Tó­pi­cos se­xis­tas ... ¿o de­ter­mi­nis­mo bio­ló­gi­co?

¿Y si exis­tie­ra una ex­pli­ca­ción científica pa­ra esos ras­gos de ma­cho al­fa­que tan­to nos cri­ti­can ellas? Lo sen­ti­mos, chi­cas, no es cul­pa nues­tra. La na­tu­ra­le­za nos hi­zo así.

GQ (Spain) - - Ciencia - POR DA­VID LÓ­PEZ

Sí, cier­to, la gue­rra de se­xos qui­zá no es­té aun su­pe­ra­da. Pro­ba­ble­men­te no sea si­quie­ra una gue­rra, por­que nun­ca ha­brá un ven­ce­dor. Y ya has­ta Pi­xar se cue­la en el cam­po de ba­ta­lla en su úl­ti­ma pe­lí­cu­la, In­si­de Out, que se es­tre­na­rá el pró­xi­mo ve­rano y que se in­tro­du­ce en los ce­re­bros de los hom­bres y las mu­je­res pa­ra per­pe­tuar los es­te­reo­ti­pos (bus­ca el trái­ler en Goo­gle…). Pe­ro, ¿y si no lo son? Es de­cir, ¿y si esos tó­pi­cos tie­nen un fun­da­men­to bio­ló­gi­co, una ba­se científica, que los ex­pli­ca? En GQ ya he­mos su­pe­ra­do a Char­les Dar­win quien, aun­que des­de ado­les­cen­te fue­se un pro­di­gio, se equi­vo­có cuan­do di­jo que las mu­je­res eran in­fe­rio­res. No­so­tros no que­re­mos combatir en esa gue­rra de se­xos, tan re­cu­rren­te des­de las no­ches de co­pas has­ta los pro­gra­mas cas­po­sos de te­le­vi­sión o al­gu­nos mo­nó­lo­gos de tea­tro. Pe­ro sí que­re­mos reivin­di­car nues­tro de­ter­mi­nis­mo bio­ló­gi­co y de­fen­der que si so­mos co­mo so­mos no es por elec­ción pro­pia, sino por­que nues­tra na­tu­ra­le­za nos ha he­cho así. Y pa­ra ello he­mos re­cu­rri­do, cla­ro, a los cien­tí­fi­cos y a sus es­tu­dios. Pe­ro a los de ver­dad. No a los de las mar­cas de cham­pú que di­cen que los hom­bres las pre­fie­ren ru­bias o que las mu­je­res se fi­jan an­tes en los ojos. Por­que, co­mo de­cía tan bien Jessica Rab­bit, no so­mos ma­los, es que nos han pin­ta­do así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.