SHAKESPEARE

GQ (Spain) - - Salir - por Carlos Ri­poll , au­tor de Se­cre­tos del Trono de Hie­rro (Dol­men).

Cuan­do en 2005 Lev Gross­man ca­li­fi­có en Ti­me Ma­ga­zi­ne a Geor­ge R. R. Mar­tin como "el Tol­kien ame­ri­cano", el fe­nó­meno de Jue­go de tro­nos era por en­ton­ces úni­ca­men­te co­no­ci­do por los se­gui­do­res del gé­ne­ro fan­tás­ti­co. Po­cos dis­cu­tie­ron esa afir­ma­ción, li­mi­tán­do­se a es­ta­ble­cer pa­ra­le­lis­mos y di­ver­gen­cias en­tre am­bos.

Pa­ra co­ci­nar al­go como Jue­go de tro­nos se pre­ci­san: per­so­na­jes ca­ris­má­ti­cos, dio­ses y mi­tos, fa­mi­lias con­flic­ti­vas, lu­chas por el po­der, in­tri­gas, su­ce­sio­nes cues­tio­na­bles, des­tie­rros, trai­cio­nes, pu­ña­la­das, ve­neno, or­gu­llo, ho­nor, trai­ción, ven­gan­za, bu­fo­nes, amor, ce­los, com­ba­tes sin­gu­la­res y con­flic­tos bé­li­cos, in­ge­nio, crí­ti­ca so­cial, cruel­dad, mu­cha san­gre, de­ca­pi­ta­cio­nes, mu­ti­la­cio­nes, ase­si­na­tos, eje­cu­cio­nes y muer­te… abun­dan­tes muer­tes.

La­men­ta­ble­men­te, to­dos es­tos in­gre­dien­tes no sir­ven pa­ra una re­ce­ta de Tol­kien, pe­ro sí pue­den usar­se pa­ra gran par­te de las obras de Shakespeare, es­pe­cial­men­te sus tra­ge­dias, con las que com­par­te un gra­do de coin­ci­den­cia ma­yor del que com­par­te con el au­tor de El se­ñor de los ani­llos.

To­da la crí­ti­ca coin­ci­de en que la gue­rra de las Dos Ro­sas es una "re­fe­ren­cia ne­ce­sa­ria", pe­ro no la his­tó­ri­ca, sino la li­te­ra­ria, la pro­ve­nien­te del tra­to que dio a es­tos mis­mos acon­te­ci­mien­tos Shakespeare en En­ri­que VI. En la obra, el en­fren­ta­mien­to en

el si­glo XV en­tre los Lan­cas­ter y los York cul­mi­nó con una nue­va fa­mi­lia rei­nan­te, los Tu­dor, que tu­vo que jus­ti­fi­car su de­re­cho al trono por du­do­sas des­cen­den­cias, tal y como Robert Ba­rat­heon ha­ce en la obra de Mar­tin tras de­rro­car a los Tar­gar­yen.

Coin­ci­den am­bos au­to­res en el ca­rác­ter amo­ral y no ma­ni­queo que otor­gan a sus per­so­na­jes, dis­po­nien­do siem­pre de li­bre al­be­drío pa­ra ha­cer el bien o el mal, y pu­dien­do re­di­mir­se, de­gra­dar­se o avan­zar, pe­ro en­fren­tan­do siem­pre, an­tes o des­pués, las con­se­cuen­cias de sus ac­tos, pre­vi­si­bles o no. Usan tam­bién por igual al bu­fón como me­dio pa­ra ju­gar con el lec­tor, usan­do su am­bi­gua per­so­na­li­dad, en­tre la cor­du­ra y la lo­cu­ra, la co­me­dia y la tragedia, pa­ra in­ser­tar crí­ti­ca so­cial o pa­ra ofre­cer pro­fé­ti­cas pis­tas so­bre los acon­te­ci­mien­tos ve­ni­de­ros: Ca­ra­man­cha­da nos ade­lan­ta en sus can­ti­ne­las la Bo­da Ro­ja y la Ba­ta­lla del Aguas­ne­gras.

LAS MA­LAS DE­CI­SIO­NES

Mar­tin ya ha he­cho va­rias re­fe­ren­cias a la in­fluen­cia de Shakespeare, como en su au­to­bio­gra­fía li­te­ra­ria Luz de es­tre­llas le­ja­nas: "Ha­bía leí­do a Shakespeare en los Ma­ris­tas, apren­dien­do bas­tan­te so­bre la tragedia, por eso lo di­se­ñé [al per­so­na­je de Ar­gi­lac] con el ras­go trá­gi­co de la arro­gan­cia, que se­ría el cau­san­te de su caí­da". En la se­rie hay una me­dia de 14 muer­tes por epi­so­dio, in­clu­yen­do pro­ta­go­nis­tas. Es­to ha he­cho que HBO re­ci­ba múl­ti­ples que­jas, por las cua­les Mar­tin sa­lió a la de­fen­si­va con una car­ta abier­ta a sus se­gui­do­res en la que com­pa­ra­ba sus no­ve­las con las obras de Shakespeare con fra­ses como: "Mis per­so­na­jes mue­ren por sus ma­las de­ci­sio­nes, guia­das por el or­gu­llo, el ho­nor y el ego"; "Shakespeare ma­ta a más per­so­nas en tres ho­ras que yo en cin­co li­bros"; o "Mac­beth ha­ce que la Bo­da Ro­ja pa­rez­ca una des­pe­di­da de sol­te­ra". Nos re­cuer­da la obra de Tito An­dró­ni­co , en la que dos her­ma­nos vio­lan a una chi­ca y le cor­tan las ma­nos y la len­gua pa­ra que no pue­da de­la­tar­los, pa­ra, a con­ti­nua­ción, ser ase­si­na­dos por el pa­dre de la chi­ca y usa­dos sus restos pa­ra ha­cer una tar­ta que es ofre­ci­da a la ma­dre de los vio­la­do­res.

Con­cluía su car­ta afir­man­do: "Shakespeare, ese sí que es un jo­di­do psi­có­pa­ta".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.