GA LER IST AS...

GQ (Spain) - - Salir -

"Es­te no es un buen ne­go­cio. La vida de las ga­le­rías es análo­ga a la del es­per­ma­to­zoi­de: muy po­cos con­si­guen lle­gar al óvu­lo". Ja­co­bo Fitz-ja­mes Stuart es el más jo­ven de es­tos ocho hom­bres, dos ge­ne­ra­cio­nes de ga­le­ris­tas españoles que na­ve­gan en la in­cier­ta y fas­ci­nan­te es­ce­na del ar­te con­tem­po­rá­neo. Es tam­bién el úni­co que no irá a Ar­co, aun­que coin­ci­dien­do con la fe­ria or­ga­ni­za La ca­sa de Leib­niz en el ma­dri­le­ño Pa­la­cio de San­ta Bár­ba­ra pa­ra mos­trar la obra de ar­tis­tas na­ci­dos en­tre 1975 y 1985. Ja­co­bo es nie­to de la du­que­sa de Alba e hi­jo del con­de de Siruela, pe­ro es tam­bién el al­ma de Es­pa­cio Val­ver­de jun­to a su mu­jer, Ase­la Pé­rez Be­ce­rril. Un hom­bre or­ques­ta que ha­ce to­do ti­po de tra­ba­jos fí­si­cos y psi­co­ló­gi­cos. Del ar­te que vie­ne di­ce po­co: "¿Pro­pa­gan­da to­ta­li­ta­ria? ¿En­sa­la­da bur­gue­sa? ¿Pin­tu­ra ru­pes­tre? El fu­tu­ro es in­cier­to. Lo me­jor es cor­tar­se la bar­ba de pro­fe­ta y abrir hue­co a lo que uno con­si­de­ra bueno". Eso sí, tie­ne cla­rí­si­mo có­mo son los ar­tis­tas: "Hay que con­tar con una ca­be­za muy bien amue­bla­da y una per­se­ve­ran­cia ob­se­si­va pa­ra vi­vir del ar­te". Y por qué los españoles no pi­sa­mos tan­tas ga­le­rías como los neo­yor­qui­nos o lon­di­nen­ses: "El mer­ca­do an­glo­sa­jón es mu­cho más di­ná­mi­co, cier­to, pe­ro hay que pen­sar que esa po­bre gen­te no tie­ne sol, ami­gos, fa­mi­lia o ja­món de ja­bu­go. Les so­bra tiem­po".

EL MIS­TE­RIO DEL AR­TE...

Nues­tros ocho pro­ta­go­nis­tas tie­nen en­tre 33 y 59 años. Tra­ba­jan en Ma­drid, Bar­ce­lo­na y Bil­bao, pe­ro pa­sean por el pla­ne­ta el tra­ba­jo de sus ar­tis­tas con mu­cho es­fuer­zo y una fe cie­ga en ese mun­do su­yo tan irreal. "¿Por qué al­guien com­pra una obra de ar­te? Es un gran mis­te­rio. Qui­zá por­que se ha con­ver­ti­do en una ne­ce­si­dad, como cuan­do vas al Pra­do y sien­tes que Las Me­ni­nas son tu­yas", plan­tean Pe­pe Martínez y Luis Val­ver­de, di­rec­to­res de Es­pa­cio Mí­ni­mo des­de que en 1992 inau­gu­ra­ron su ga­le­ría de 14 me­tros cua­dra­dos en Mur­cia (de ahí el nom­bre). En 2000 se mu­da­ron a Doc­tor Four­quet, en Ma­drid, jun­to al Mu­seo Rei­na So­fía y La Ca­sa En­cen­di­da. Una ca­lle con 15 ga­le­rías que coor­di­nan sus ho­ra­rios e inau­gu­ra­cio­nes pa­ra crear un cir­cui­to y nu­trir­se de un pú­bli­co ca­da vez más exi­gen­te. "De­ja­mos de ser fran­co­ti­ra­do­res pa­ra con­ver­tir­nos en co­lec­ti­vo", ase­gu­ran am­bos ve­te­ra­nos que se de­di­can a es­to "qui­zá por­que el ar­te es un es­pa­cio de li­ber­tad di­fí­cil de en­con­trar en otras pro­fe­sio­nes". Son el es­la­bón en­tre el crea­dor y la so­cie­dad. "En nues­tro ca­so es una for­ma de vida, aun­que de­be­mos pro­yec­tar una ima­gen dis­tor­sio­na­da por­que la gen­te no tie­ne ni idea de en qué con­sis­te nues­tro tra­ba­jo". Como un "di­fu­sor de cul­tu­ra" se de­fi­ne Pe­dro Mais­te­rra, que des­de 2007 y jun­to a Be­lén Val­bue­na lle­va Mais­te­rra­val­bue­na. Sa­lir de la zo­na de con­fort y pro­mo­cio­nar a sus ar­tis­tas fue­ra de Es­pa­ña es su re­ce­ta pa­ra se­guir cre­cien­do. Tam­bién apues­ta por fo­men­tar el diá­lo­go con los co­lec­cio­nis­tas. Quie­nes com­pran en su ga­le­ría tie­nen en­tre 40 y 50 años. "Pa­ra ha­cer una bue­na colección hay que ser li­bre y es­tar bien in­for­ma­do", ex­pli­ca Mais­te­rra, que plantea una pa­ra­do­ja: Es­pa­ña es uno de los paí­ses don­de más se ha in­ver­ti­do en be­cas, pe­ro sin co­no­cer la ma­te­ria y, por tan­to, sin con­se­guir los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos. "Si des­de pe­que­ño no te ha­cen te­ner sen­si­bi­li­dad ha­cia la cul­tu­ra que te ro­dea, es nor­mal que lo veas como al­go ex­tra­ño. La gen­te le tie­ne mie­do al ar­te con­tem­po­rá­neo. No sa­be có­mo ac­ce­der a él", con­clu­ye.

...Y DEL

NE­GO­CIO

Joa­quín Gar­cía apren­dió el ne­go­cio con una de las gran­des, Hel­ga de Al­vear, has­ta que en 2012 de­ci­dió vo­lar so­lo. Con él ha­bla­mos de las ca­ren­cias del mer­ca­do del ar­te en nues­tro país. "Hay un des­cré­di­to ge­ne­ral ha­cia el mun­do de la cul­tu­ra. Fal­ta to­do lo que apo­ya el en­tra­ma­do del mer­ca­do ar­tís­ti­co. Des­de la con­si­de­ra­ción so­cial has­ta la fis­ca­li­dad. Re­sul­ta in­creí­ble que nin­gún go­bierno ha­ya sa­ca­do ade­lan­te una ley de me­ce­naz­go de­cen­te. Ja­más he vis­to a un res­pon­sa­ble po­lí­ti­co de cul­tu­ra en una ga­le­ría", se que­ja. "Es más gra­ve el des­cré­di­to de la cul­tu­ra a ni­vel so­cial y po­lí­ti­co que la cri­sis". Sus co­lec­cio­nis­tas son jó­ve­nes, pa­gan a pla­zos, em­pie­zan por la tí­pi­ca pie­za pa­ra el sa­lón y "cuan­do se dan cuen­ta de que ne­ce­si­tan más pa­re­des ¡ya es­tán en­gan­cha­dos!". Pa­ra Joa­quín una ga­le­ría "de­be" ser un buen ne­go­cio don­de se ha­ce de to­do: or­ga­ni­zar fe­rias, dis­cu­tir la pro­duc­ción de las obras, coor­di­nar trans­por­tes…

Ig­na­cio Mú­gi­ca y Pe­dro Ca­rre­ras na­dan a con­tra­co­rrien­te. Apues­tan por su ciu­dad, Bil­bao. Y lo ha­cen a lo gran­de: se han mu­da­do a una ga­le­ría de 1.000 me­tros cua­dra­dos di­se­ña­da por Juan He­rre­ros en una an­ti­gua na­ve in­dus­trial, con tres es­pa­cios ex­po­si­ti­vos. En el sec­tor des­de 1994, su ba­lan­ce es "muy po­si­ti­vo", una "ma­ra­vi­llo­sa" for­ma de vida. "Ser crea­ti­vo sig­ni­fi­ca es­tar siem­pre dis­po­ni­ble, pen­san­do en có­mo con­se­guir que la gen­te ven­ga a tu ga­le­ría, im­pul­sar even­tos pa­ra que se ha­ble de tus ar­tis­tas". El cri­te­rio de un ga­le­ris­ta, in­sis­ten, es su pro­pio co­ra­zón y la co­mu­ni­ca­ción con el ar­tis­ta. "Ne­ce­si­ta­mos mu­chas co­sas. Pa­ra em­pe­zar un IVA como el res­to de los co­le­gas eu­ro­peos pa­ra com­pe­tir en igual­dad de opor­tu­ni­da­des".

Jor­ge Bra­vo abrió ET­HALL en Bar­ce­lo­na en 2011 como un es­pa­cio de­di­ca­do a la ex­hi­bi­ción de di­bu­jo con­tem­po­rá­neo, en es­pe­cial al có­mic ex­pan­di­do. Pa­ra él, lo me­jor de una ga­le­ría "es que no tie­nes que pe­dir per­mi­so a na­die pa­ra ha­cer lo que quie­res, aun­que nun­ca se de­be mon­tar con afán de en­ri­que­ci­mien­to por­que eso te lle­va a desa­rro­llar tu la­bor de una ma­ne­ra me­nos com­pro­me­ti­da, y por tan­to me­nos ho­nes­ta".su­pa­pel,re­cuer­da,es­mu­cho­más­que­ven­de­ro­bra. Y aler­ta so­bre el éxi­to me­diá­ti­co: "Tie­ne po­co que ver con el re­co­no­ci­mien­to­pro­fe­sio­nal.yo­nun­ca­re­co­men­da­ría­com­prar lo que es­tá de mo­da".

ES­PA­CIO VAL­VER­DE (MA­DRID)

El es­pa­cio co­men­zó a fun­cio­nar en 2005 y cris­ta­li­zó como ga­le­ría pro­fe­sio­nal en 2011. Su ba­lan­ce es muy bueno, aun­que to­da­vía le que­da mu­cho por ha­cer. Los ar­tis­tas a los que re­pre­sen­ta son bue­nos ami­gos a los que ad­mi­ra.

AR­TIS­TAS RE­PRE­SEN­TA­DOS Ale­jan­dro Bo­tu­bol, Robert Fe­rrer, Ele­na Alon­so, Luis Vas­sa­llo, Jor­ge Diez­ma, Luis Asín.

es­pa­cio­val­ver­de.es)

( "Des­de que na­cí siem­pre me he de­di­ca­do a re­co­ger co­sas que me pa­re­cían in­tere­san­tes pa­ra com­par­tir­las con los de­más. Soy de la tri­bu de los se­mi-in­te­li­gen­tes, per­so­nas que no te­ne­mos ta­len­to pa­ra crear pe­ro sí la ca­pa­ci­dad de iden­ti­fi­car lo vi­vo y es­qui­var lo muer­to".

FO­TO­GRA­FÍA:GERMÁNSAIZ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.