DE PE­LÍ­CU­LA Sham­poo.

El re­par­to li­de­ra­do por Wa­rren Beatty (y su pe­la­zo) no pre­ten­día ro­dar una pe­lí­cu­la de te­rror, pe­ro en­tre to­dos con­vir­tie­ron Sham­pooen una es­ca­lo­frian­te ri­sión so­bre el ba­rro­co es­ti­lo de los años 70.

GQ (Spain) - - Sumario -

El 'look'

La dé­ca­da de la ro­pa uni­sex y los pan­ta­lo­nes acam­pa­na­dos en­cuen­tran en Geor­ge la per­cha per­fec­ta pa­ra dar rien­da suel­ta al des­me­le­ne to­tal: sus ca­mi­sas y ca­mi­se­tas crop-top,las ca­za­do­ras, los com­ple­men­tos y el pe­la­zo que gasta en­car­nan la re­de­fi­ni­ción del es­ti­lo mas­cu­lino que se dio en los años 60 y 70. La di­se­ña­do­ra Ant­hea Syl­bert –do­ble­men­te no­mi­na­da al Oscar– di­se­ñó el ves­tua­rio de un elen­co que de­fen­dió como na­die unas pren­das que hoy dan ri­sa y mie­do.

El ac­tor

El di­rec­tor Hal Ashby tu­vo el acier­to de ele­gir a un sexsym­bol­co­mo Wa­rren Beatty pa­ra dar vida a un ca­na­lla de ma­nual –mu­chos se pre­gun­tan si en reali­dad el ac­tor in­ter­pre­ta­ba pa­pel al­guno–. La fa­ma de mer­ce­na­rio con­yu­gal y aman­te afa­no­so han eclip­sa­do las do­tes ac­to­ra­les de un ti­po al que su bió­gra­fo, Pe­ter Bis­kind, le atri­bu­ye 12.775 aven­tu­ras se­xua­les.

La pe­lí­cu­la

Sham­poo(1975) ob­tu­vo un pre­mio Oscar –el de la ac­triz se­cun­da­ria Lee Grant– y fue no­mi­na­da a tres ca­te­go­rías me­no­res. El éxi­to en ta­qui­lla y el dis­cre­to pe­ro cla­ro res­pal­do de la crí­ti­ca do­ta­ron al fil­me de una re­le­van­cia que el pa­so del tiem­po ha trai­cio­na­do. Y por eso to­ca reivin­di­car­lo.

wa­rren beatty lo di­jo como geor­ge: "¿Y qué voy a ha­cer si me gus­tan to­das las mu­je­res?".

el per­so­na­je Geor­ge Roundy (Wa­rren Beatty) es el pe­lu­que­ro

más fe­tén y gol­fo de Be­verly Hills. El amor

que sien­te por sí mis­mo

re­sul­ta tan des­bor­dan­te que se ve obli­ga­do a com­par­tir­lo

con to­das sus clien­tas: las pei­na, las mi­ma y las…

ha­ce fe­li­ces. Su nar­ci­sis­mo lo cie­ga de tal

ma­ne­ra que cuan­do de­ci­de aden­trar­se en ma­dri­gue­ras

ve­da­das los en­re­dos arre­cian. Sin pro­po­nér­se­lo –con­si­de­ra­ción

al­ta­men­te ma­ti­za­ble–, su vida se con­vier­te en una far­sa

si­ca­líp­ti­ca.

po­ri­ña­ki­la­guar­dia.fo­to­gra­fía:cordonpress.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.