TE­TAS (GRAN­DES); NO SOY YO, CA­RI, SO­MOS NO­SO­TROS

GQ (Spain) - - Ciencia -

Sí, es­tá cla­ro, nos gustan las te­tas. Pe­ro es así por­que nues­tro ce­re­bro ha evo­lu­cio­na­do pa­ra ello. En el pa­sa­do se desa­rro­lla­ron nues­tras co­ne­xio­nes neu­ro­na­les pa­ra que nos gus­ta­ran y po­der for­ta­le­cer el víncu­lo en­tre ma­dre e hi­jo du­ran­te el pe­rio­do de lac­tan­cia. Pe­ro se­gún he­mos evo­lu­cio­na­do, co­mo ex­pli­ca el ex­per­to Larry Young, de la Uni­ver­si­dad de Emory, en Atlan­ta, esas co­ne­xio­nes se han adap­ta­do pa­ra que el la­zo que se es­tre­che no sea el de ma­dre y cría, sino el de las pa­re­jas. He­mos des­cu­bier­to que los se­nos son una fuen­te de pla­cer pa­ra la mu­jer y que es­ti­mu­lar­los me­jo­ra las re­la­cio­nes se­xua­les en la pa­re­ja. ¿Por qué so­lo pa­sa en los hu­ma­nos? Por­que he­mos evo­lu­cio­na­do, nor­mal­men­te, ha­cia la mo­no­ga­mia y por­que co­pu­la­mos, tam­bién nor­mal­men­te, ca­ra a ca­ra, lo que fa­ci­li­ta que se pue­da pro­du­cir esa es­ti­mu­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.