EN­TRE­VIS­TA El eléc­tri­co

fu­tu­ro de Ale­jan­dro Agag.

GQ (Spain) - - Sumario - POR FRUE­LA ZU­BI­ZA­RRE­TA

La ma­jes­tuo­sa Ciu­dad Prohi­bi­da so­bre­vi­ve aje­na a la mas­to­dón­ti­ca e hi­per­con­ta­mi­na­da ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar China. Las pa­re­des ha­blan de 24 em­pe­ra­do­res y de revolución, de re­li­gión y fi­lo­so­fía, de po­der y glo­ria. Pe­ro hoy tam­bién ha­blan de Fór­mu­la E, la nue­va dis­ci­pli­na de­por­ti­va crea­da por el em­pren­de­dor Ale­jan­dro Agag (Ma­drid, 1970). Nos en­con­tra­mos con él en uno de los 980 edi­fi­cios del com­ple­jo im­pe­rial, una vi­vien­da de plan­ta baja de ri­cos ar­te­so­na­dos y ex­qui­si­ta de­co­ra­ción. En el cen­tro del sa­lón prin­ci­pal un gru­po de se­ño­ria­les so­fás dis­po­nen un cua­dra­do per­fec­to. Agag pre­si­de y atien­de en ese mo­men­to a un gru­po de quis­qui­llo­sos pe­rio­dis­tas fran­ce­ses ha­cien­do ga­la de sus ya mí­ti­cas ca­pa­ci­da­des de con­vic­ción y se­duc­ción. Lo cier­to es que re­sul­ta di­fí­cil no de­jar­se lle­var. Los fran­ce­ses se van en­can­ta­dos. Es­ta­mos en la no­che an­te­rior a su gran Día D –me­jor di­cho: Día E–, el del na­ci­mien­to ofi­cial de su in­ven­to: las ca­rre­ras de co­ches eléc­tri­cos, otro cir­co so­bre cua­tro rue­das con, eso sí, allu­re eco­ló­gi­co (fal­ta ha­ce por­que la con­ta­mi­na­ción de Pe­kín no de­ja ver el sol).

Prin­ci­pal im­pul­sor y CEO, Agag sos­tie­ne que la Fór­mu­la E no pre­ten­de com­pe­tir con la Fór­mu­la 1. "La his­to­ria de la F1 es im­ba­ti­ble. Tan so­lo in­ten­tar com­pe­tir con ellos se­ría ya un sui­ci­dio". Su­pe­ra­do el sue­ño de te­ner su pro­pio equi­po F1, "es muy com­pli­ca­do", el yerno del ex­pre­si­den­te Az­nar, acla­ra: "Me en­can­ta ser or­ga­ni­za­dor del cam­peo­na­to, pe­ro si vi­nie­ra al­guien a por la Fór­mu­la E le di­ría que me de­ja­se un equi­po pa­ra com­pe­tir, que es lo que me gus­ta".

HA­CIEN­DO HIS­TO­RIA

Ale­jan­dro Agag ase­gu­ra que man­tie­ne una bue­na re­la­ción con Ber­nie Ec­cles­to­ne, si bien al pa­trón de la F1 no pa­re­ce in­tere­sar­le de­ma­sia­do el te­ma de los co­ches eléc­tri­cos. Por si cam­bia de idea, Agag de­ja caer: "Es­ta­ría en­can­ta­do de oír su ofer­ta".

Nue­ve prue­bas en tres con­ti­nen­tes: Pe­kín, Pu­tra­ja­ya (Ma­la­sia), Pun­ta del Es­te (Uru­guay), Bue­nos Ai­res –ya ce­le­bra­das–, Mia­mi (14/03), Long Beach Ca­li­for­nia (4/04), Mon­te­car­lo (9/05), Berlín (30/05) y, fi­nal­men­te, Lon­dres (27/06). Diez equi­pos y al­gu­nos no­bles ape­lli­dos al vo­lan­te, en­tre ellos ex de la F1 (como Jarno Trulli, Nick Heid­feld o Jai­me Al­guer­sua­ri) o hi­jos de pi­lo­tos con­sa­gra­dos (como Nel­sin­ho Pi­quet, Matt­hew Brabham o Nicolas Prost). Ba­jo cons­truc­ción de Spark Ra­cing Tech­no­logy, cha­sis Da­lla­ra, neu­má­ti­cos Mi­che­lin y un tren de po­ten­cia di­se­ña­do por Mclaren, es­tos co­ches al­can­zan ve­lo­ci­da­des má­xi­mas de 225 km/h y ace­le­ran de 0 a 100 en 3 se­gun­dos. ¿Y ru­gen? No exac­ta­men­te. Más bien sil­ban… eso sí, a 80 de­ci­be­lios.

GQ: ¿Cuán­to tiem­po trans­cu­rre en­tre la pro­pues­ta a la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Au­to­mo­vi­lis­mo de un cam­peo­na­to eléc­tri­co y el arran­que? ALE­JAN­DRO AGAG: Han pa­sa­do dos años y me­dio. La de­ci­sión en fir­me de ha­cer­le lle­gar a la FIA la pro­pues­ta la to­ma­mos cin­co per­so­nas lle­va­das por una gran ilu­sión. Di­ga­mos que ha ha­bi­do tres fa­ses: una pri­me­ra en la que na­die apos­ta­ba por­que es­to fue­se a sa­lir… no te­nía­mos na­da: ni co­ches, ni ciu­da­des, ni te­le­vi­sio­nes, ni pa­tro­ci­na­do­res… na­da. Lue­go, gra­cias a la en­tra­da de Ma­rio An­dret­ti [el ex­pi­lo­to tan­tas ve­ces cam­peón en In­dia­ná­po­lis, Day­to­na, la F1…], se pro­du­jo una es­pe­cie de cam­bio de per­cep­ción so­bre la Fór­mu­la E y la gen­te em­pe­zó a in­tere­sar­se por lo que ha­cía­mos; de no te­ner equi­pos, pa­sa­mos a con­tar con 40 pe­ti­cio­nes en un mes. Y un ter­cer mo­men­to que fue cuan­do pre­sen­ta­mos el primer co­che en el Sa­lón de Frank­furt y em­pe­za­ron a lle­gar los pa­tro­ci­na­do­res. Pa­sa­mos de ser in­vi­si­bles a ser el cen­tro de to­das las aten­cio­nes. A fi­na­les de 2013 hi­ci­mos una ron­da de fi­nan­cia­ción; que­ría­mos le­van­tar 50 mi­llo­nes de eu­ros en una se­ma­na y los con­se­gui­mos. So­mos una start up en to­da re­gla, una em­pre­sa dis­rup­ti­va que o triunfa rom­pien­do mol­des o des­apa­re­ce por com­ple­to. Aquí no hay lu­gar pa­ra tér­mino me­dio. GQ: ¿Por qué los co­ches son igua­les? A. A.: Así se de­ci­dió, pe­ro a par­tir de la pró­xi­ma tem­po­ra­da ca­da es­cu­de­ría po­drá in­no­var pa­ra no res­tar­le al cam­peo­na­to la com­pe­ti­ción tec­no­ló­gi­ca. En reali­dad, lo que ne­ce­si­ta el co­che eléc­tri­co es me­jo­rar en cues­tión de ba­te­rías y mo­to­res. To­do lo de­más, ae­ro­di­ná­mi­ca y cha­sis, es­tá ho­mo­lo­ga­do. GQ: ¿Có­mo se con­ven­ce a un lo­co de la F1 pa­ra que se pa­se a la Fór­mu­la E? A. A.: Di­cién­do­le que es­tá an­te una ca­rre­ra de ver­dad, con pi­lo­tos de ver­dad que quie­ren ga­nar a to­da cos­ta y van a muer­te. Y por­que es­ta­mos an­te una nue­va tec­no­lo­gía, lo cual siem­pre es in­tere­san­te, y por el te­ma del rui­do, que es como el sil­bi­do de un ca­za, es­pec­ta­cu­lar, y que ade­más nos per­mi­te co­rrer en ciu­da­des. GQ: ¿Por qué las prue­bas se ce­le­bran en un so­lo día? A. A.: Lo que cuen­ta real­men­te es la ho­ra de te­le­vi­sión mun­dial. Ade­más, cuan­do co­rres en ciu­da­des lo blo­queas to­do. Un día es la me­di­da per­fec­ta. GQ: ¿Qué pa­pel es­tá ju­gan­do TAG Heuer en to­da es­ta aven­tu­ra? A. A.: Ellos fue­ron de los pri­me­ros en creer en la Fór­mu­la E. Son un sím­bo­lo que nos apor­ta cre­di­bi­li­dad.

"So­mos una 'start up' en to­da re­gla, una em­pre­sa dis­rup­ti­va que o triunfa rom­pien­do

mol­des o des­apa­re­ce por com­ple­to. Aquí no hay lu­gar pa­ra tér­mino me­dio"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.