El pe­rio­do azul de gas­pard ulliel

Es­tre­lla del ci­ne fran­cés, pa­ra al­gu­nos to­da­vía es el chi­co del anun­cio de CHA­NEL y Scor­se­se. Aho­ra re­pi­te con la fir­ma en el nue­vo spot­de Ja­mes Gray.

GQ (Spain) - - Cuidados GQ Belleza -

cuan­do vi­mos por pri­me­ra vez a Gas­pard Ulliel ba­jo la ba­tu­ta de Mar­tin Scor­se­se en el pri­mer anun­cio de Blue de Cha­nel, el ac­tor fran­cés to­da­vía era prác­ti­ca­men­te un desconocido a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Y eso que ve­nía de com­par­tir pan­ta­lla con Au­drey Tau­tou en Lar­go do­min­go de no­viaz­go (tra­ba­jo por el que ga­nó el Cé­sar al Me­jor ac­tor no­vel) y pro­ta­go­ni­zar des­pués Pa­ris je t'ai­me , Han­ni­bal, el ori­gen del mal o en­car­nar al mis­mí­si­mo Yves Saint Lau­rent en el bio­pic de Jé­ré­mie Re­nier. Pe­ro cin­co años des­pués de la cam­pa­ña in­ter­na­cio­nal que le dio a co­no­cer en to­do el pla­ne­ta, Ulliel re­pi­te con Cha­nel pa­ra Bleu Eau de Par­fum. A Scor­se­se le sus­ti­tu­ye en es­ta oca­sión Ja­mes Gray, di­rec­tor, en­tre otras de El sue­ño de Ellis o La no­che es nues­tra . GQ: Con Cha­nel has tra­ba­ja­do con dos di­rec­to­res muy dis­tin­tos, Mar­tin Scor­se­se y Ja­mes Gray. ¿Qué di­fe­ren­cias en­cuen­tras en­tre am­bos? GAS­PARD ULLIEL: No son tan dis­tin­tos. Am­bos se im­pli­can mu­cho en el pro­yec­to, aun­que es ver­dad que en el ca­so de Scor­se­se él tra­ba­ja siem­pre con su pro­pio equi­po, que sa­be per­fec­ta­men­te lo que quie­re. Él apa­re­ce so­lo pa­ra las to­mas fi­na­les, del res­to se en­car­ga su equi­po. Tie­ne otro es­ta­tus, aun­que re­cuer­do con ca­ri­ño los úl­ti­mos días de ro­da­je y las char­las que com­par­ti­mos. Con Gray, en cam­bio, fue di­fe­ren­te. Es un gran con­ta­dor de his­to­rias y es­ta­ba más pen­dien­te de to­do por­que, en su ca­so, no co­no­cía al equi­po. GQ: ¿Es­te ti­po de co­la­bo­ra­cio­nes con fir­mas in­ter­na­cio­na­les son be­ne­fi­cio­sas pa­ra la ca­rre­ra de un ac­tor? G. U.: Sí, cla­ro, pe­ro tie­nen su tram­pa. Sin­ce­ra­men­te, creo que la gen­te me co­no­ce más por el anun­cio de Cha­nel que por mi ca­rre­ra. Si lo mi­ras des­de un la­do po­si­ti­vo, al­gu­nas ve­ces la elec­ción de un ac­tor pa­ra un de­ter­mi­na­do pa­pel tie­ne que ver más con su no­to­rie­dad que con su tra­ba­jo, por eso pro­yec­tos co­mo es­te te pue­den ayu­dar. GQ: Pe­ro tú di­ces que no te sien­tes có­mo­do en Holly­wood. G. U.: El pro­ble­ma es que no tie­ne mu­cho que ver con la in­dus­tria fran­ce­sa. Cuan­do es­tás allí te das cuen­ta de lo gran­de que es y sien­tes que em­pie­zas de ce­ro, co­mo si to­do lo que hu­bie­ras he­cho an­tes no sir­vie­ra pa­ra na­da. Tie­nes que apren­der a lle­var­lo, pe­ro no re­nie­go de Holly­wood. Me en­can­ta­ría ir allí. Es una de las in­dus­trias más im­por­tan­tes, con los me­jo­res pro­yec­tos y di­rec­to­res. To­do de­pen­de del pre­cio que ha­ya que pa­gar. No quie­ro ha­cer cual­quier per­so­na­je. GQ: ¿Y de­lan­te de un fo­tó­gra­fo pa­ra la cam­pa­ña de pu­bli­ci­dad? G. U.: Siem­pre me he sen­ti­do muy a gus­to con las fo­tos. Co­noz­co mu­chos com­pa­ñe­ros que lo odian, pe­ro pa­ra mí es al­go na­tu­ral. Es co­mo un jue­go: si en el ci­ne te ol­vi­das de la cá­ma­ra y co­nec­tas con la es­ce­na y sus ac­to­res, en una se­sión de fo­tos tie­nes que co­nec­tar con el fo­tó­gra­fo, dar­le lo que te es­tá pi­dien­do. GQ: El nue­vo pro­yec­to de Cha­nel plan­tea la evo­lu­ción del mis­mo per­so­na­je que co­no­ci­mos ha­ce cin­co años de la mano de Scor­se­se. ¿Tú tam­bién sien­tes que has cam­bia­do? G. U.: Aque­llo su­ce­dió en un mo­men­to con­cre­to de mi vi­da, y han cam­bia­do mu­chas co­sas. Creo que hay al­go de suer­te en el he­cho de que es­ta cam­pa­ña lle­ga­ra jus­to aho­ra, cuan­do cum­plo 30 años y aca­bo de ha­cer la pe­lí­cu­la Yves Saint Lau­rent . Creo que son dos pro­yec­tos que sim­bo­li­zan mi ma­du­rez.

"Si te soy com­ple­ta­men­te sin­ce­ro, creo que la gen­te me co­no­ce más por el anun­cio de Cha­nel que por mi ca­rre­ra co­mo ac­tor"

GQ: He leí­do que no te sien­tes muy a gus­to en el mun­do de la mo­da. ¿Por qué? G. U.: No es que no es­té a gus­to. Es­te mun­do me en­vuel­ve des­de pe­que­ño [su ma­dre tra­ba­ja en la in­dus­tria] pe­ro no con­si­de­ro que per­te­nez­ca a él. No si­go las ten­den­cias, yo per­te­nez­co al mun­do del ci­ne. Pe­ro es bo­ni­to te­ner esa puer­ta abier­ta y a la vez sen­tir­te un po­co ex­tra­ño. Es­tu­ve en el úl­ti­mo des­fi­le de Cha­nel de al­ta cos­tu­ra y es­toy se­gu­ro de que lo apre­cia­ba de una for­ma muy dis­tin­ta a la ma­yo­ría de la gen­te que es­ta­ba allí. GQ: ¿Es­tos dos úl­ti­mos tra­ba­jos han va­ria­do tu ma­ne­ra de apre­ciar es­te sec­tor? G. U.: He apren­di­do mu­chas co­sas. Gra­cias a mi úl­ti­ma pe­lí­cu­la he des­cu­bier­to la pre­sión que so­por­ta gen­te co­mo Karl La­ger­feld. Tie­nen mu­chas co­lec­cio­nes al año y una gran res­pon­sa­bi­li­dad. De­bes rein­ven­tar­te cons­tan­te­men­te y no hay na­da peor que el mie­do a la pá­gi­na en blan­co. GQ: Cam­bian­do de ter­cio y ya que so­mos ve­ci­nos… ¿Por qué en Es­pa­ña nos fas­ci­na el ci­ne fran­cés y en Fran­cia ado­ran a Al­mo­dó­var? G. U.: La cul­tu­ra la­ti­na nos atrae y al fi­nal no es­tá tan ale­ja­da de la nues­tra. Al­mo­dó­var es al­go úni­co y uni­ver­sal. Co­no­ce la re­ce­ta del éxi­to: su par­ti­cu­lar hu­mor y la for­ma tan es­pe­cial en que di­ri­ge a las mu­je­res. En mi tra­ba­jo hay que es­tar muy al tan­to de to­do, sa­ber qué pa­sa en el mun­do y pa­ra eso Pa­rís es una ciu­dad mag­ní­fi­ca. Por eso el ci­ne es tan gran­de, un lar­go­me­tra­je pue­de fun­cio­nar el cual­quier par­te del pla­ne­ta.

EN­TRE EL CI­NE Y LA MO­DA Ulliel di­ce que aun­que la mo­da no es su me­dio, sien­te que es ex­ci­tan­te man­te­ner esa puer­ta abier­ta...

ADIÓS AL CA­NA­LLA Su per­so­na­je en el spot­de Cha­nel ya no lu­cha por ser él mis­mo. Cin­co años des­pués, es una es­tre­lla con­sa­gra­da que tie­ne cla­ro lo que quie­re y va a por ello sin im­por­tar­le de­jar de la­do su ca­rre­ra. Y, por cier­to, aho­ra las pre­fie­re mo­re­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.