SHAI­LE­NE WOOD­LEY

Pre­cio­sa, ra­ri­ta y di­ver­gen­te.

GQ (Spain) - - Sumario -

Cir­cu­lan por in­ter­net una se­rie de his­to­rias al­go tru­cu­len­tas so­bre Shai­le­ne Wood­ley (Ca­li­for­nia, 1991), la ac­triz que ha pues­to a la mu­cha­cha­da a sus pies pro­ta­go­ni­zan­do block­bus­ters pa­ra pú­be­res como Ba­jo la mis­ma es­tre­lla o la sa­ga Di­ver­gen­te (cu­ya se­gun­da par­te, In­sur­gen­te, se es­tre­na en mar­zo). Que se di­ga de to­do –ya sea ver­dad o men­ti­ra– de una de las ac­tua­les no­vias de Amé­ri­ca no es una cir­cuns­tan­cia inusual en la era de TMZ, en la que la má­xi­ma "ca­lum­nia que al­go que­da" fac­tu­ra mi­llo­na­das. Sin em­bar­go, es­te ca­so es di­fe­ren­te: to­do lo que has leí­do o es­cu­cha­do so­bre ella, por ex­tra­ño que pa­rez­ca, es cier­to. Y se­gu­ra­men­te

exis­tan otras tan­tas ex­cen­tri­ci­da­des que to­da­vía no se han he­cho pú­bli­cas. Re­su­mi­mos las diez más pe­cu­lia­res de las que sí co­no­ce­mos pa­ra que te ha­gas una idea de por qué es­ta chi­ca es taaan es­pe­cial:

1) Co­me ar­ci­lla por­que se lo di­jo un ta­xis­ta afri­cano. Sí, como sue­na. Se po­ne las bo­tas con ba­rro como par­te de una die­ta de des­in­to­xi­ca­ción pa­ra eli­mi­nar me­ta­les e isó­to­pos ne­ga­ti­vos del cuer­po. 2) Vi­sio­na Po­cahon­tas en bu­cle cuan­do es­tá de bajón. 3) Ha per­di­do la vir­gi­ni­dad (en la fic­ción) has­ta en cin­co oca­sio­nes: cua­tro en ci­ne (Ba­jo la mis­ma es­tre­lla, Di­ver­gen­te, Pá­ja­ro blan­co de la tor­men­ta de nie­ve y Aquí y aho­ra) y una en te­le­vi­sión (Vida se­cre­ta de una ado­les­cen­te). Le ha­ce gra­cia pen­sar que los es­pec­ta­do­res quie­ran ver có­mo le ro­ban la inocen­cia (me­nu­do eu­fe­mis­mo, eh). 4) Fa­bri­ca su pro­pia pas­ta de dien­tes con ar­ci­lla (sí, se ve que le gus­ta bas­tan­te), acei­tes esen­cia­les y co­co, así como sus lo­cio­nes cor­po­ra­les y tra­ta­mien­tos de be­lle­za. Tam­bién di­ce que so­lo se la­va el pe­lo una vez al mes y que ape­nas usa ma­qui­lla­je. De he­cho, ase­gu­ra que no le gus­ta que me­jo­ren su as­pec­to con Pho­tos­hop. 5) Su ima­gen so­bre la al­fom­bra ro­ja es bien dis­tin­ta de la que ofre­ce en su día a día. Na­da de ves­ti­da­zos de al­ta cos­tu­ra; ro­pa de se­gun­da mano y ce­ro ca­pri­chos. Igua­li­to que las her­ma­nas Kar­das­hian. 6) Bron­cea su, ejem, va­gi­na pa­ra ob­te­ner vi­ta­mi­na D y evi­tar hon­gos e in­fec­cio­nes. 7) An­tes de petarlo con Los des­cen­dien­tes (fil­me por el cual re­ci­bió una no­mi­na­ción a los Glo­bos de Oro), Shai­le­ne par­ti­ci­pó en el vi­deo­clip de la can­ción Our Deal de la ban­da in­die Best Coast. 8) No tie­ne smartp­ho­ne (¡¿pe­ro qué le pa­sa a es­ta chi­ca!?) y tam­po­co usa re­des so­cia­les por­que con­si­de­ra que res­tan pri­va­ci­dad a sus usua­rios. 9) Da mu­chos abra­zos y sa­lu­da con los pies (bus­ca en Youtu­be "Shai­le­ne Wood­ley & Co­nan O'brien" y com­prué­ba­lo). 10) Sus pa­dres la exi­gie­ron man­te­ner la ca­be­za fría y sa­car bue­nas no­tas si que­ría de­di­car­se a la in­ter­pre­ta­ción.

Le­yen­do es­to que­da cla­ro que la chi­ca es al­go (bas­tan­te) ra­ra. Pe­ro, ¡qué de­mo­nios!, me­jor Shai­le­ne que otro clon cor­ta­do por el pa­trón del star sys­tem, ¿no?

'SU­PERS­TAR' La ru­bia de Di­ver­gen­te lle­va ves­ti­do T by Ale­xan­der Wang y za­pa­tos Ch­ris­tian Lou­bou­tin.

'ONE, TWO, TH­REE… LET'S ROCK!'

Shai­le­ne –al es­ti­lo vi­deo­clip Robert Pal­mer de los 80– lle­va ves­ti­doher­vé Lé­ger by Max Az­ria y za­pa­tos Az­ze­di­ne Alaïa.

CHI­CA DEL MES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.