SE­XO

GQ (Spain) - - Salir -

por Jor­ge Ca­rrión , au­tor del en­sa­yo Te­les­ha­kes­pea­re (Erra­ta Na­tu­rae) y de las no­ve­las Los muer­tos, Los huér­fa­nosy Los tu­ris­tas (Ga­la­xia Gu­ten­berg).

Pa­ra en­ten­der la esen­cia de una se­rie an­tes hay que ver su ho­nest trai­ler en Screen Jun­kies a tra­vés de Youtu­be. En esas di­sec­cio­nes có­mi­cas de pe­lí­cu­las, vi­deo­jue­gos y se­ries, pa­ro­dias de los men­ti­ro­sos trái­le­res, en­con­tra­mos la ver­dad úl­ti­ma de esos re­la­tos mains­tream. En el de Jue­go de tro­nos hay una pa­la­bra que se re­pi­te has­ta la car­ca­ja­da: "Boobs!" ("¡Te­tas!"). Por­que, en efec­to, lla­ma la aten­ción la can­ti­dad de mu­je­res des­nu­das que apa­re­cen en la se­rie de HBO. La des­nu­dez se ha con­ver­ti­do en un re­qui­si­to de cual­quier se­rie de cul­to que se pre­cie: de Los So­prano a Oran­ge is The New Black, pa­san­do por Ca­li­for­ni­ca­tion, Mas­ters of Sex, True Blood o Girls; pe­ro en Jue­go de tro­nos es una es­pe­cie de cons­tan­te.

Pen­se­mos el có­mo pa­ra ima­gi­nar un por­qué. La pri­me­ra ima­gen fuer­te de la se­rie es la de Dae­nerys Tar­gar­yen sa­lien­do de una ba­ñe­ra. En­se­gui­da se vin­cu­la su cuer­po des­nu­do con el in­ces­to la­ten­te en la mi­ra­da, y la ca­ri­cia, de su her­mano. En aque­llos mo­men­tos –pleno ca­pí­tu­lo pi­lo­to– to­da­vía no ha­bía­mos en­ten­di­do la ló­gi­ca de de­ca­pi­ta­cio­nes y de­go­lla­cio­nes con­ti­nuas de la se­rie, de mo­do que pen­sa­mos que ese in­ces­to, si no se ha­bía con­su­ma­do ya, lo ha­ría en al­gún mo­men­to, por­que de he­cho los her­ma­nos Cer­sei y Jai­me Lan­nis­ter fo­llan al fi­nal de ese mis­mo epi­so­dio. Pe­ro una olla de oro fun­di­do se en­car­gó, pre­ci­sa­men­te, de de­ca­pi­tar nues­tras per­ver­sas ex­pec­ta­ti­vas so­bre los her­ma­nos Tar­gar­yen. Y ese cuer­po de ma­dre de dra­go­nes en­tró pron­to en otra ló­gi­ca, la del ma­tri­mo­nio de con­ve­nien­cia que se va con­vir­tien­do, gra­cias pre­ci­sa­men­te al ero­tis­mo, en un ma­tri­mo­nio de amor. El mo­do en que Dae­nerys do­mes­ti­ca al sal­va­je Khal Dro­go es me­dian­te la com­bi­na­ción de se­xo y mi­ra­da. Al prin­ci­pio él la pe­ne­tra por la es­pal­da, pe­ro ella, gra­cias a las en­se­ñan­zas de una sir­vien­ta que an­tes fue pros­ti­tu­ta, le en­se­ña­rá el pla­cer de la co­mu­ni­ca­ción a tra­vés tan­to de los se­xos como de los ojos.

PROS­TI­TU­TAS Y SOL­DA­DOS

La se­xua­li­dad se vin­cu­la con el jue­go de po­der, por tan­to, des­de los pri­me­ros ins­tan­tes de la fic­ción. No es de ex­tra­ñar, pues, que Me­li­san­dre, la Bru­ja Ro­ja, hi­bri­de en sus prác­ti­cas la ma­gia ne­gra y el po­der eró­ti­co. Ni que Me­ñi­que, ma­quia­vé­li­co por ex­ce­len­cia, tra­fi­can­te de in­for­ma­ción, re­gen­te un bur­del, por­que es el mo­do ideal de con­tro­lar pan­óp­ti­ca­men­te los en­tre­si­jos de De­sem­bar­co del Rey. Las pros­ti­tu­tas tie­nen un pa­pel muy im­por­tan­te en la se­rie. Pe­se a sus pe­chos a me­nu­do ope­ra­dos, pro­pios del si­glo XXI , re­mi­ten a la idea de la An­ti­güe­dad y el Me­dioe­vo como par­ques te­má­ti­cos del se­xo que re­co­rre la fic­ción de la ter­ce­ra edad de oro de la te­le­vi­sión (el se­xo a rau­da­les de Roma, Es­par­ta­co, Los Tu­dor, Ca­me­lot…) . Pe­ro en nin­gu­na otra se­rie, ni si­quie­ra en Dead­wood, ese pe­que­ño pue­blo de wes­tern don­de lle­ga a ha­ber dos pros­tí­bu­los, tie­nen las pu­tas tan­ta re­le­van­cia. Son el hi­lo con­duc­tor se­cre­to. Es­tán en to­das par­tes: en los al­re­de­do­res del Mu­ro, en De­sem­bar­co del Rey, en los paí­ses le­ja­nos. Se con­fun­den con las sir­vien­tas, con las pri­sio­ne­ras de gue­rra, con las es­cla­vas. El ca­so más im­por­tan­te, y más dra­má­ti­co, es el de Shae, de quien se enamo­ra el prín­ci­pe Ty­rion Lan­nis­ter y que se si­túa en una en­cru­ci­ja­da bru­tal, me­mo­ra­ble, tris­tí­si­ma, en la úl­ti­ma tem­po­ra­da. Su sino nos re­cuer­da que son el re­ver­so de una ca­ra cu­ya cruz son los sol­da­dos, que son peo­nes: pe­ro sin los 16 peo­nes no exis­ti­ría esa sin­ta­xis com­ple­ja que es una par­ti­da de aje­drez.

El as­cen­so y caí­da de Shae es idén­ti­co al de tan­tos per­so­na­jes de una se­rie que es una au­tén­ti­ca mon­ta­ña ru­sa de los des­ti­nos per­so­na­les. Pe­ro se re­la­cio­na con la im­por­tan­cia que se le atri­bu­ye en la fic­ción al po­der fe­me­nino. El guión de Jue­go de tro­nos se sos­tie­ne en mu­je­res po­de­ro­sas, ca­si siem­pre más que los hom­bres que las acom­pa­ñan y que no las so­bre­vi­ven: Cer­sei, Ca­telyn, San­sa, Me­li­san­dra, Mar­gaery, Brien­ne, Ygrit­te, Lady Ale­rie y, so­bre to­do, Dae­nerys se re­ve­lan esen­cia­les y só­li­das en con­tex­tos siem­pre ad­ver­sos (¿qué es Jue­go de tro­nos si no una cro­no­lo­gía de si­tua­cio­nes al lí­mi­te de re­so­lu­ción ines­pe­ra­da?). Los cuer­pos des­nu­dos de al­gu­nas de ellas, en con­tra­pun­to con el de las pros­ti­tu­tas y las es­cla­vas, ac­túan como una más­ca­ra: des­po­ja­das de sus ves­ti­dos o sus ar­mas pue­den pa­re­cer dé­bi­les, pe­ro su fuer­za fí­si­ca, se­xual, in­te­lec­tual y men­tal mue­ve el mun­do de Po­nien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.