Con­du­cir sue­ños

LUCA NA­PO­LI­TANO, DI­REC­TOR DE FIAT EMEA (EU­RO­PA, ORIEN­TE ME­DIO Y ÁFRI­CA)

GQ (Spain) - - Tormenta De Ideas - POR PA­LO­MA LEYRA

Cuan­do Luca Na­po­li­tano (Ro­ma, 1968) te­nía ape­nas 18 años, su pa­dre le en­se­ñó a con­du­cir. Él, mi­ran­do el lo­go del vo­lan­te le pre­gun­tó: "¿Pa­pá, ¿qué sig­ni­fi­ca Fiat?". Es­te le con­tes­tó: "Fab­bri­ca Ita­lia­na Au­to­mo­bi­li Torino". Hoy aque­llo le pa­re­ce una pre­mo­ni­ción, por­que ya lle­va 14 años en la com­pa­ñía que des­de ha­ce unos me­ses in­te­gra al mí­ti­co fa­bri­can­te ita­liano y a Chrys­ler. Él, que ha si­do res­pon­sa­ble de FCA en Es­pa­ña du­ran­te los úl­ti­mos tres años, aca­ba de ser nom­bra­do di­rec­tor de la mar­ca Fiat pa­ra Eu­ro­pa, Áfri­ca y Orien­te Me­dio. Pa­re­ce que es­te ha si­do un gran año.

GQ: ¿Cuál fue tu pri­mer co­che? LUCA NA­PO­LI­TANO: : Un Al­fa Romeo. GQ: No es­tá mal… L. N.: Era de se­gun­da mano… Siem­pre he si­do un apa­sio­na­do de los co­ches; de ni­ño me pa­sa­ba ho­ras y ho­ras di­bu­ján­do­los, y ade­más a mí me gus­ta con­du­cir to­do: co­ches, mo­tos, trac­to­res, ca­mio­nes, bar­cos… lo que ten­ga un mo­tor, una co­rrea de dis­tri­bu­ción y un cam­bio, a ser po­si­ble ma­nual. Los co­ches han mar­ca­do to­das las eta­pas de mi vi­da. Y mi­ra, aho­ra es una par­te fun­da­men­tal de mi tra­ba­jo. GQ: En Es­pa­ña, ¿con­du­ci­mos bien? L. N.: Creo que aquí hay una enor­me cul­tu­ra au­to­mo­vi­lís­ti­ca, y un gran res­pe­to de las nor­mas, y eso es re­sul­ta­do de un tra­ba­jo bien he­cho du­ran­te mu­chos años en cuan­to a cul­tu­ra de la au­to­mo­ción que nos da se­gu­ri­dad a no­so­tros y a nues­tros hi­jos. Creo que se con­du­ce bien. GQ: Lle­gas­te aquí en 2012. ¿Qué ba­lan­ce ha­ces de es­tos años? L. N.: Muy po­si­ti­vo, aun­que ya tra­ba­jé en Es­pa­ña en 2007. Mi ter­ce­ra hi­ja na­ció en Ma­drid y es un país que sien­to co­mo mi se­gun­da ca­sa. Pe­ro en cuan­to a mi tra­ba­jo, el ba­lan­ce ha si­do muy bueno, lle­ga­mos muy pre­pa­ra­dos des­pués de cam­bios im­por­tan­tes en nues­tra com­pa­ñía, pe­ro

Es­te ita­liano que ama con­du­cir ha si­do has­ta aho­ra el res­pon­sa­ble del gru­po Fiat-chrys­ler Automobiles (FCA) en Es­pa­ña y sa­be que el va­lor es el ver­da­de­ro mo­tor en tiem­po de cri­sis.

so­bre to­do, lis­tos pa­ra su­pe­rar la cri­sis y cre­cer. Y en eso se­gui­mos: nues­tro gru­po aca­ba de pre­sen­tar su plan de pro­duc­to pa­ra los pró­xi­mos tres años, he­mos anun­cia­do la lle­ga­da de 30 nue­vos pro­duc­tos con una in­ver­sión de más de 50.000 mi­llo­nes de eu­ros. Lle­gar pre­pa­ra­dos pa­ra es­te mo­men­to era par­te fun­da­men­tal de nues­tro tra­ba­jo. GQ: Y del es­pa­ñol, ¿qué has apren­di­do? L. N.: ¿Apar­te del Rio­ja y el pa­ta ne­gra? [Ri­sas]… Pues lo que más he apre­cia­do en es­tos años es la per­se­ve­ran­cia y la cons­tan­cia de los es­pa­ño­les en su tra­ba­jo y en su pro­pio re­co­rri­do. Es­ta ha si­do pro­ba­ble­men­te una de las co­sas que más ha­ya pro­yec­ta­do fue­ra y me­re­ce la pe­na des­ta­car­lo. GQ: FCA es aho­ra el sép­ti­mo fa­bri­can­te de au­to­mó­vi­les del mun­do. ¿Con­ser­va­rá su esen­cia ita­lia­na? L. N.: Fiat es una em­pre­sa con más de un si­glo que quie­re man­te­ner su he­ren­cia ita­lia­na y que pre­ci­sa­men­te so­bre ella desa­rro­lla sus pro­duc­tos y for­ta­le­zas. Al mis­mo tiem­po la em­pre­sa ha cam­bia­do mu­cho a lo lar­go de es­tos años, es­pe­cial­men­te en los úl­ti­mos diez: aho­ra po­de­mos ha­blar de au­to­mo­ción en Eu­ro­pa, pe­ro tam­bién so­mos lí­de­res en Su­da­mé­ri­ca, es­ta­mos abrien­do nue­vos mer­ca­do en Asia Pa­cí­fi­co, te­ne­mos una joint ven­tu­re en Ru­sia, fa­bri­ca­mos ca­mio­nes , ma­qui­na­ria agrí­co­la… Así que des­pués de 100 años po­de­mos de­cir que so­mos una em­pre­sa glo­bal, con dos al­mas: una tí­pi­ca­men­te ita­lia­na y otra que mi­ra al res­to del mun­do. GQ: ¿Có­mo se­rá el co­che del fu­tu­ro? L. N.: Lo úni­co que sé es que los pró­xi­mos diez años se­rán mu­cho mas rá­pi­dos que los úl­ti­mos 30. Y se­gu­ra­men­te uno de los cam­bios im­por­tan­tes de la si­guien­te dé­ca­da ten­drá que ver con los com­bus­ti­bles al­ter­na­ti­vos. Por dos ra­zo­nes: pri­me­ro por­que la gen­te es­tá mu­cho más aten­ta que an­tes al im­pac­to am­bien­tal, ade­más de que mu­chos go­bier­nos apo­ya­rán es­tas ini­cia­ti­vas. Y se­gun­do, por­que mu­chas ciu­da­des li­mi­ta­rán el ac­ce­so a vehícu­los que su­peren de­ter­mi­na­dos ni­ve­les. Den­tro del gru­po es­to en­ca­ja muy bien por­que Fiat ha si­do nom­bra­da seis años con­se­cu­ti­vos por par­te del con­sul­tor Ja­to Dy­na­mics co­mo la mar­ca más eco­ló­gi­ca de Eu­ro­pa. GQ: ¿Un co­che nos da una idea de có­mo es quien lo con­du­ce? L. N.: Un co­che te da la idea de la per­so­na que eres, pe­ro aun mas, de la que te gus­ta­ría ser. Por ejem­plo, quien lle­va un Jeep Wran­gler quie­re dar la im­pre­sión de ser un aven­tu­re­ro; quien con­du­ce un Al­fa Romeo Giu­liet­ta quie­re dar la im­pre­sión de te­ner pa­sión y co­ra­zón; quien lle­va un Lan­cia da la ima­gen de ser al­guien que se preo­cu­pa mu­cho por su fa­mi­lia, y quien tie­ne un Fiat 500, se­gu­ra­men­te, que tie­ne es­ti­lo. GQ: ¿Y cuál es el tu­yo? L. N.: Yo con­duz­co un Jeep Wran­gler se­gu­ra­men­te por­que quie­ro dar la im­pre­sión de ser más jo­ven. GQ: ¿Por qué cuan­do con­du­ci­mos un co­che nue­vo nos sen­ti­mos co­mo ni­ños? L. N.: Un co­che, de­pen­dien­do de tu ca­rác­ter, te da la sen­sa­ción de po­der lar­gar­te en cual­quier mo­men­to, y tam­bién de lle­gar a cual­quier­si­tio;tea­yu­daaha­cer­las­dos­co­sas, pe­ro so­bre to­do te per­mi­te so­ñar con ello. Y cuan­do sue­ñas te sien­tes co­mo un ni­ño. GQ: Ha­blan­do de ni­ños… ¿có­mo les ex­pli­cas a tus hi­jas en qué con­sis­te tu tra­ba­jo? L. N.: A ellas les di­go que ven­do co­ches. Eso sí, mu­chos co­ches.

"Des­pués de más de 100 años, so­mos una em­pre­sa glo­bal con dos al­mas: una tí­pi­ca­men­te ita­lia­na y otra que mi­ra al res­to del mun­do"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.