PE­LIS DE MIE­DO

GQ (Spain) - - Salir - J. M. RUIZ BLAS

¿Y por qué no? Me di­rás que tie­ne más sen­ti­do ver jun­tos esas co­me­dias ro­mán­ti­cas que se te atra­gan­tan como si mas­ti­ca­ras cri­nes de pony y que, en el fon­do, te de­jan en mal lu­gar por­que siem­pre se­rás peor que los bo­bos o rom­pe­bra­gas que las pro­ta­go­ni­zan. Tam­po­co, y por idén­ti­cas ra­zo­nes, fun­cio­na el glam­co­re,esa lu­mi­no­sa ver­sión ele­gan­te del porno: vues­tra piel no lan­za des­te­llos, ni vues­tros coi­tos son tan plás­ti­cos como el fri­so del Par­te­nón. Y vues­tra ca­ma se pa­re­ce de­ma­sia­do a un ni­do de sa­lan­ga­nas, he­chos con saliva se­ca. El úni­co gé­ne­ro ci­ne­ma­to­grá­fi­co le­gí­ti­mo pa­ra su dis­fru­te en pa­re­ja es el te­rror. Si a ella no le gus­tan esas pe­lis, con­vén­ce­la. A ma­yor can­ti­dad de sus­tos, me­jo­res opor­tu­ni­da­des de so­be­teo, de ama­rrar­te a la chu­rriy de ha­cer un bu­trón en su ba­ta­man­ta con tu lan­za tér­mi­ca. No me seas lé­mur. Con un res­pin­go a lo Chi­qui­to de la Cal­za­da pi­san­do brasas pue­des abra­zar a tu pa­re­ja como si fue­ra una ces­ta de mim­bre con ca­cho­rros mo­ja­dos. Ha­cer­te el ma­chi­to, el hom­bre que es­cru­ta la sel­va, el ma­ri­ne en­go­ri­la­do que mas­ca ci­ga­rros pu­ros mien­tras ocu­pa un pues­to de ame­tra­lla­do­ras. Sien­te su fren­te em­bis­tién­do­te, sus ma­nos es­tru­jan­do tu bí­ceps, mien­tras en­tre­abre un ojo cau­to pa­ra ver si la ru­bia de te­tas gran­des ha si­do ya de­go­lla­da a ma­nos del psi­có­pa­ta con ca­ra de piz­za y ma­ni­cu­ra ne­gli­gen­te. O me­jor aun: asús­ta­te tú y que te pro­te­ja ella con un buen abra­zo.

POR QUÉ DE­BE­RÍAS VER…

con tu no­via

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.