La edu­ca­ción se trae de ca­sa

GQ (Spain) - - La_Carta Del Director - @da­nie­len­trial­go DA­NIEL EN­TRIAL­GO Di­rec­tor de GQ

SON ESOS MAN­TRAS FA­MI­LIA­RES que uno se acos­tum­bra a es­cu­char de pe­que­ño en ca­sa y que un día –mu­chos años des­pués– se sor­pren­de re­pi­tien­do de for­ma au­to­má­ti­ca, co­mo un eco eterno del pa­sa­do, sin sa­ber muy bien có­mo de­mo­nios han lle­ga­do a ins­ta­lar­se en el dis­co du­ro de la ca­be­za. Fra­ses del es­ti­lo: "Cuan­do seas pa­dre, co­me­rás hue­vos"; "Dios te ha cas­ti­ga­do y con pa­lo" o el clá­si­co in­mor­tal "y si tu ami­go se ti­ra por la ven­ta­na, ¿tú tam­bién te ti­ras?". Cuan­do era ni­ño, mi ma­dre me de­cía mu­cho eso de "hi­jo, la edu­ca­ción se trae de ca­sa", una es­pe­cie de fra­se he­cha que en­ton­ces no sa­bía muy bien a qué se re­fe­ría exac­ta­men­te y de la que aho­ra me he he­cho su­per­fan. Su­pon­go que lo que que­ría trans­mi­tir­me es que hay cier­tos usos so­cia­les –cos­tum­bres o bue­nas ma­ne­ras– que o se apren­den (y aprehen­den) de pe­que­ño o ya di­fí­cil­men­te uno pue­de in­cor­po­rar­las a su mochila de há­bi­tos de adul­to. Co­sas ta­les co­mo abrir­le la puer­ta del por­tal a la gen­te que va car­ga­da con pe­sa­das bol­sas de la com­pra, le­van­tar el pa­ra­guas los días de llu­via al cru­zar­se con al­guien pa­ra no dar­le con las va­ri­llas en los ojos u ofre­cer un chi­cle a la per­so­na que es­tá con­ti­go si jus­to sa­cas un pa­que­te del bol­si­llo. Te sa­len o no te sa­len. Se traen de ca­sa.

Re­cuer­do que a mi pa­dre le sa­ca­ba de qui­cio que al­guien lla­ma­ra por te­lé­fono a nues­tra ca­sa a la ho­ra de co­mer. Le pa­re­cía el súm­mum de la ma­la edu­ca­ción ha­cer le­van­tar a al­guien de la me­sa jus­to en el mo­men­to en que va a mo­jar con pan unos cru­jien­tes hue­vos fri­tos. A ve­ces eran los no­vios de mis her­ma­nas y otras al­gún ami­go pa­ra sa­lir por la tar­de. Hoy en día, sin em­bar­go, las co­sas han cam­bia­do tan­to que ya no so­lo na­die te­le­fo­nea a un fi­jo a nin­gu­na ho­ra (so­lo los te­le­co­mer­cia­les) sino que in­clu­so ni los no­vios se mo­les­tan en ha­blar por el mó­vil pa­ra que­dar a to­mar al­go. Les bas­ta con en­viar un bre­ve men­sa­je re­ple­to de abre­via­tu­ras o –lo que es peor– una sim­ple ris­tra de emo­jis (co­pa de cer­ve­za + fla­men­ca bai­lan­do + emo­ji gui­ñan­do un ojo).

Las úl­ti­mas tec­no­lo­gías y es­te uni­ver­so 2.0 tan ex­tra­ño –co­mo aquel Mun­do ra­ro que can­ta­ba la ran­che­ra– nos desafía cons­tan­te­men­te con una nue­va se­rie de usos so­cia­les y si­tua­cio­nes di­gi­ta­les pa­ra las que no exis­te un ma­nual de eti­que­ta co­mún­men­te acep­ta­do y a las que na­die nos ha en­se­ña­do có­mo en­fren­tar­nos. A mí, por ejem­plo, me cues­ta un mon­tón sa­ber cuán­do y có­mo se aca­ba una con­ver­sa­ción por What­sapp. Ya has di­cho to­do lo que te­nías que de­cir y no se te ocu­rre na­da más, pe­ro arri­ba si­gues vien­do el "en lí­nea". Y nin­guno de los dos es­cri­be na­da. ¿Có­mo se cuel­ga en What­sapp sin pa­re­cer bor­de…? Creo que voy a uti­li­zar el mis­mo re­cur­so pa­ra des­pe­dir­me de es­ta car­ta que ya se aca­ba y que tam­po­co sé có­mo ter­mi­nar.

–Bueno, os de­jo, que es­toy en­tran­do en un si­tio y me voy a que­dar sin co­ber­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.