El efec­to dop­pler U na en­tre­pier­na con­tun­den­te

Por Car­me Cha­pa­rro -

GQ (Spain) - - Firmas - PE­RIO­DIS­TA Y PRE­SEN­TA­DO­RA DE TV

El asun­to del e-mail de­cía: "A ver có­mo cuen­to es­to sin pa­re­cer una cho­ni; a ver". No era spam. Me lo ha­bía man­da­do a mí mis­ma ha­ce ya va­rios me­ses (sí, ha­go esas co­sas de man­dar­me e-mails a mí mis­ma). El correo se ha­bía que­da­do per­di­do en el lim­bo de la car­pe­ta de pen­dien­tes sin leer. Sí, esa mis­ma car­pe­ta que me lla­ma co­bar­de por las no­ches, por­que nun­ca reúno el va­lor su­fi­cien­te pa­ra dar­le al de­le­teally a to­mar por sa­co Ma­ri­pi­li.

En fin, que os ex­pli­ca­ba la co­sa de "a ver có­mo cuen­to es­to sin pa­re­cer una cho­ni". ¿Qué le­ches ha­bía es­cri­to den­tro? Pues so­lo una es­cue­ta pre­gun­ta –¿reali­dad o lá­tex?– y va­rios links. De­bí

de es­tar muy abu­rri­da al­gu­na tar­de del oto­ño pa­sa­do, por­que me de­di­qué a re­co­pi­lar re­por­ta­jes que po­nían en du­da la mas­cu­li­ni­dad colgante de al­gu­nos fa­mo­sos. ¿Se re­lle­nan la co­sa o la tie­nen tal cual abul­ta?, se pre­gun­ta­ba uno de los re­dac­to­res.

Al prin­ci­pio pen­sé: hom­bre, ¡có­mo se la van a re­lle­nar, con lo in­có­mo­do que de­be de ser! Pe­ro cla­ro, lue­go re­cor­dé to­do lo que ha­ce­mos las mu­je­res con nues­tros ge­ni­ta­les su­pe­rio­res, es­pe­cial­men­te la can­ti­dad de bar­ba­ri­da­des que po­de­mos lle­gar a me­ter­nos en­tre piel y su­je­ta­dor (no que­rríais sa­ber qué se ve en los ba­ños fe­me­ni­nos mien­tras al­gu­nas se las re­co­lo­can fren­te al es­pe­jo; has­ta Klee­nex o tro­zos de pa­pel de ba­ño he vis­to me­ter­se yo con es­tos oji­tos). Y ya ni os cuen­to la can­ti­dad de bu­rra­das que ha­ce­mos cuan­do la ro­pa ha­ce im­po­si­ble lle­var su­je­ta­dor (no­ta: no, no y no a los ti­ran­tes trans­pa­ren­tes, por fa­vor). Co­noz­co a mu­je­res que se han en­cin­ta­do me­dio pe­cho con es­pa­ra­dra­po pa­ra po­der em­bu­tir­se en un ves­ti­do sin ti­ran­tes y que pa­rez­ca que los tie­nen tur­gen­tes como cuan­do es­ta­ban en la ado­les­cen­cia. O los ar­ti­lu­gios de si­li­co­na que realzan, re­fuer­zan y rein­ven­tan la co­sa. Esos sí que son de tor­tu­ra me­die­val.

Pa­ra pre­su­mir hay que su­frir, ¿no? Así que, bueno, ¿por qué no ibais vo­so­tros a que­rer au­men­tar la (no) ge­ne­ro­si­dad de la ma­dre na­tu­ra­le­za con vues­tros cuer­pos se­rra­nos? Que lo ha­gáis con es­pa­ra­dra­po me pa­re­ce un po­co sui­ci­da, la ver­dad. ¿Qué uti­li­záis? ¿Cal­ce­ti­nes? ¿Klee­nex? ¿Bo­las de naf­ta­li­na? No sé. Igual aho­ra le es­toy dan­do ideas a al­gún avis­pa­do em­pre­sa­rio pa­ra crear la pró­te­sis pa­que­te­ra per­fec­ta (des­de aquí re­cla­mo mis ro­yal­ties, por cier­to). "Pa­ra que po­da­mos man­dar­le la ta­lla co­rrec­ta, –por ob­via po­lí­ti­ca de hi­gie­ne no se ad­mi­ten de­vo­lu­cio­nes–, por fa­vor, mí­da­se –con me­tro de cos­tu­re­ra, que los me­tá­li­cos sue­len pro­vo­car ac­ci­den­tes en es­ta zo­na tan sen­si­ble– el con­torno glo­bal de su pe­rí­me­tro con pier­nas, el de ca­da mus­lo por la in­gle, el de ca­da co­si­ta en sin­gu­lar y el del con­jun­to, a lo an­cho y a lo lar­go; de es­ta ma­ne­ra po­dre­mos in­di­car­le el mo­de­lo que más le con­vie­ne, así como la co­pa que se ajus­ta a sus ne­ce­si­da­des. ¿A, B, C o ex­tra an­cha? Nun­ca más in­co­mo­di­da­des. Tan real que has­ta us­ted se lo cree­rá".

Pe­ro, ¡ay!, ¡ay si triun­fáis! Un con­se­jo: el "voy un mo­men­to al ba­ño a re­to­car­me los bri­llos" sir­ve pa­ra mu­cho más de lo que pa­re­ce.

"¿Qué uti­li­záis? ¿Cal­ce­ti­nes? ¿Klee­nex? ¿Bo­las de naf­ta­li­na? Igual es­toy dan­do ideas pa­ra la pró­te­sis pa­que­te­ra per­fec­ta"

A ver si te la sa­bes: "Des­de pe­que­ño siem­pre has lle­va­do en tu in­te­rior Aban­de­ra­do. El día más se­ña­la­do, al cum­plir como sol­da­do…".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.