple­ta­da. Así que no, sen­ci­lla­men­te no pue­de ser ver­dad lo que aca­ban de ver tus ojos: su pre­cio­sa ca­be­za sien­do aplas­ta­da has­ta ha­cer "pop" ba­jo las ma­nos de sir Gre­gor Cle­ga­ne, que pa­re­ce es­tar to­mán­do­se el pro­ce­so como par­te de su ru­ti­na ha­bi­tual. Bien­ve­ni­dos al cruel, cruel uni­ver­so de Geor­ge R. R. Mar­tin, don­de la vida y la muer­te pa­re­cen ser dos es­ta­dos tan vo­lu­bles como la plu­ma de un es­cri­tor. Y don­de, de­fi­ni­ti­va­men­te, se­rá me­jor que no em­pa­ti­ces de­ma­sia­do con na­die.

El pro­pio Mar­tin es cons­cien­te del ma­te­rial que es­tá crean­do: ha afir­ma­do en va­rias oca­sio­nes sen­tir­se con­fun­di­do por las crí­ti­cas cen­tra­das en las to­ne­la­das de se­xo por epi­so­dio que mues­tra Jue­go de tro­nos. A su jui­cio, de­be­ría es­can­da­li­zar­nos más la vio­len­cia, el au­tén­ti­co fac­tor que con­vier­te sus no­ve­las y la se­rie que ins­pi­ra­ron en un ma­te­rial ex­clu­si­va­men­te pa­ra adul­tos. El es­cri­tor be­be de la Edad Me­dia eu­ro­pea, uno de los peo­res mo­men­tos his­tó­ri­cos pa­ra es­tar vi­vo: es­cla­vi­tud, tor­tu­ra, bru­ta­li­dad, cru­ci­fi­xio­nes, cas­tra­cio­nes… En reali­dad, el se­xo y la vio­len­cia han ido uni­dos en más de una oca­sión: en In­ver­na­lia, la vio­la­ción pa­re­ce ser mo­ne­da de cam­bio ha­bi­tual. Es to­do es­pan­to­so, a de­cir ver­dad. Pe­ro nos en­can­ta.

¿Qué di­ce es­to de no­so­tros como es­pec­ta­do­res? ¿Por qué nos sen­ti­mos fas­ci­na­dos an­te una se­rie tan grá­fi­ca y des­agra­da­ble como es­ta, don­de los hé­roes son ase­si­na­dos el día de su bo­da y los vi­lla­nos ex­tien­den su rei­na­do de te­rror a to­do el gé­ne­ro fe­me­nino? ¿No pre­fe­ri­ría­mos vol­ver al tran­qui­lo sta­tu quo de Te quie­ro, Lucy, con sus ma­tri­mo­nios dur­mien­do plá­ci­da­men­te en ca­mas se­pa­ra­das y sus ca­ran­to­ñas fa­mi­lia­res en el so­fá?

AL SER­VI­CIO DEL DO­LOR

La te­le­vi­sión ha da­do un pa­so de gi­gan­te en los úl­ti­mos años, al me­nos en lo que res­pec­ta a los lí­mi­tes de la re­pre­sen­ta­ción. Ha­ce dé­ca­das, una se­rie como Jue­go de tro­nos ha­bría si­do im­pen­sa­ble: no so­lo por la cen­su­ra, sino tam­bién por ra­zo­nes téc­ni­cas. HBO po­ne a dis­po­si­ción de sus res­pon­sa­bles un pre­su­pues­to si­mi­lar al de una su­per­pro­duc­ción de Holly­wood, y gran par­te del di­ne­ro va des­ti­na­do a cons­truir las es­ce­nas de muer­te por en­ve­ne­na­mien­to más rea­lis­tas po­si­bles. La ma­gia de los efec­tos es­pe­cia­les pues­ta al ser­vi­cio del do­lor.

Jue­go de tro­nos tam­bién nos es­tá di­cien­do al­go so­bre el ser hu­mano a tra­vés de tan­ta vio­len­cia. Pa­ra Geor­ge R. R. Mar­tin, la fan­ta­sía no tie­ne por qué ser si­nó­ni­mo de es­ca­pis­mo, sino que tam­bién pue­de ser­vir pa­ra ex­plo­rar los re­co­ve­cos más te­ne­bro­sos del al­ma… y del cuer­po. Por­que, a un ni­vel bá­si­co, to­dos los per­so­na­jes de la se­rie son so­lo eso: ca­chos de car­ne pe­re­ce­de­ra en un uni­ver­so fe­roz y des­pia­da­do, re­cep­tácu­los or­gá­ni­cos de­ma­sia­do frá­gi­les que pue­den ser ex­plo­ta­dos a con­cien­cia por al­guien más po­de­ro­so, más lis­to o más amo­ral. El mun­do de Can­ción de hie­lo y fue­go no es es­pi­ri­tual: lo que ves es lo que hay, y lo que hay se pue­de cor­tar fá­cil­men­te con el fi­lo de una es­pa­da.

Ade­más, hay que re­co­no­cer­le al­go a la se­rie. Su tra­ta­mien­to de la vio­len­cia pue­de ser gra­tui­to (de he­cho, en mu­chas oca­sio­nes lo es), pe­ro nun­ca es fes­ti­vo. En Jue­go de tro­nos la vio­len­cia siem­pre nos due­le, siem­pre es un shock que no se ce­le­bra, sino que se su­fre des­de nues­tro sa­lón tan­to como des­de Po­nien­te. El go­re for­ma par­te del ADN crea­ti­vo de una his­to­ria que, re­cor­de­mos, tie­ne un men­sa­je tan nihi­lis­ta como nues­tro pro­pio pa­sa­do re­mo­to, don­de las gran­des de­ci­sio­nes es­tra­té­gi­cas se es­cri­bían con se­men, san­gre y lá­gri­mas de inocen­tes. Así que es nor­mal que la Bo­da Ro­ja o ese crá­neo re­ven­ta­do te ho­rro­ri­za­sen: son res­pues­tas vis­ce­ra­les a una na­rra­ción real­men­te vis­ce­ral. Auch.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.