La 'Caí­na'

GQ (Spain) - - Firmas - gam­be­teo por Mon­te­ro Glez - NO­VE­LIS­TA Y ES­CRI­TOR

La co­caí­na y el fút­bol tie­nen una re­la­ción pon­ga­mos que te­rri­to­rial en La­ti­noa­mé­ri­ca. Sin des­pis­tar­nos mu­cho, los már­ge­nes de Me­de­llín fue­ron el te­rri­to­rio don­de Pa­blo Es­co­bar edi­fi­có es­ta­dios. Se cuen­ta que el ca­po vi­vía en­tre­ga­do al fút­bol de tal ma­ne­ra que in­ter­ve­nía de pri­me­ra mano gra­ti­fi­can­do a los ju­ga­do­res por sus go­les. No es de ex­tra­ñar. Pa­ra un hom­bre de­di­ca­do al tra­pi­co­mo Pa­blo Es­co­bar, el fút­bol sig­ni­fi­ca­ba la po­si­bi­li­dad, no so­lo de un la­va­do de ima­gen, sino de la­var di­ne­ro ne­gro. Vo­tos en el mer­ca­do in­vi­si­ble de la go­ber­na­bi­li­dad de las cloa­cas y di­ne­ro de­cla­ra­do hon­ra­da­men­te. Mien­tras tan­to, el jue­go su­cio y las vo­ces del cri­men pre­gun­ta­ban a los ár­bi­tros: "¿Pla­ta o plo­mo?". Así cual­quie­ra se lo pien­sa.

En La­ti­noa­mé­ri­ca hay una re­la­ción es­tre­cha en­tre el fút­bol y la far­la, don­de las vi­das se cru­zan con los re­sul­ta­dos. Pa­blo Es­co­bar em­pleó su vi­da en mar­car una épo­ca pa­ra Co­lom­bia. Sus do­na­cio­nes mi­llo­na­rias, la cons­truc­ción de es­pa­cios de­por­ti­vos, la de­ma­go­gia ma­te­ria­li­za­da en di­ne­ro que de­ja atrás la otra de­ma­go­gia, la de los po­lí­ti­cos, hi­zo de Pa­blo Es­co­bar un hom­bre res­pe­ta­ble en­tre los ha­bi­tan­tes seg­men­ta­dos de los ba­rrios más po­bres. Hie­rro y ce­men­to que en­mas­ca­ran el ver­da­de­ro ma­te­rial de pol­vo blan­co con el que se hi­cie­ron los sue­ños de Co­lom­bia.

Co­mo es de es­pe­rar en es­tos ca­sos, Ma­ra­do­na y Pa­blo Es­co­bar se co­no­cie­ron a la fuer­za. Tal y co­mo es­ta­ba el asun­to plan­tea­do, no re­sul­tó di­fí­cil que Ma­ra­do­na acep­ta­se la in­vi­ta­ción de Pa­blo Es­co­bar pa­ra ju­gar un par­ti­do de fút­bol don­de el ca­po re­si­día. Se tra­ta­ba de un pre­si­dio lla­ma­do La Catedral que era de su pro­pie­dad y don­de se lo ha­cía de pre­so del go­bierno. Ma­ra­do­na no po­día ne­gar­se, co­mo tam­po­co lo hi­zo Re­né Hi­gui­ta y otras fi­gu­ras por el es­ti­lo. El en­cuen­tro tu­vo lu­gar en el tru­llo con el mis­mí­si­mo Pa­blo Es­co­bar de de­lan­te­ro, ha­cien­do va­rios go­les. Qué re­me­dio. Des­pués del par­ti­do vino una fies­ta con dro­gas y mu­je­res don­de el al­cohol co­rría en cas­ca­da y el Dionisos la­ti­noa­me­ri­cano se re­en­car­na­ba en el fon­do de un ba­rri­le­te cós­mi­co. "En esa cár­cel ex­tra­va­gan­te es­tu­ve ro­dea­do de las mi­nas más lin­das que vi en mi vi­da", de­cla­ra­ría Ma­ra­do­na años des­pués cuan­do Pa­blo Es­co­bar ya era la ima­gen de un ca­dá­ver he­cho un co­la­dor so­bre un te­ja­do ro­jo de san­gre. Era el fi­nal de un hom­bre po­bre que as­pi­ra­ba a po­seer la co­di­cia de los hom­bres ri­cos.

Ape­nas dos años an­tes de que la ima­gen del ca­dá­ver de Pa­blo Es­co­bar apa­re­cie­ra en los no­ti­cia­rios de to­do el mun­do, tan so­lo dos años an­tes, ha­bía ocu­rri­do lo que aquí con­ta­mos. Fue a fi­na­les de 1991 cuan­do el Ba­rri­le­te Cós­mi­co es­ta­ba pa­gan­do con cre­ces la sus­pen­sión im­pues­ta por ex­ce­so de vi­cios. Era el ca­so más so­na­do de re­la­ción es­tre­cha en­tre el pol­vo blan­co y el es­pe­jo que Ma­ra­do­na uti­li­za­ba pa­ra po­ner­se de­lan­te. La po­lé­mi­ca la sir­vie­ron los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en to­dos los no­ti­cie­ros del mun­do, a la ho­ra del desa­yuno, de la co­mi­da y de la ce­na. To­da­vía no ha­bía lle­ga­do lo del brunch,que si no tam­bién.

Pa­re­ce ser que el pe­nal don­de es­ta­ba re­clui­do Pa­blo Es­co­bar es­ta­ba acor­do­na­do por mi­li­ta­res ar­ma­dos pa­ra dar sen­sa­ción de cár­cel de má­xi­ma se­gu­ri­dad. Cuan­do Ma­ra­do­na se vio a las puer­tas de tan si­nies­tro es­ta­dio, le vino un es­ca­lo­frío. No era pa­ra me­nos. Pe­ro lo me­jor vino des­pués del par­ti­do, cuan­do el de­lan­te­ro Pa­blo Es­co­bar le vino a Ma­ra­do­na con la ca­mi­se­ta su­da­da y un re­ca­do: "Aquí no hay con­trol an­ti­do­ping", di­jo el ca­po, muy se­rio él, y en­ton­ces em­pe­zó lo bueno. Un fies­tón que du­ró la no­che en­te­ra en­tre ba­rras co­lom­bia­nas y car­ne de ri­ca hem­bra.

La­ti­noa­mé­ri­ca y sus co­sas son ma­te­ria que aun sor­pren­den en Eu­ro­pa de­bi­do a la do­ble mo­ral del Vie­jo Con­ti­nen­te, el mis­mo des­de el que par­tían los bar­cos pa­ra lle­var nues­tros ex­ce­sos a los in­dí­ge­nas. Lo de­más es lle­var­se a en­ga­ño. Ya sa­be­mos que en Eu­ro­pa tam­bién se han da­do ca­sos de fut­bo­lis­tas co­cai­nó­ma­nos co­mo el del guar­da­me­ta ho­lan­dés Aerts o el de Adrián Mu­tu, que dio po­si­ti­vo y tu­vo que pa­gar un mul­ta­zo. No es que en la vie­ja Eu­ro­pa a al­gu­nos fut­bo­lis­tas no les ape­tez­ca, qué va; es que la san­ción pa­ra­li­za cual­quier mo­vi­mien­to in­ha­la­to­rio, por eso se an­dan con tan­to cui­da­do, de­jan­do que los de­dos se­ña­len La­ti­noa­mé­ri­ca co­mo te­rri­to­rio fies­te­ro. Lo úni­co que hay de cier­to es que Ma­ra­do­na es in­su­pe­ra­ble. No tie­ne pa­ran­gón. Su jue­go de­ja pe­que­ños a to­dos los de­más ju­ga­do­res.

"En La­ti­noa­mé­ri­ca hay una re­la­ción es­tre­cha en­tre el fút­bol y la 'far­la', don­de las vi­das se cru­zan con los re­sul­ta­dos"

La muer­te de­pa­blo Es­co­bar,de Fer­nan­do Bo­te­ro (1999), o có­mo una ba­la­ce­ra ter­mi­nó con la vi­da del narco más fa­mo­so de Co­lom­bia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.