DÍA DEL PA­DRE Re­ga­los

pa­ra ese ti­po tan es­pe­cial.

GQ (Spain) - - Sumario -

Si hay al­go que co­noz­co muy bien es ese ras­go co­mún que com­par­ten los dé­bi­les: es­tán ob­se­sio­na­dos con la idea de la sa­tis­fac­ción. Esos hom­bres y mu­je­res ac­túan como cuer­vos atraí­dos por to­do lo que bri­lla". Es­ta re­fle­xión de la no­ve­la Gal­ves­ton , es­cri­ta por Nic Piz­zo­lat­to –crea­dor de la se­rie True De­tec­ti­ve –, des­cri­be muy bien la per­so­na­li­dad de cier­tos ac­to­res de Holly­wood. Esos que so­lo triun­fan a gol­pe de block­bus­ter y vi­ven au­tén­ti­cos epi­so­dios de pá­ni­co si la in­dus­tria los tie­ne en bar­be­cho. No es el ca­so de Co­lin Fa­rrell (Du­blín, 1976), un in­tér­pre­te in­co­rrup­ti­ble que, en sus 15 años de ca­rre­ra, se ha ga­na­do a pul­so ser in­clui­do en otra ca­te­go­ría muy di­fe­ren­te de hom­bres: la de los ti­pos du­ros y ho­nes­tos.

Piz­zo­lat­to aca­ba de fi­char­lo pa­ra la se­gun­da tem­po­ra­da de True De­tec­ti­ve –el es­treno es­tá pre­vis­to pa­ra el ve­rano–, en la que da­rá vida a un de­fen­sor del or­den in­ta­cha­ble que so­bre­vi­ve ba­jo el yu­go de un co­mi­sa­rio ma­fio­so. Quien sal­tó a la fa­ma por dar el pe­go como chico ma­lo tra­ba­ja hoy en pa­pe­les que se avie­nen a su ver­da­de­ro ca­rác­ter, el de ti­po ín­te­gro. Un ras­go que Dol­ce & Gab­ba­na ha que­ri­do iden­ti­fi­car con su nue­va fra­gan­cia, In­ten­so. Ha­bla­mos con Fa­rrell pa­ra co­no­cer su in­cur­sión en las li­des aro­má­ti­cas y des­cu­brir qué pien­sa so­bre el éxi­to aho­ra que bor­dea la cua­ren­te­na.

CA­MA­LEÓN HU­MANO

La gra­cia de es­te ac­tor se fun­da­men­ta en su fuer­te ca­pa­ci­dad pa­ra in­ter­pre­tar de igual for­ma a un bus­ca­rrui­dos y a un dis­tin­gui­do no­ble. "El re­to de to­do hom­bre con­sis­te en apren­der a con­ci­liar su fuer­za in­te­rior con su la­do más sen­si­ble. A ve­ces so­mos bru­tos, a ve­ces vul­ne­ra­bles. Se tra­ta de una dua­li­dad ba­sa­da en los con­tras­tes, no en las con­tra­dic­cio­nes", ase­gu­ra. La idea en­ca­ja tan­to en su for­ma de ver el ci­ne como la pro­pia vida. Es­te hi­jo de fut­bo­lis­ta se for­mó en Ir­lan­da y de­bu­tó en Reino Uni­do. De allí sal­tó a Holly­wood, don­de se cur­tió en tí­tu­los como Ti­ger­land o La gue­rra de Hart . Fue la pe­lí­cu­la Mi­no­rity Report la que le abrió las puer­tas de la fa­ma. Más tar­de lle­ga­ron Ale­jan­dro Magno , El sue­ño de Ca­san­dra o Es­con­di­dos en Bru­jas , en la que su pa­pel de gáns­ter ator­men­ta­do le pu­so en ban­de­ja el Glo­bo de Oro. Ha­ce po­co es­tre­nó La se­ño­ri­ta Ju­lia , jun­to a Jes­si­ca Chas­tain.

Quie­nes lo co­no­cen po­nen en va­lor su es­fuer­zo a la ho­ra de sol­ven­tar cual­quier pa­pe­le­ta con ol­fa­to. Es un ac­tor do­ta­do pa­ra la me­ta­mor­fo­sis, con un gran ta­len­to pa­ra exu­dar gran­des do­sis de ver­dad. Y qui­zás en esa hon­ra­dez in­te­lec­tual en­con­tra­mos la fór­mu­la de su atrac­ti­vo. "La idea de la in­te­gri­dad va li­ga­da a la de la sin­ce­ri­dad, dos va­lo­res que desem­bo­can en la ele­gan­cia. To­do eso con­for­ma el mis­mo plan­tea­mien­to, al­go que po­dría re­su­mir­se en la im­por­tan­cia de tra­tar a los de­más de la mis­ma for­ma que que­re­mos que nos tra­ten a no­so­tros", ex­pli­ca.

De as­pec­to re­cio y ex­tre­ma­da­men­te cor­dial en las dis­tan­cias cor­tas, Fa­rrell es de esos pro­fe­sio­na­les del ci­ne que se rin­den a su ins­tin­to y acu­den rau­dos a la lla­ma­da del des­tino sin im­por­tar­les los pre­mios que se ne­go­cian en los con­tra­tos o el nú­me­ro de es­pec­ta­do­res que los ve­rán se­gún la dis­tri­bu­ción. De es­ta for­ma el des­ca­la­bro emo­cio­nal se man­tie­ne le­jos. Son ca­pa­ces de so­por­tar que el oto­ño les des­nu­de y el in­vierno los de­je ti­ri­tan­do, pe­ro sa­ben que la pri­ma­ve­ra les lle­na­rá de flo­res. Al fin y al ca­bo, la vida no se pla­nea, sim­ple­men-

"La idea de la in­te­gri­dad va li­ga­da a la de la sin­ce­ri­dad, dos va­lo­res que desem­bo­can en la ele­gan­cia"

te apa­re­ce. Y el guión del ar­tis­ta ir­lan­dés in­di­ca que aho­ra le to­ca de­jar­se que­rer por Do­me­ni­co Dol­ce y Ste­fano Gab­ba­na, de quie­nes so­lo di­ce pa­la­bras al­ti­so­nan­tes. "Nos co­no­ci­mos ha­ce 14 años y siem­pre me han de­mos­tra­do una ge­ne­ro­si­dad bár­ba­ra. Creo en su tra­ba­jo, siem­pre apa­sio­na­do, y en la res­pon­sa­bi­li­dad que com­por­ta re­pre­sen­tar­lo", sub­ra­ya Fa­rrell.

QUIÉN DI­JO MIE­DO

La fa­ma y las obli­ga­cio­nes que con­lle­va ex­po­ner­se a la opi­nión pú­bli­ca son cues­tio­nes que tra­ta de afron­tar con de­por­ti­vi­dad –y un po­co de so­ber­bia–. "Es­toy de­ma­sia­do ocu­pa­do pre­pa­ran­do el al­muer­zo que mi hi­jo lle­va­rá al co­le­gio", di­ce. No le qui­ta el sue­ño el ro­sa­rio de vul­ne­ra­cio­nes que úl­ti­ma­men­te su­fren los ac­to­res de Holly­wood, como la fil­tra­ción de imá­ge­nes pri­va­das del pa­sa­do año o la im­pu­ni­dad con la que al­gu­nos usua­rios de re­des so­cia­les ac­túan. "Cla­ro que son co­sas des­pre­cia­bles, pe­ro yo vi­vo sin mie­do y no ten­go na­da que es­con­der. Pre­fie­ro cen­trar­me en las mun­da­ni­da­des del día a día", ex­pli­ca. Sin em­bar­go, pre­fie­re de­jar cla­ra su pos­tu­ra y evi­ta la equi­dis­tan­cia. "Que al­guien arre­ba­te al­go a una per­so­na sin su con­sen­ti­mien­to me­re­ce ser ti­pi­fi­ca­do como un de­li­to", di­ce. Se re­fie­re al Ce­leb­ga­te . "Ro­bar imá­ge­nes pri­va­das cons­ti­tu­ye una gra­ve vio­la­ción de la in­ti­mi­dad de las per­so­nas. Y en es­to van a por ellas [las mu­je­res], por­que no les in­tere­sa el pe­ne de un ac­tor. To­do eso con­vier­te el asun­to en al­go más des­agra­da­ble si ca­be".

Di­cen que la me­jor ma­ne­ra de afron­tar las ad­ver­si­da­des y man­te­ner el co­co a ra­ya es ha­cer lo que a uno le pla­ce. Y Co­lin Fa­rrell ahí an­da. El bi­go­te que lu­ce en True De­tec­ti­ve ya se ha con­ver­ti­do en pas­to de me­mes, pe­ro hay al­go que los es­pec­ta­do­res nun­ca sa­brán: que, gra­cias a Dol­ce & Gab­ba­na, ese fu­lano del bi­go­te, ade­más, hue­le como Dios.

"El re­to de to­do hom­bre con­sis­te en con­ci­liar su fuer­za in­te­rior con su la­do más sen­si­ble. Es una dua­li­dad ba­sa­da en los con­tras­tes"

Las pie­dras vol­cá­ni­cas de la is­la ita­lia­na de Es­tróm­bo­li son el es­ce­na­rio de la cam­pa­ña, obra del fo­tó­gra­fo Mark Se­li­ger.

MA­RI­NE­RO EN TIE­RRA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.