EN­TRE­VIS­TA

Bor­ja Co­bea­ga, fil­mes po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­tos.

GQ (Spain) - - Sumario -

Mien­tras ha­ce­mos las fo­tos de es­ta en­tre­vis­ta, Bor­ja Co­bea­ga me en­se­ña su mó­vil. "¡Me aca­ba de se­guir Pe­dro Sán­chez en Twit­ter!". Y se par­te de ri­sa. Por­que a él la po­lí­ti­ca, por muy se­ria que sea, le da pie pa­ra ha­cer gran­des co­me­dias. Lo ha de­mos­tra­do en mu­chas oca­sio­nes (las más so­na­das, el pro­gra­ma de la ETB Va­ya se­ma­ni­ta y Ocho ape­lli­dos vas­cos) , y es­te mes re­pi­te con Ne­go­cia­dor, una fic­ción ins­pi­ra­da por el pro­ce­so de paz en Eus­ka­di. "Se me ocu­rrió vien­do una en­tre­vis­ta a Jesús Egui­gu­ren en Sal­va­dos. Me im­pre­sio­nó có­mo se ha­bía que­da­do des­pués del pro­ce­so", re­cuer­da. El rea­li­za­dor se pu­so a in­ves­ti­gar so­bre los con­tac­tos man­te­ni­dos en­tre el pre­si­den­te del PSE-EE y la cú­pu­la de ETA en­tre 2002 y 2007, y des­cu­brió un re­ver­so gra­cio­so en aquel con­tex­to trá­gi­co: "No po­día usar tar­je­tas de cré­di­to pa­ra que no que­da­sen re­gis­tros de las reu­nio­nes, así que se ali­men­ta­ba a ba­se de ke­babs; no sa­bía ma­ne­jar un te­lé­fono mó­vil… Tam­bién me apa­sio­na­ba que los im­pli­ca­dos no eran hom­bres de ne­gro que tie­nen to­do cal­cu­la­do, sino gen­te mez­qui­na y cu­tre".

GQ: ¿Qué po­lí­ti­co vasco te pa­re­ce más có­mi­co? B. C.: Carlos Ga­rai­koet­xea, que fue lehen­da­ka­ri, fun­cio­na­ría muy bien en una co­me­dia ro­mán­ti­ca. Él se es­cin­dió del PNV pa­ra for­mar su pro­pio par­ti­do, y sus mí­ti­nes es­ta­ban lle­nos de se­ño­ras que le vo­ta­ban por­que era gua­po. Y en el la­do de los po­lí­ti­cos más ca­fres es­ta­rían Xa­bier Ar­za­lluz u Ar­nal­do Ote­gi, que en La pe­lo­ta vas­ca di­ce co­sas como que in­ter­net ha he­cho mu­cho da­ño a Eus­ka­di.

POR IA­GO DA­VI­LA

GQ: ¿Cuál es el se­cre­to pa­ra que tus bro­mas no ofen­dan a (ca­si) na­die? B. C.: La am­bi­güe­dad mo­ral. Aun­que se sue­le ver como al­go ma­lo, es la me­jor po­si­ción pa­ra ha­cer hu­mor: que no se­pan de qué pie co­jeas. Esa fue la gran lec­ción de Va­ya se­ma­ni­ta, por­que con­se­gui­mos que gen­te de la iz­quier­da aber­tza­le pen­sa­se que era una bur­la a la de­re­cha na­cio­na­lis­ta es­pa­ño­la y al con­tra­rio. La am­bi­güe­dad mo­ral es un te­so­ro. GQ: Ochoa­pe­lli­dos­vas­cos­ha he­cho his­to­ria en el ci­ne es­pa­ñol. ¿Es­pe­ra­bas tan­to éxi­to? B. C.: En ab­so­lu­to. Es la de­mos­tra­ción de que no hay una fór­mu­la, no creo que sea me­jor o peor que otras co­me­dias es­pa­ño­las que se han he­cho en los úl­ti­mos años. Sí que es ver­dad que, a di­fe­ren­cia de nues­tros in­ten­tos fa­lli­dos de lle­var Va­ya se­ma­ni­ta a la te­le­vi­sión na­cio­nal, cuan­do es­cri­bía­mos Ocho ape­lli­dos no nos ob­se­sio­na­mos con que las bro­mas se en­ten­die­sen en to­dos los rin­co­nes de Es­pa­ña. Es­ta pe­lí­cu­la le de­be mu­cho a Va­ya se­ma­ni­ta. GQ: ¿En qué pun­to es­tá la se­cue­la? B. C.: Quie­ren em­pe­zar a ro­dar en pri­ma­ve­ra, así que ha­cien­do ver­sio­nes del guión a tro­che y mo­che. Te pue­do ade­lan­tar que he­mos me­ti­do nuevos per­so­na­jes y que par­te de la his­to­ria trans­cu­rre en Ca­ta­lu­ña. No te­ne­mos tí­tu­lo de­fi­ni­ti­vo, pe­ro no va a ser Ocho ape­lli­dos ca­ta­la­nes, por­que no nos con­ven­ce, y ade­más no se ha­bla de ca­ta­la­nes. Son los mis­mos per­so­na­jes de la pri­me­ra, pe­ro con nue­vas des­ven­tu­ras. GQ: ¿Cuál es tu mi­to fa­vo­ri­to so­bre los vas­cos? B. C.: Me pa­re­ció in­creí­ble cuan­do sal­tó el ca­so Ur­dan­ga­rin e Iña­ki Ana­sa­gas­ti se in­ven­tó el mi­to del buen vasco, que es como el del buen sal­va­je. Se­gún él, Ur­dan­ga­rin era bueno pe­ro se me­tió en la Fa­mi­lia Real y lo per­vir­tie­ron. Las ma­las in­fluen­cias de la cas­ta… En Eus­ka­di exis­te cier­ta su­pe­rio­ri­dad mo­ral, a pe­sar de que es la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma don­de más se ven Gran Her­mano y Sál­va­me. GQ: Ya que has di­cho lo de la cas­ta, ¿triun­fa­rá Po­de­mos en Eus­ka­di? B. C.: Creo que sí, por­que Bil­du se hi­zo con mu­chos ayun­ta­mien­tos en las úl­ti­mas elec­cio­nes gra­cias a la in­sa­tis­fac­ción, y ese sen­ti­mien­to, del que se nu­tre Po­de­mos, con­ti­núa. Y cuan­do ha­yan ga­na­do mu­chos vo­tos, ha­brá al­gún vasco om­bli­guis­ta que di­rá: "¡Que esos no son de aquí!". GQ: ¿Po­de­mos tam­bién se ma­ne­ja en la am­bi­güe­dad mo­ral? B. C.: El po­pu­lis­mo es­tá en su dis­cur­so, y de­cir lo que la gen­te quie­re es­cu­char sin mo­jar­te tie­ne mu­cho que ver con la am­bi­güe­dad. Pe­ro la cam­pa­ña se la es­tán ha­cien­do el res­to de par­ti­dos. Esa se­rá la clave pa­ra que lo pe­ten.

JUAS, JUAS… Bor­ja Co­bea­ga con ca­mi­sa de lino de cue­llo cu­bano H&M, va­que­ros de cor­te re­la­ja­do G-star RAW, de­por­ti­vas ne­gras Ni­ke y ga­fas de pas­ta Guc­ci.

EN LA VER­SIÓN TA­BLET, CO­BEA­GA TE EX­PLI­CA CÓ­MO USAR TINDER EN EUS­KA­DI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.