Có­mo llegaron los 'emo­jis' al res­to del mun­do

GQ (Spain) - - Reportajes -

El cul­pa­ble de que hoy me­dio pla­ne­ta uti­li­ce emo­jis fue uno de los gran­des maes­tros con­tem­po­rá­neos de la do­mi­na­ción glo­bal: Ste­ve Jobs. En su pri­mer via­je pa­ra pro­mo­cio­nar el ipho­ne en Ja­pón, el fun­da­dor de Ap­ple se en­con­tró con que un mer­ca­do de 80 mi­llo­nes de con­su­mi­do­res le da­ba la es­pal­da por­que su in­no­va­dor dis­po­si­ti­vo no lo era tan­to en un país don­de la te­le­fo­nía mó­vil es­ta­ba mu­cho más desa­rro­lla­da que en Oc­ci­den­te. Sin em­bar­go, el to­do­po­de­ro­so Jobs con­si­guió un acuer­do de dis­tri­bu­ción con el ope­ra­dor lo­cal Soft­bank a cam­bio de que el si­guien­te mo­de­lo de ipho­ne in­clu­ye­ra emo­jis. Esa es la ra­zón de que Ap­ple desa­rro­lla­ra su ver­sión de es­tos ca­rac­te­res y de que hoy pue­das uti­li­zar­los pa­ra ador­nar tus men­sa­jes, tuits y co­rreos elec­tró­ni­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.