CI­NE

Ha da­do vi­da a King Kong, a Go­llum o al pro­ta­go­nis­ta de El ama­ne­cer del pla­ne­ta de los si­mios,pe­ro qui­zá no co­noz­cas su ver­da­de­ro ros­tro. Ha­bla­mos de ANDY SER­KIS el me­jor ac­tor del mun­do de ros­tros no hu­ma­nos.

GQ (Spain) - - Sumario -

Y el me­jor ac­tor con ly­cra

es… ¡Andy Ser­kis!

Có­mo de en se­rio va Andy Ser­kis? Un téc­ni­co de so­ni­do de El ori­gen del pla­ne­ta de los si­mios (2011)tu­vo­la­des­gra­cia­de­des­cu­brir­lo cuan­do, un día en pla­tó, és­te le or­de­nó en­fa­da­do que ba­ja­ra el tono de sus rui­dos si­mies­cos. Si no, no po­día gra­bar co­rrec­ta­men­te el diá­lo­go con el otro pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la, Ja­mes Fran­co. Ser­kis mon­tó en có­le­ra tal y co­mo su per­so­na­je, el chim­pan­cé Cé­sar,ha­bla­ba.ye­xi­gía­que­se­le­tra­ta­se con el mis­mo res­pe­to que a Fran­co, a pe­sar de que él era el úni­co que iba ves­ti­do por com­ple­to de ly­cra y te­nía la ca­ra ro­dea­da de pe­que­ños al­fi­le­res de co­lo­res.

Se lla­ma mo­tion cap­tu­re y es la téc­ni­ca que per­mi­te que un es­pec­ta­dor crea que un per­so­na­je com­ple­ta­men­te ge­ne­ra­do por or­de­na­dor (CGI en in­glés, si­glas de com­pu­ter ge­ne­ra­ted ima­ge) es ca­paz de

in­ter­ac­tuar con hu­ma­nos de car­ne y hue­so. Pe­ro, pa­ra ello, es fun­da­men­tal que exis­ta un ac­tor o ac­triz real, in si­tu, dan­do a los ani­ma­do­res sin­té­ti­cos un ma­te­rial pa­ra tra­ba­jar. La co­sa es que, pa­ra in­tér­pre­tes co­mo Andy Ser­kis, es al­go más que una re­fe­ren­cia. El pro­pio Ja­mes Fran­co le da la ra­zón: "Lo que Andy ha­ce ne­ce­si­ta ser re­co­no­ci­do. No den­tro de unos años, cuan­do es­ta téc­ni­ca sea de ri­gor, sino aho­ra que es­tá abrien­do ca­mino".

Aun que­da mu­cho por ha­cer, sí. Pe­ro que­da­ba to­da­vía más cuan­do, a prin­ci­pios de la dé­ca­da pa­sa­da, Pe­ter Jack­son apos­tó por Ser­kis y por los avan­ces tec­no­ló­gi­cos pa­ra dar vi­da a Go­llum, la fi­gu­ra más trá­gi­ca de la sa­ga El se­ñor de los ani­llos (2001-2003). El­ci­neas­taes­ta­baim­pre­sio­na­do­co­nel­tra­ba­jo de In­dus­trial Light and Ma­gic en pro­duc­cio­nes co­mo Par­que Ju­rá­si­co (1993),don­de­los di­no­sau­rios­vol­vía­na­do­mi­nar­la­tie­rra,o Star Wars: Epi­so­dio I - La ame­na­za fan­tas­ma (1999), en la que Jar-jar Binks tu­vo opor­tu­ni­dad de in­cor­diar a es­pec­ta­do­res de to­da la Tie­rra. Pe­ro lo que Jack­son que­ría pa­ra Go­llum era al­go fue­ra de lo co­mún: un per­so­na­je fun­da­men­tal en la tra­ma que in­clu­so te­nía un diá­lo­go con­si­go mis­mo, y que Jack­son tu­vo la au­da­cia de pla­ni­fi­car co­mo un plano-con­tra­plano. Si no fun­cio­na­ba, adiós épi­ca tol­kie­nia­na. El pe­so de la trilogía, o gran par­te de él, re­caía so­bre los hom­bros de Andy Ser­kis.

En ese mo­men­to, el ac­tor pa­re­ció des­cu­brir su vo­ca­ción. Le dio la opor­tu­ni­dad de in­ves­ti­gar có­mo se mo­vía Go­llum, có­mo mi­ra­ba y (lo más im­por­tan­te) có­mo ha­bla­ba. La voz es to­da su­ya, sin nin­gún efec­to. Cuan­do se tu­vo que en­fren­tar al re­to de Cé­sar en la sa­ga de los si­mios, tam­bién co­men­zó por bus­car una ma­ne­ra con­cre­ta de ha­blar pa­ra el per­so­na­je. Por eso el so­ni­dis­ta­me­tió­la­pa­tahas­tael­fon­do:esoes­muy se­rio pa­ra él. Es­to, co­mo mu­chas ve­ces se ha en­car­ga­do de sub­ra­yar, no es un efec­to es­pe­cial, sino un ar­te.

Du­ran­te El hob­bit (2012-2014), Ser­kis no fue el úni­co que tu­vo que pro­bar­se la ly­cra . To­do un ac­to­ra­zo co­mo Be­ne­dict Cum­ber­batch es­tu­vo encantado de in­ves­ti­gar el mo­tion cap­tu­re, y aca­bó tan com­pla­ci­do con la ex­pe­rien­cia que no des­car­ta re­pe­tir. En sus pro­pias pa­la­bras, se pa­re­ce mu­cho al tea­tro ex­pe­ri­men­tal, so­lo que des­pués tie­ne un es­treno si­mul­tá­neo en to­do el pla­ne­ta y ama­sa mi­llo­nes de dó­la­res. Es un tes­ti­mo­nio de has­ta qué pun­to ha evo­lu­cio­na­do la per­cep­ción pú­bli­ca de una téc­ni­ca que, en sus orí­ge­nes, es­tu­vo in­creí­ble­men­te mal vis­ta.

Pue­de que el pun­to de gi­ro lle­ga­se cuan­do Ja­mes Ca­me­ron ba­só en ella gran par­te del po­der de se­duc­ción de Ava­tar (2009), o pue­de que fue­se el de­je ca­si sha­kes­pea­riano queandy­ser­ki­sim­pri­mióa­cé­sa­ren­sus­dos en­tre­gas de El pla­ne­ta de los si­mios. Sea co­mo sea, aho­ra ya no nos reí­mos tan­to cuan­do al­guien su­gie­re la po­si­bi­li­dad de una no­mi­na­ció­na­los­car­po­run­pa­pe­len mo­tion­cap­tu­re.

Por su­pues­to, hay quien se re­sis­te. No so­lo los crí­ti­cos de la vie­ja es­cue­la, que con­si­de­ran que for­ma par­te de un pro­ce­so inexo­ra­ble­de­di­gi­ta­li­za­ción­de­laex­pe­rien­cia ci­ne­ma­to­grá­fi­ca y que (glups) es­tá so­lo a un pa­so de pro­fa­nar el ca­dá­ver de ico­nos co­mo Ma­rilyn o Bo­gart, sino tam­bién por par­te de los pro­fe­sio­na­les del ci­ne de ani­ma­ción. En los cré­di­tos de Los in­creí­bles (2004), Brad Bird y su equi­po acla­ra­ban que la pe­lí­cu­la es­ta­ba cien por cien li­bre de cap­tu­ra de movimientos: so­lo el ta­len­to de los ani­ma­do­res ha­bía tra­ba­ja­do en ella. Es com­pren­si­ble ima­gi­nar que a los de Pi­xar se los lle­va­sen los de­mo­nios ca­da vez que Ro­bert Ze­mec­kis es­tre­na­ba Po­lar Ex­press (2004) o Cuen­to de Na­vi­dad (2009),fes­ti­va­les­dec­gi­que­mu­cho­ses­pec­ta­do­res con­fun­dían con di­bu­jos ani­ma­dos.

Ser­kis es­tá con­ven­ci­do de que es­te es el fu­tu­ro de su pro­fe­sión: una he­rra­mien­ta que per­mi­ti­rá a los ac­to­res lle­gar a co­tas que la pro­pia car­ne, las le­yes de la fí­si­ca o el te­ji­do de la reali­dad vuel­ven im­po­si­bles si­nu­na­pe­que­ñaa­yu­da­di­gi­tal. De­mo­men­to, su equi­po ha abier­to un es­tu­dio en Lon­dres (bau­ti­za­do, pom­po­sa­men­te, co­mo The Ima­gi­na­rium) pa­ra ayu­dar a los in­tér­pre­tes de to­do el mun­do a en­ten­der las po­si­bi­li­da­des del mo­tion cap­tu­re. El hom­bre que fue Go­llum, King Kong o el Ca­pi­tán Had­dock lo tie­ne cla­ro: "No es ha­cer tram­pas a tra­vés del CGI, sino que la in­ter­pre­ta­ción pro­vie­ne del co­ra­zón y el al­ma del ac­tor". Pron­to ve­re­mos a Ser­kis en El des­per­tar de la Fuer­za, la nue­va de Sta­rwars en la que sin du­da da­rá un pa­so­má­sa­llá­gra­cia­sa­la­ga­la­xia­le­ja­na."es­to po­dría sig­ni­fi­car el fin del en­ca­si­lla­mien­to", sen­ten­cia. Siem­pre que los crí­ti­cos, ani­ma­do­res, aca­dé­mi­cos de los Os­car y so­ni­dis­tas en­tro­me­ti­dos lo per­mi­tan, cla­ro es­tá.

"No es ha­cer tram­pas a tra­vés del CGI, sino que la in­ter­pre­ta­ción pro­vie­ne del co­ra­zón y el al­ma del ac­tor. Es­to po­dría sig­ni­fi­car el fin del en­ca­si­lla­mien­to" (Andy Ser­kis)

POR NOEL CE­BA­LLOS

LA CON­SA­GRA­CIÓN El tra­ba­jo de Ser­kis con Cé­sar en Ela­ma­ne­cer del­pla­ne­ta­de­los­si­mio­se­ra de Os­car.

SU RE­VE­LA­CIÓN El pe­so del per­so­na­je de Go­llum en Else­ñor de­lo­sa­ni­llos­mar­có un hi­to en el CGI.

EL RE­BEL­DE Andy Ser­kis pa­re­ció des­cu­brir su vo­ca­ción cuan­do se en­fun­dó un tra­je de ly­cra­por pri­me­ra vez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.