Se agi­ta el ve­cin­da­rio

¿Qué ocu­rre cuan­do de­jas a los chi­cos de AMG a car­go de un co­che? Pues pa­sa que has­ta Karl Benz se cae del nom­bre de la mar­ca. Pa­sa el Mer­ce­des-amg GT. Ma­las no­ti­cias pa­ra su ve­cino de Stutt­gart.

GQ (Spain) - - Motor -

Los an­glo­sa­jo­nes uti­li­zan la ex­pre­sión "the elep­hant in the room" pa­ra re­fe­rir­se a ese te­ma es­pi­no­so del que to­dos los pre­sen­tes en una reunión son cons­cien­tes, pe­ro del que, sin em­bar­go, nin­guno se atre­ve a ha­blar. Pues bien, em­pe­ce­mos es­te ar­tícu­lo re­fi­rién­do­nos al fi­gu­ra­do y gi­gan­tes­co ele­fan­te que nos per­si­guió por to­do San Francisco y par­te del va­lle de Ca­li­for­nia en la pre­sen­ta­ción in­ter­na­cio­nal del es­pe­ra­dís­mo nue­vo Mer­ce­des-amg GT: el Pors­che 911.

No hay que ser un ge­nio pa­ra adi­vi­nar que Mer­ce­des-benz ha lan­za­do el de­por­ti­vo que ocu­pa es­tas pá­gi­nas pa­ra com­pe­tir con el clá­si­co de sus ve­ci­nos de Stutt­gart –ni el SLR, fa­bri­ca­do en co­la­bo­ra­ción con Mclaren, ni su su­ce­sor na­tu­ral, el SLS "alas de ga­vio­ta", ocu­pa­ban el mis­mo seg­men­to–. Pe­ro es­tas lí­neas no pre­ten­den ser una com­pa­ra­ti­va en­tre am­bos vehícu­los. Re­du­cir el Mer­ce­des-amg GT a un me­ro com­pe­ti­dor por un trono, por otro la­do, ima­gi­na­rio –ahí es­tán tam­bién As­ton Mar­tin, o Ja­guar–, se­ría tan in­jus­to como afir­mar que un Lam­borg­hi­ni no es más que la co­pia ca­ra de un Fe­rra­ri.

Muy al con­tra­rio, a es­te AMG GT le so­bra per­so­na­li­dad por los cua­tro cos­ta­dos; más que su­fi­cien­te como pa­ra que le an­den men­tan­do al ve­cino. Tras el SLS an­tes ci­ta­do, es el se­gun­do vehícu­lo cons­trui­do ín­te­gra­men­te por la di­vi­sión de­por­ti­va de Mer­ce­des-benz y se no­ta. "Hand­craf­ted by ra­cers", re­za el es­lo­gan de su cam­pa­ña; y tal mot­to no es en ab­so­lu­to un pu­ro ejer­ci­cio de mar­ke­ting . Ca­da uni­dad del nue­vo mo­tor V8 bi­tur­bo que mue­ve es­te bi­pla­za de en­sue­ño es mon­ta­do a mano por un so­lo me­cá­ni­co que de­ja su im­pron­ta en la pie­za me­dian­te una pla­ca con su fir­ma.

Lo de "ra­cers" tam­po­co es pa­ra to­már­se­lo a bro­ma. Las cre­den­cia­les de su pro­pul­sor no des­me­re­cen el es­pec­ta­cu­lar di­se­ño del mo­rro que lo al­ber­ga: 462 CV en la ver­sión GT y 510 en la GTS. Ade­más, hay que te­ner en cuen­ta que se­me­jan­te co­ra­zón es­tá ins­ta­la­do en el cuer­po de un atle­ta. Gra­cias a su cons­truc­ción li­ge­ra en alu­mi­nio y mag­ne­sio, el AMG GT de­ja la agu­ja de la bás­cu­la en 1.540 kg, lo que le con­vier­te en el me­jor vehícu­lo en re­la­ción pe­so po­ten­cia del seg­men­to: 3,33 kg/cv.

DI­NA­MIS­MO RA­DI­CAL

Re­don­dea el ca­rác­ter de­por­ti­vo del AMG GT su ex­tra­or­di­na­rio re­par­to de pe­sos: 47/53. Como man­dan los cá­no­nes, el mo­tor es­tá si­tua­do en po­si­ción cen­tral de­lan­te­ra y la ca­ja de cam­bios de do­ble em­bra­gue y sie­te ve­lo­ci­da­des en el eje de atrás, jun­to a las rue­das mo­tri­ces. Otro de­ta­lle in­tere­san­te de ca­ra a su com­por­ta­mien­to di­ná­mi­co es que gran par­te de la ma­sa no sus­pen­di­da del co­che es­tá fa­bri­ca­da tam­bién en alu­mi­nio. Los amor­ti­gua­do­res, por cier­to, tie­nen con­trol elec­tró­ni­co, de se­rie en el GT S.

Por to­do lo an­te­rior, el AMG GT es un su­per­co­che muy se­rio que se ma­ne­ja en cir­cui­to como pez en el agua. Los in­ge­nie­ros de Mer­ce­des-benz han rea­li­za­do un tra­ba­jo es­pec­ta­cu­lar pa­ra dar a luz a un au­tén­ti­co pu­ra­san­gre, sin con­ce­sio­nes a ese clien­te ma­yor de la mar­ca que quie­re un coupé de lu­jo pa­ra usar a dia­rio –no me ima­gino a mi pa­dre en­tran­do y sa­lien­do del ha­bi­tácu­lo, la­bor tra­ba­jo­sa has­ta pa­ra un jo­ven­ci­to, ni con­du­cien­do con un cen­tro de gra­ve­dad tan ba­jo–.

Pa­ra ese ti­po de con­duc­to­res, la mar­ca de la es­tre­lla ya dis­po­ne de un ex­ten­so por-

fo­lio. El com­pra­dor del AMG GT ha de es­tar dis­pues­to a vi­vir emo­cio­nes fuer­tes. Ma­ti­za­bles, eso sí, por los cin­co mo­dos de con­duc­ción pro­gra­ma­bles, que per­mi­ten mo­di­fi­car la asis­ten­cia de la di­rec­ción, la res­pues­ta del mo­tor y de la ca­ja de cam­bios, y el so­ni­do del es­ca­pe: Con­tro­lled Ef­fi­ciency, Sport, Sport plus, In­di­vi­dual y Ra­ce –es­te úl­ti­mo, so­lo pa­ra la ver­sión GT S, es­tá di­se­ña­do pa­ra va­lien­tes con pe­ri­cia–. Los fre­nos, a la al­tu­ra del con­jun­to, pre­sen­tan dis­cos ven­ti­la­dos de has­ta 390 mm de­lan­te y 360 mm de­trás. So­bre to­do si pien­sas ro­dar en cir­cui­to, son re­co­men­da­bles los op­cio­na­les de ma­te­rial ce­rá­mi­co y 402 mm en el eje an­te­rior.

En con­jun­to, el AMG GT nos ha pa­re­ci­do un de­por­ti­vo per­fec­to de vo­lu­men, un ex­ce­len­te tér­mino me­dio en­tre los ex­clu­si­ví­si­mos alas de ga­vio­ta del pa­sa­do y otros coupés de gran po­ten­cia y vo­ca­ción me­nos ra­di­cal, como el M6 de BMW o el RS7 de Au­di. ¿Me­jor o peor que un 911? Tan so­lo di­fe­ren­te –y, aun­que to­do es opi­na­ble, po­si­ble­men­te más bo­ni­to–. Si to­das las com­pa­ra­cio­nes son odio­sas, es­ta lo es más que nin­gu­na. Uno es un Mer­ce­des-benz y el otro un Pors­che con fi­lo­so­fía to­do atrás. Ya es­tá. En cual­quier ca­so, es­ta­mos se­gu­ros de que ha na­ci­do un clá­si­co.

AR­MO­NÍA Ca­pó alar­ga­do, lí­neas muscu­losas y tra­se­ra fast­back­de­fi­nen el di­se­ño de es­te coupé.

HAZ LAS MA­LE­TAS

En el in­te­rior en­con­tra­rás to­da la piel, alcántara, alu­mi­nio o fi­bra de car­bono que es­pe­ras en un superdeportivo de su cla­se. Por cier­to, pa­ra un co­che de su seg­men­to, el ma­le­te­ro es sor­pren­den­te­men­te gran­de: 350 li­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.