CI­NE

AN­SEL EL­GORT es­tre­na In­sur­gen­te al tiem­po que de­bu­ta co­mo DJ. Así se las gas­ta otra de las gran­des pro­me­sas del Holly­wood ac­tual.

GQ (Spain) - - Sumario -

An­sel El­gort o có­mo

ha­cer equi­li­brios en la ci­ma.

Ba­jo la mis­ma es­tre­lla, me­lo­dra­ma tee­na­ger con tras­fon­do la­cri­mó­geno, le dio la fa­ma. Di­ver­gen­te se la con­fir­mó, aña­dién­do­le ade­más la eti­que­ta sen­sa­ción de Holly­wood. Por si no fue­ra su­fi­cien­te, An­sel El­gort (Nue­va York, 1994) tam­bién ejer­ce aho­ra de DJ. En la ca­bi­na se ha­ce lla­mar An­so­lo y le va el ro­llo elec­tró­ni­co. Su de­but co­mo pin­cha­dis­cos se pro­du­jo el pa­sa­do mes de oc­tu­bre en el Ams­ter­dam Dan­ce Event, un club si­tua­do a no mu­cha dis­tan­cia de un rincón que le trae mu­chos re­cuer­dos: el ban­co en el que su per­so­na­je en Ba­jo la mis­ma es­tre­lla le cuen­ta que tie­ne cán­cer a la ac­triz Shai­le­ne Wood­ley. De he­cho, el si­tio en el que se desa­rro­lla di­cha se­cuen­cia es des­de ha­ce me­ses lu­gar de pe­re­gri­na­ción pa­ra fans de es­te dra­món ado­les­cen­te. En cier­to mo­do, al­go si­mi­lar po­dría ha­ber ocu­rri­do con la proa del Ti­ta­nic si es­te no se hu­bie­se hun­di­do. La ana­lo­gía le vie­ne al pe­lo, por­que de al­gún mo­do Ba­jo la mis­ma es­tre­lla le ha su­pues­to a An­sel lo mis­mo que Ti­ta­nic sig­ni­fi­có pa­ra Dica­prio: fa­ma, glo­ria y un hueco en­tre las nue­vas pro­me­sas del ci­ne ame­ri­cano. Y to­do con só­lo cua­tro pe­lí­cu­las y un año de ca­rre­ra.

Sin em­bar­go, ser un ído­lo de quin­cea­ñe­ras tie­ne su pre­cio: en­tra y sa­le por las puer­tas tra­se­ras de los ho­te­les (nun­ca por la prin­ci­pal), no pu­bli­ca en su

Ins­ta­gram dón­de es­tá ce­nan­do pa­ra evi­tar que hor­das de pú­be­res aba­rro­ten el lo­cal en cues­tión de mi­nu­tos, y no pa­sea con tran­qui­li­dad por de­ter­mi­na­dos ba­rrios de Nue­va York (so­bre to­do aque­llos en los que hay co­le­gios). Pe­ro es­to no va mu­cho con An­sen, que ha op­ta­do por car­gar con el pe­so de la fa­ma de otro mo­do. Res­pe­ta la si­tua­ción con la en­te­re­za de un na­da­dor que se su­mer­ge en aguas re­vuel­tas. Sa­be que si tra­ta de lu­char con­tra la ola, se­gu­ra­men­te aca­be dur­mien­do en las pro­fun­di­da­des. Es de­cir, cree que si avan­zas en el sen­ti­do de la co­rrien­te (te ha­ces fo­tos y te mues­tras amable con tus se­gui­do­res, te es­fuer­zas en ser –o pa­re­cer– en­can­ta­dor…), el uni­ver­so se en­car­ga­rá de re­ga­lar­te tus me­re­ci­dos mo­men­tos de tran­qui­li­dad.

CI­TA EN ÁMS­TER­DAM

Ejem­plos de si­tua­cio­nes en las tie­ne que li­diar con su pro­pia po­pu­la­ri­dad los hay a pa­ta­das: en el ci­ta­do via­je a Áms­ter­dam del pa­sa­do oto­ño An­sel co­no­ció a una chi­ca y que­dó con ella pa­ra to­mar un go­fre en un restaurante. Un gru­po de jó­ve­nes y unos cuan­tos fo­tó­gra­fos les es­pe­ra­ban a la sa­li­da. An­sel se plan­tó en la ca­lle, po­só con ellos y lue­go se des­pi­dió tran­qui­la­men­te. Has­ta ahí to­do bien. Es su pro­ce­der ha­bi­tual y siem­pre le sue­le fun­cio­nar. No obs­tan­te, tras es­tas for­ma­li­da­des se me­tió en un ta­xi con su acom­pa­ñan­te y re­pa­ró en que les es­ta­ba si­guien­do un fo­tó­gra­fo al que ya co­no­cía de an­tes: "Soy bueno me­mo­ri­zan­do ca­ras, y re­cor­da­ba que ese ti­po es­tu­vo me­ro­dean­do por el ro­da­je de Ba­jo la mis­ma es­tre­lla el año an­te­rior. Al caer en que era la mis­ma per­so­na, de­ci­dí ba­jar del co­che y ha­blar con él. Le di­je: 'Hey, ¿qué tal? Sé que es­tás ha­cien­do tu tra­ba­jo, pe­ro es­toy con es­ta chi­ca, es­ta­mos en una ci­ta, que­re­mos pa­sar un ra­to jun­tos y si nos si­gues no va­mos a po­der ha­cer­lo'. Bá­si­ca­men­te le es­ta­ba di­cien­do: '¿No ves que me es­tás cor­tan­do el ro­llo?'. ¿Y sa­bes qué? Se mon­tó en su scoo­ter y se fue".

An­sel cuen­ta es­ta ex­pe­rien­cia por­que jus­ti­fi­ca su teo­ría so­bre la fa­ma: la gen­te es ra­zo­na­ble si es­tás dis­pues­to a ex­po­ner­te a ellos de ma­ne­ra edu­ca­da y con pa­cien­cia. Es de­cir, ser abier­to, ofre­cer­les al­go de lo que es­tán bus­can­do (por mí­ni­mo que sea) y son­reír mu­cho.

Se­gu­ra­men­te su en­torno ha­ya te­ni­do mu­cho que ver en es­ta ma­ne­ra de per­ci­bir el con­tex­to que le ro­dea: es­te jo­ven ac­tor vie­ne de una fa­mi­lia bien re­la­cio­na­da de Man­hat­tan (su pa­dre es el fo­tó­gra­fo de mo­da Art­hur El­gort y su ma­dre la di­rec­to­ra de ópe­ra Gret­he Holby) y des­de pe­que­ño se ha vis­to su­mer­gi­do en fies­tas, pre­sen­ta­cio­nes y even­tos so­cia­les. Un ni­ño te­nien­do que ves­tir y ac­tuar co­mo un adul­to. Es­te apren­di­za­je, no obs­tan­te, se­gu­ra­men­te le ha ve­ni­do bien a la ho­ra de ga­nar­se la con­fian­za de al­gún que otro di­rec­tor de cas­ting. De he­cho, él mis­mo con­si­de­ra que es­ta ex­pe­ri­men­ta­da ma­ne­ra de desen­vol­ver­se es la que apor­ta luz y ma­ti­ces a los per­so­na­jes que in­ter­pre­ta (in­clu­so aque­llos que no son ni op­ti­mis­tas ni en­can­ta­do­res).

Vis­to des­de fue­ra, su aplo­mo y su se­re­ni­dad se an­to­jan co­mo pie­zas cla­ve de un fu­tu­ro en el mun­do del ci­ne que se pre­sen­ta bri­llan­te y du­ra­de­ro (ase­gu­ra que­rer ac­tuar "has­ta que ten­ga 80 años"). Y si el asun­to se tuer­ce, siem­pre pue­de rom­per pis­tas de bai­le ba­jo el pseu­dó­ni­mo de An­so­lo. Sea co­mo fue­re, to­da­vía te­ne­mos que com­pro­bar lo mu­cho (o lo po­co) que da de sí su buen ha­cer an­te la cá­ma­ra. In­sur­gen­te, la se­gun­da par­te de la sa­ga Di­ver­gen­te (en ci­nes des­de prin­ci­pios de abril), es un mag­ní­fi­co pun­to de ini­cio pa­ra ver si su incipiente ca­rre­ra se con­vier­te en una reali­dad a prue­ba de block­bus­ters pa­ra ado­les­cen­tes. Tam­bién se­rá una bue­na ma­ne­ra de se­guir com­pro­ban­do que su teo­ría so­bre la fa­ma fun­cio­na… o no.

MA­LA­BA­RES CON ES­TI­LO El chi­co de mo­da lle­va abri­go, su­da­de­ra, pan­ta­lo­nes y za­pa­ti­llas Gi­venchy by Ric­car­do Tis­ci.

A POR TO­DAS Cha­que­ta, ca­mi­sa y pan­ta­lo­nes Gi­venchy by Ric­car­do Tis­ci. Los cas­cos son Beats by Dr. Dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.