Có­mo man­te­ner a ra­ya tu ar­ma­rio

Se acer­ca el buen tiem­po y, con él, el te­mi­do cam­bio de tem­po­ra­da en tu ar­ma­rio. ¿Por qué no apro­ve­chas pa­ra sa­car­le el má­xi­mo par­ti­do? Te ex­pli­ca­mos có­mo ha­cer­lo pa­so a pa­so.

GQ (Spain) - - GQ Style - Por AL­FRE­DO MU­RI­LLO

1 Trá­ta­lo como si fue­ra tu pro­pia tien­da Se aca­ba­ron los su­do­res fríos y el co­rrer des­pa­vo­ri­do a ha­cer­le un pla­ca­je a tus in­vi­ta­dos cuan­do ha­cen el ges­to de abrir tu ar­ma­rio. Tie­nes que cam­biar de una vez tu for­ma de pen­sar y de­jar de usar es­te es­pa­cio de vi­tal im­por­tan­cia en tu vida como si fue­ra un tras­te­ro al que lan­zar co­sas pa­ra re­co­ger rá­pi­da­men­te. Plan­téa­te lo que un ar­ma­rio bien or­ga­ni­za­do ha­ce por ti: es ca­paz de mos­trar­te cuá­les son los pun­tos fuer­tes y dé­bi­les de tu es­ti­lo pa­ra dar­te pis­tas en fu­tu­ras com­pras, te fa­ci­li­ta la ta­rea de ele­gir tu ro­pa en el día a día –con el con­si­guien­te aho­rro de tiem­po– y ha­ce que te re­sul­te más có­mo­do en­con­trar esos za­pa­tos que has per­di­do de vis­ta ha­ce ya me­ses y que es­tás se­gu­ro de que es­tán en al­gún si­tio. Ima­gi­na que tu ar­ma­rio, ya sea un enor­me ves­ti­dor o un pe­que­ño per­che­ro a los pies de tu ca­ma, es tu pro­pia tien­da. Una tien­da que de­bes man­te­ner or­ga­ni­za­da si quie­res que los clien­tes –tú, en es­te ca­so– ten­gan una ex­pe­rien­cia de com­pra sa­tis­fac­to­ria.y lo me­jor: to­do en ella es gratis.

2 ¿Ho­la? ¿Hay al­guien ahí den­tro? Al igual que cuan­do nos en­fren­ta­mos a un nue­vo pro­yec­to, lo pri­me­ro que ne­ce­si­ta­mos es un in­for­me de la si­tua­ción. ¿Qué se es­con­de tras las puer­tas de tu ar­ma­rio? Pon­te ma­nos a la obra y des­alo­ja por com­ple­to el es­pa­cio has­ta que no ha­ya na­da en él. ¿Has con­se­gui­do de­jar­lo va­cío sin per­der­te en el in­te­rior? Pues aho­ra to­ca ha­cer in­ven­ta­rio y cla­si­fi­car to­do lo que, con to­da se­gu­ri­dad, habías acu­mu­la­do a lo lar­go de to­do es­te tiem­po. Con tu ar­ma­rio re­cién re­se­tea­do, qui­zá sea buen mo­men­to pa­ra dar­le un nue­vo as­pec­to a su in­te­rior. Ár­ma­te con pin­tu­ra y bro­cha y so­lu­cio­na el pro­ble­ma de luz del que ado­le­cen la ma­yo­ría de los ro­pe­ros con­vir­tien­do así tu ar­ma­rio en un lien­zo en blan­co so­bre el que tus pren­das fa­vo­ri­tas po­drán bri­llar con luz pro­pia.

3 Ha lle­ga­do el mo­men­to de de­cir adiós To­dos he­mos com­pra­do ro­pa que pa­re­cía per­fec­ta pa­ra no­so­tros en la tien­da pe­ro que al lle­gar a ca­sa pa­re­ce no lle­var­se del to­do bien con nues­tro cuer­po. O esas pren­das cu­ya com­pra jus­ti­fi­ca­mos con un "se­gu­ro que en­cuen­tro al­gu­na oca­sión pa­ra usar­la". Pues bien, sen­ti­mos de­cir­te que, si en el úl­ti­mo año no has en­con­tra­do oca­sión, es que esa oca­sión nun­ca va a exis­tir. Des­haz­te de to­da esa ro­pa que ya no usas y ga­na es­pa­cio pa­ra que los ver­da­de­ros pro­ta­go­nis­tas pue­dan cam­par a sus an­chas. Y sí, na­die dis­cu­te que esa ca­mi­se­ta de Bar­ce­lo­na '92 pu­do te­ner su gra­cia en al­gún pun­to de tu vida, pe­ro ha lle­ga­do el mo­men­to de de­jar­la mar­char.

4 Tu ro­pa tam­bién tie­ne sen­ti­mien­tos

5 Con­si­gue un po­co de es­pa­cio ex­tra

¿Aca­so crees que tus ca­mi­se­tas no llo­ran cuan­do ven el tra­to de pre­fe­ren­cia que le das a ca­mi­sas y tra­jes col­gán­do­los en per­chas? Aho­ra que has en­ten­di­do que ca­mi­se­tas y su­da­de­ras pue­den ser un bien igual de pre­cia­do que una ca­mi­sa, dales lo que me­re­cen y no las amon­to­nes en cual­quier ca­jón. Cui­da­do, no va­le cual­quier per­cha. Esa ca­mi­se­ta de Gi­venchy de 620 € no pue­de re­po­sar so­bre al­go que no sea ma­de­ra… y de un gro­sor acep­ta­ble. Si has lle­ga­do a ese pe­li­gro­so pun­to en el que tu ca­pa­ci­dad pa­ra com­prar ro­pa ha su­pe­ra­do con cre­ces a la ca­pa­ci­dad de tu guar­da­rro­pa, no de­ses­pe­res, to­da­vía tie­ne so­lu­ción (aun­que te re­co­men­da­mos que vuel­vas a leer el pun­to tres). Haz­te con un par de per­che­ros mó­vi­les como los que es­tás acos­tum­bra­do a ver en las tien­das y co­ló­ca­los con­tra la pa­red del dor­mi­to­rio. Pue­des en­con­trar al­gu­nos real­men­te ba­ra­tos en la ma­yo­ría de gran­des al­ma­ce­nes y con­se­gui­rán que ele­gir qué po­ner­te ca­da ma­ña­na sea ca­si como sa­lir de com­pras.

6 Ten a mano tus he­rra­mien­tas de tra­ba­jo

De la mis­ma ma­ne­ra que no guar­das el secador en un ca­jón de la co­ci­na, no tie­ne sen­ti­do que los uten­si­lios que usas pa­ra ves­tir­te es­tén le­jos del si­tio en el que sue­les com­po­ner­te de ma­ne­ra ha­bi­tual.tu cal­za­dor, el ro­di­llo qui­ta­pe­lu­sas o in­clu­so la plan­cha no de­be­rían es­tar ubi­ca­dos en cual­quier lu­gar de la ca­sa, sino cer­ca del es­pa­cio en el que los vas a uti­li­zar. Así que re­cuer­da re­ser­var un hue­co en tu ar­ma­rio pa­ra tus he­rra­mien­tas.

7 ¿Al­guien ha vis­to mis lla­ves de ca­sa?

Qui­zá no te sue­ne la pa­la­bra 'va­cia­bol­si­llos' y tal vez por eso pa­sas la mi­tad de tu tiem­po bus­can­do las lla­ves, la car­te­ra o el re­loj. Es­ta pe­que­ña ban­de­ja en la que de­po­si­tar to­dos los ob­je­tos que lle­vas en­ci­ma al lle­gar a ca­sa lle­ga­rá has­ta don­de tu me­mo­ria no ha lle­ga­do nun­ca y con­se­gui­rá man­te­ner to­do en el si­tio en el que de­be es­tar. Ade­más, es el re­ga­lo per­fec­to pa­ra ese ami­go que lo tie­ne to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.