JUE­GO DE TRO­NOS

El ma­yor fe­nó­meno de la te­le­vi­sión (con per­mi­so de Per­di­dos, cla­ro).

GQ (Spain) - - Sumario -

Epor

Ber­nat Ro­ca , coau­tor de

l po­der re­si­de don­de los hom­bres creen que re­si­de. Ni más ni me­nos". La fra­se de lord Varys, con­se­je­ro in­tri­gan­te y ara­ña de re­des tan ro­bus­tas como in­vi­si­bles, es pura in­vi­ta­ción al pen­sa­mien­to fi­lo­só­fi­co. Los guio­nis­tas de HBO ha­cen muy bue­na pa­re­ja con Geor­ge R. R. Mar­tin, el crea­dor de la sa­ga li­te­ra­ria Can­ción de hie­lo y fue­go. Am­bos re­tra­tan muy bien la tra­mo­ya enor­me que se es­con­de tras la fa­cha­da del po­der, los equi­li­brios frá­gi­les y es­cu­rri­di­zos so­bre los que se sus­ten­ta el en­tra­ma­do po­lí­ti­co de los es­ta­dos. Unos po­de­res que gol­pean con to­da su fuer­za cuan­do se des­plie­gan. Jue­go de tro­nos es, sin du­da, una gran se­rie de te­le­vi­sión. Ha si­do pre­mia­da, pi­ra­tea­da, ido­la­tra­da, cuen­ta con mi­llo­nes de fans all over the world (fri­kis o no) pe­ro hay más: Jue­go de tro­nos es un cur­so ace­le­ra­do de fi­lo­so­fía po­lí­ti­ca pa­ra dum­mies. Vea­mos si hay pa­ra tan­to.

Re­pa­se­mos al­gu­nos per­so­na­jes: Petyr Bae­lish, el Ma­quia­ve­lo de Po­nien­te, que as­pi­ra a to­do vi­nien­do de la na­da. Es mi­nis­tro de la mo­ne­da ade­más de pro­xe­ne­ta, cons­pi­ra­dor, con tics de psi­có­pa­ta y lis­to como un zo­rro. Ty­rion Lan­nis­ter, el gno­mo epi­cú­reo, es un fi­ló­so­fo des­ca­ra­do y bon vi­vant, que le co­ge gus­to al po­der cuan­do lo pi­lla y que fre­cuen­ta pros­ti­tu­tas has­ta que se enamo­ra de una de ellas en la cús­pi­de de su glo­ria. Des­pués de

Fi­lo­so­fía de hie­lo y fue­go

los ES­CE­NA­RIOS DEL PO­DER

(Edi­cio­nes In­vi­si­bles).

caer en des­gra­cia re­di­me to­da su in­fan­cia trau­má­ti­ca ma­tan­do a su pa­dre, el primer mi­nis­tro de Po­nien­te, en un lú­gu­bre aseo de la to­rre de la Mano del Rey. Aplas­tan­te. Pa­ra ter­mi­nar te­ne­mos a Ed­dard Stark, un hom­bre con un gran sen­ti­do de la éti­ca, mo­ral y le­ga­lis­ta y, por qué no de­cir­lo, un bue­na­zo un po­co in­ge­nuo que, como Só­cra­tes en la Ate­nas clá­si­ca, mue­re por afe­rrar­se a la ver­dad. Se acer­ca el in­vierno. En se­gun­do lu­gar eche­mos una ojea­da a los es­ce­na­rios del po­der. Te­ne­mos un Trono de Hie­rro de as­pec­to tan im­po­nen­te como feo, con un ori­gen tan le­gen­da­rio como fal­so, una men­ti­ra que sus­ten­ta el po­der, se­gún Petyr Bae­lish. Un ob­je­to fe­ti­chis­ta con una eró­ti­ca que se­du­ce y mal­di­ce a los que se sien­tan en él. Que se lo di­gan a Jack Glee­son, el ac­tor que en­car­na­ba a Jof­frey Ba­rat­heon (un ma­nía­co se­xual, sá­di­co como el peor de los em­pe­ra­do­res ro­ma­nos y, con cer­te­za, el rey más odia­do del pla­ne­ta). De­jó la ac­tua­ción tras fi­na­li­zar su pa­so por la se­rie.

Jue­go de tro­nos es un re­la­to so­bre el po­der, pe­ro tam­bién con­tra el po­der. Un po­der que fas­ci­nó a mu­chos fi­ló­so­fos como Pla­tón o Nietzs­che, pe­ro que tam­bién otros, como Tho­reau, re­cha-

za­ron en nom­bre de la li­ber­tad hu­ma­na. Re­cor­de­mos el Mu­ro de pie­dra y hie­lo de ai­res me­ga­ló­ma­nos don­de la Guar­dia de la No­che pa­re­ce es­tar a sal­vo de in­tri­gas por el po­der, aun­que no sa­be­mos has­ta cuán­do. Un mu­ro que se­pa­ra la ci­vi­li­za­ción y los sal­va­jes: el pue­blo li­bre. Y si bien la tra­ma se sus­ten­ta en la lu­cha fas­ci­nan­te por la co­ro­na de los Sie­te Reinos tam­bién en­con­tra­mos un con­tra­pe­so en per­so­na­jes como Ygrit­te, la mu­jer li­bre. "Tú no sa­bes na­da, Jon", ati­za la pe­li­rro­ja sal­va­je al inocen­te y tai­ma­do Jon Nie­ve, des­ti­na­do al po­der a su pe­sar. Los sal­va­jes vi­ven al mar­gen del reino en una so­cie­dad que no co­no­ce je­rar­quías, más allá de las que im­po­ne la na­tu­ra­le­za, y pre­ten­den des­truir el Mu­ro, pues se acer­ca el in­vierno… y los otros. Así pues, don­de hay po­der, tar­de o tem­prano, ha­brá opre­sión, y don­de se ge­ne­ra la opre­sión apa­re­ce­rá, tar­de o tem­prano, una re­sis­ten­cia.

Y pa­ra ter­mi­nar re­cor­de­mos a las mu­je­res de la se­rie: be­llas, in­tri­gan­tes, a ve­ces so­me­ti­das como es­cla­vas y a ve­ces do­mi­nan­tes, como Cer­sei. As­pi­ran­tes al po­der como Dae­nerys o peo­nes como San­sa Stark. Mu­je­res que desean, que se mue­ven en­tre las som­bras y las alian­zas de fa­mi­lia, ma­tri­mo­nios pac­ta­dos y cuer­pos que go­zan y su­fren. Hay ve­los ras­ga­dos, y car­ne, mu­cha car­ne, que tré­mu­la cen­te­llea en­tre dos pren­das, en­tre dos bor­des. ¿No ha­bía­mos ha­bla­do de des­nu­dos aun?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.