MIS­TE­RIO EN SI­BE­RIA

GQ (Spain) - - Consultorio -

Tras me­ses de in­ves­ti­ga­ción, to­da­vía no es­tá na­da cla­ro có­mo de­mo­nios se ori­gi­nó es­te so­ca­vón de 70 me­tros de pro­fun­di­dad. Aun­que cues­te creer­lo, un gi­gan­tes­co crá­ter sur­gió de la na­da el pa­sa­do ve­rano en un re­cón­di­to pa­ra­je de la pe­nín­su­la de Ya­mal, al no­roes­te de Si­be­ria. En no­viem­bre, un gru­po de ex­plo­ra­do­res des­cen­dió a su in­te­rior pa­ra tra­tar de arro­jar luz so­bre el enig­má­ti­co agu­je­ro. Ma­ri­na Leib­man, científica je­fe del Ins­ti­tu­to de la Criós­fe­ra de la Tie­rra de la Aca­de­mia de Cien­cias de Ru­sia, cree que el crá­ter se ori­gi­nó por la acu­mu­la­ción de ga­ses en el per­ma­frost (la ca­pa de hie­lo per­ma­nen­te que cu­bre la su­per­fi­cie del sue­lo en las re­gio­nes pe­ri­gla­cia­res). Al no po­der li­be­rar­se de ma­ne­ra con­ven­cio­nal, los ga­ses que se for­man en el man­to ha­brían crea­do es­ta vía de es­ca­pe al­ter­na­ti­va. Ade­más, Leib­man cul­pa de es­ta ano­ma­lía al ca­len­ta­mien­to lo­cal, que no glo­bal. "Pa­ra los cien­tí­fi­cos, es cla­ve te­ner en cuen­ta los fac­to­res lo­ca­les, es­pe­cial­men­te si

es­ta­mos ana­li­zan­do su­ce­sos ocu­rri­dos du­ran­te los ca­lu­ro­sí­si­mos ve­ra­nos de los úl­ti­mos años". Sin em­bar­go, Dmitry Stre­lets­kiy, miem­bro del co­mi­té eje­cu­ti­vo de la Red Te­rres­tre Mun­dial Per­ma­frost, sos­pe­cha que el crá­ter se for­mó du­ran­te el Ho­lo­ceno, un pe­rio­do de ca­len­ta­mien­to que tu­vo lu­gar ha­ce unos 7.000 años. Es de­cir, el bo­que­te es­ta­ba ahí des­de ha­cía mu­chí­si­mo tiem­po, pe­ro no lo ha­bía­mos vis­to to­da­vía por­que es­ta­ba cu­bier­to por una que­bra­di­za cás­ca­ra de cor­te­za te­rres­tre. "Y no se­rá el úni­co que nos en­con­tre­mos", ad­vier­te Dmitry. Si no te has que­da­do sa­tis­fe­cho con la ex­pli­ca­ción, siem­pre nos que­da­rá Mul­der, de Ex­pe­dien­tex.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.