Có­mo te va­mos a echar de me­nos, Betty Dra­per.

Va­mos a echar mu­chas co­sas de me­nos de Mad Men.pe­ro, so­bre to­do, a Betty Dra­per. He aquí la de­fen­sa más apa­sio­na­da de la ru­bia me­nos ama­da de la te­le­vi­sión.

GQ (Spain) - - Sumario -

Betty Dra­per (des­de su se­gun­do ma­tri­mo­nio, Fran­cis) no es el per­so­na­je más que­ri­do por los fans de Mad Men. Es un he­cho. Y es in­jus­to. Por­que si hay una mu­jer que me­re­ce que ti­re­mos nues­tras ame­ri­ca­nas a su pa­so pa­ra que sus za­pa­tos no en­tren en con­tac­to con la su­cie­dad que hay en el mun­do, es ella.

"Creo que Betty lu­cha du­ra­men­te pa­ra con­se­guir una vi­da me­jor, pa­ra que su ma­tri­mo­nio fun­cio­ne, y me pa­re­ce hi­pó­cri­ta que el pú­bli­co la odie cuan­do tie­ne un des­liz. Por­que Don los tie­ne to­do el pu­to ra­to", la de­fien­de Ja­nuary Jo­nes, la ac­triz que ha en­car­na­do du­ran­te sie­te tem­po­ra­das a es­ta mo­de­lo-mu­jer-flo­re­ro-lo­ca-pe­li­gro­sa y que es­ta primavera se des­pe­di­rá de ella (y de sus ves­ti­dos, sus con­tra­dic­cio­nes y sus tras­tor­nos ali­men­ti­cios) de­fi­ni­ti­va­men­te.

Pue­de que el mul­ti­pre­mia­do dra­ma de Matt Wei­ner lle­ve por tí­tu­lo Mad Men, pe­ro ni los hom­bres son unos hé­roes, ni son los más lo­cos de la se­rie. Más bien al con­tra­rio: fren­te a la ba­je­za mo­ral del elen­co mas­cu­lino (ma­qui­lla­da con im­po­lu­tos tra­jes a me­di­da, fa­tuas lu­chas cor­po­ra­ti­vas y es­po­rá­di­cos des­te­llos de ge­nia­li­dad), son las mu­je­res las que evo­lu­cio­nan, me­jo­ran y ven su cor­du­ra ame­na­za­da por una so­cie­dad en la que el po­der se me­día por la lon­gi­tud de los mi­si­les (nu­clea­res y fi­gu­ra­dos).

Tam­po­co es que las chi­cas de Mad Men sean unas san­tas. To­das tie­nen sus pe­ca­dos, pe­ro a la ma­yo­ría las re­di­men la ho­nes­ti­dad de sus sen­ti­mien­tos, su lu­cha por la igual­dad de opor­tu­ni­da­des o, sim­ple­men­te, su ne­ce­si­dad de so­bre­vi­vir.

Pe­ro las ofen­sas de Betty se mi­den con otro ra­se­ro. La for­ma en la que edu­ca a sus hi­jos, su men­ta­li­dad in­to­le­ran­te, el uso que ha­ce de la se­xua­li­dad pa­ra con­se­guir sus ob­je­ti­vos o la irra­cio­na­li­dad de sus de­ci­sio­nes han si­do ob­je­to de las crí­ti­cas más crue­les y los opro­bios más en­car­ni­za­dos. A ella, que es muy guapa, le ha to­ca­do bai­lar con la más fea y col­gar­se el sam­be­ni­to de girl you lo­ve to ha­te.

"Betty re­pre­sen­ta a esa mu­jer fría que da ra­bia a los de­más por­que pa­re­ce in­to­ca­ble. Es co­mo si na­da le afec­ta­se. La ven co­mo la chi­ca po­pu­lar del ins­ti­tu­to que se de­di­ca a des­tro­zar la vi­da a los de­más", ex­pli­ca Jo­nes.

Sin em­bar­go, su in­di­fe­ren­cia no es más que una fa­cha­da, una ar­ma­du­ra pa­ra li­diar con la reali­dad de que hi­zo to­do lo que se es­pe­ra­ba de ella y no ha ob­te­ni­do la re­com­pen­sa que me­re­cía, pa­ra afron­tar que nun­ca re­cu­pe­ra­rá la fe­li­ci­dad inocen­te de su ju­ven­tud, pa­ra di­ge­rir que to­do su pro­yec­to vi­tal es­ta­ba cons­trui­do so­bre una men­ti­ra. "Es­tá ro­ta por den­tro. Por eso la amo", sen­ten­cia Jo­nes.

Y no­so­tros tam­bién. Por­que en las sie­te tem­po­ra­das de Mad Men Betty ha si­do la que más WTF nos ha arran­ca­do, un per­so­na­je con una agen­da más se­cre­ta que el pro­gra­ma es­pa­cial de la ex­tin­ta URSS, una pi­ña­ta car­ga­da con ni­tro­gli­ce­ri­na. "Betty vi­ve en una épo­ca en la que no pue­de ex­pre­sar lo que sien­te. En­ton­ces ex­plo­ta y se frus­tra tan­to que aca­ba ha­cien­do co­sas ra­ras", acla­ra la ac­triz de He­cla, Da­ko­ta del Sur.

A di­fe­ren­cia de los hom­bres de la se­rie, Betty no ha­ce las co­sas por­que quie­re, sino por­que hay que ha­cer­las. Por­que en la vi­da se pre­sen­tan oca­sio­nes en las que es ne­ce­sa­rio en­cen­der­se un ci­ga­rro, co­ger un fu­sil y car­gar­se las pa­lo­mas de tu ve­cino. O de­cir­le a tu hi­jo que si es­tá abu­rri­do pue­de gol­pear­se la ca­be­za con­tra la pa­red. O tra­se­gar­se una do­ce­na de gin gim­lets pa­ra man­te­ner a flo­te la vi­da fa­mi­liar. No se tra­ta de ra­bie­tas de ni­ña mal­cria­da, sino de ur­gen­cias de mu­jer de­ses­pe­ra­da.

Por úl­ti­mo, lo que ha­ce a Betty un per­so­na­je gi­gan­te co­mo el ma­le­te­ro de un Buick Le­sa­bre es la gue­rra que li­bra con­tra el gé­ne­ro mas­cu­lino con la es­pe­ran­za de que ca­da pe­que­ña vic­to­ria (acos­tar­se con un ex­tra­ño por des­pe­cho, flir­tear con unos ita­lia­nos pa­ra con­se­guir la aten­ción de su pa­re­ja, com­pa­de­cer a la pro­me­ti­da de su ex­ma­ri­do des­pués de te­ner se­xo con él…) aca­be con­for­man­do una ven­gan­za de di­men­sio­nes épi­cas. Y lo me­jor de to­do es que no lo ha­ce por to­das esas mu­je­res que su­fren las con­se­cuen­cias de una so­cie­dad ma­chis­ta: es­to es pu­ra y sim­ple­men­te per­so­nal. Ella con­tra to­dos.

Si eres ca­paz de en­ten­der es­to, y amar­la co­mo es, en­ton­ces echa­rás de me­nos a Betty cuan­do el pró­xi­mo 17 de ma­yo se emi­ta el úl­ti­mo epi­so­dio de Mad Men . Nos que­da el con­sue­lo de que, al me­nos, po­de­mos se­guir vien­do a Ja­nuary Jo­nes en la co­me­dia de cien­cia fic­ción The Last Man on Earth. O, co­mo ha­cía la ex­se­ño­ra Dra­per, fan­ta­sear con ella cuan­do la la­va­do­ra se pon­ga a cen­tri­fu­gar.

LA ETER­NA IN­FE­LIZ Pue­de que Betty Dra­per nun­ca con­si­ga ser fe­liz, pe­ro Ja­nuary Jo­nes pro­me­te dar­nos mu­chas ale­grías.

POR IA­GO DA­VI­LA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.