EN­TRE­VIS­TA

An­dreas Mel­bos­tad, di­rec­tor crea­ti­vo de Die­sel Black Gold.

GQ (Spain) - - Sumario -

Aca­ba de pre­sen­tar su úl­ti­ma colección pa­ra hom­bre –ya van tres– y la co­sa no pa­ra de con­cep­tua­li­zar­se. An­dreas Mel­bos­tad (Os­lo, 1972) se lo pa­sa como un ni­ño cuan­do le to­ca sa­car a re­lu­cir el ADN es­can­di­na­vo: pu­re­za, for­ma­li­dad y to­do eso. "Sim­ple­men­te soy ho­nes­to con mis orí­ge­nes", ex­pli­ca. Mel­bos­tad sa­be que su co­me­ti­do se ba­sa en la so­fis­ti­ca­ción, una ta­rea que exi­ge pre­ci­sión qui­rúr­gi­ca. "Mis co­lec­cio­nes tie­nen como ob­je­ti­vo re­for­zar la per­so­na­li­dad de los hom­bres con ca­rác­ter", ase­gu­ra. Bus­ca có­di­gos que sean ca­pa­ces de so­bre­vi­vir al tiem­po y con­si­gan acer­car­se al ideal con­tem­po­rá­neo. Esa vi­sión van­guar­dis­ta con­tras­ta con el ta­lan­te re­vol­to­so de su co­le­ga Ni­co­la For­mi­chet­ti, quien di­ri­ge la per­la más ve­te­ra­na del gru­po Only The Bra­ve (OTB). El pri­me­ro man­da en Die­sel Black Gold y el se­gun­do en Die­sel –a se­cas–; a uno lo lla­man di­rec­tor crea­ti­vo y al otro di­rec­tor ar­tís­ti­co. ¿Ob­ser­van el ma­tiz?

Cual­quie­ra di­ría que se tra­ta de una com­pe­ti­ción en­tre el her­mano res­pon­sa­ble y el con­sen­ti­do. Al fin y al ca­bo ha­bla­mos de co­sas de fa­mi­lia (más bien de un hol­ding com­pues­to por me­dia do­ce­na de fir­mas cu­yo lí­der, Renzo Ros­so, dis­po­ne más que el papa de Roma). Pe­ro vol­va­mos al prin­ci­pio. ¿Quién es el mis­te­rio­so pres­ti­di­gi­ta­dor que ha con­ver­ti­do Die­sel Black Gold en una de las fir­mas más desea­das? Pues un ti­po so­bra­da­men­te ex­pe­ri­men­ta­do que en 2012 re­ci­bió el en­car­go de dar for­ma a la di­vi­sión fe­me­ni­na de la mar­ca y hoy re­suel­ve cua­tro co­lec­cio­nes al año. "Me gus­ta cen­trar­me en el di­se­ño de pie­zas clave pa­ra que lue­go coha­bi­ten en un mis­mo to­do. Las pren­das mas­cu­li­nas exi­gen un ma­yor es­fuer­zo en los cor­tes y las fe­me­ni­nas en los vo­lú­me­nes", ad­vier­te. Pa­ra la tem­po­ra­da que vie­ne ha ima­gi­na­do a hom­bres con ca­za­do­ras de piel, cha­que­tas de es­mo­quin y pan­ta­lo­nes con cre­ma­lle­ras. Su pri­ma­ve­ra es de co­lor tie­rra y aza­ba­che, un com­bo po­co co­mún en la épo­ca de las flo­res y el buen tiem­po –so­la­men­te al­guien con la ha­bi­li­dad de Mel­bos­tad pue­de ha­cer que sue­ne bien–. La en­sa­la­da la sa­zo­na con bo­tas y ter­cio­pe­lo. Si lo ob­ser­van con de­te­ni­mien­to, el puz­le en­ca­ja. Una vez más.

La es­té­ti­ca cos­mo­po­li­ta que en­vuel­ve es­ta fir­ma ita­lia­na se apo­ya en un pun­to de vis­ta muy par­ti­cu­lar. "Mi pro­ce­so crea­ti­vo es muy in­tui­ti­vo por­que la mar­ca tie­ne una per­so­na­li­dad abier­ta a la ex­pe­ri­men­ta­ción. El desa­rro­llo en el cam­po del denim es tan avan­za­do que me per­mi­te abar­car to­dos los án­gu­los", di­ce. Su tra­ba­jo ha re­ci­bi­do elo­gios bas­tan­te en­tu­sias­tas por par­te de la crí­ti­ca. Qui­zá por eso no pa­ran de ex­pan­dir­se por to­do el mun­do. Pa­ra en­ten­der es­ta his­to­ria de éxi­to hay que fi­jar­se en el je­fe, Renzo Ros­so. Mel­bos­tad lo ci­ta to­do el ra­to. "Es una per­so­na muy tra­ba­ja­do­ra que me tie­ne fas­ci­na­do. La pa­sión con la que ha­ce las co­sas es con­ta­gio­sa e ins­pi­ra­do­ra", ase­gu­ra con­ven­ci­do. Y no, no le es­tá ha­cien­do la rosca. Ros­so creó Die­sel en 1978 y hoy li­de­ra un gru­po de mar­cas de pri­me­ra. Mar­ni, Vik­tor & Rolf y Mai­son Mar­tin Mar­gie­la, en­tre otros, con­vi­ven con el uni­ver­so igual­men­te au­daz de Die­sel Black Gold. La in­dus­tria asis­te com­pla­ci­da an­te es­te ejer­ci­cio de crea­ti­vi­dad. Pa­re­ce ma­gia, pe­ro es tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.