ANNI B SWEET

GQ (Spain) - - Sumario - REA­LI­ZA­CIÓN: AM­PA­RO UTRI­LLA POR FO­TO­GRA­FÍA: RA­FA CERVERA FÉ­LIX VA­LIEN­TE

Con vo­so­tros, la in­die

más desea­da de Es­pa­ña.

Es me­lan­có­li­ca y tam­bién

pue­de ser sexy. Es an­da­lu­za, Es jo­ven y le gustan los clá­si­cos.

pe­ro can­ta en in­glés. Con vo­so­tros, la in­die­más

desea­da de Es­pa­ña.

Y así y to­do,anni B Sweet (na­ci­da Ana Ló­pez Ro­drí­guez ha­ce 27 años en Má­la­ga) no pue­de evi­tar que su la­do me­lan­có­li­co aca­be fil­trán­do­se en su mú­si­ca. Can­tau­to­ra con as­cen­den­te pop, Anni es una de las pre­sen­cias fe­me­ni­nas con ma­yor pro­yec­ción en el in­die lo­cal, y tam­bién una ar­tis­ta que se re­sis­te a per­der de vis­ta la fres­cu­ra que la acom­pa­ña­ba en sus pri­me­ros días. Pre­sen­tan­do su ter­cer ál­bum, Cha­sing Illu­sions (Sub­ter­fu­ge), vuel­ve a ha­cer ga­la de ella, una mez­cla de can­di­dez y sen­sua­li­dad, en la si­guien­te en­tre­vis­ta, rea­li­za­da an­tes de po­ner­se an­te la cá­ma­ra de GQ. GQ: Em­pe­zas­te muy jo­ven y ya vas por tu ter­cer ál­bum. ¿Có­mo va­mos en cues­tio­nes de pér­di­da de inocen­cia? ANNI B SWEET: A me­di­da que vas co­no­cien­do la reali­dad más de cer­ca vas per­dien­do tam­bién esa sen­sa­ción de can­di­dez. Cuan­do eres pe­que­ña hay mu­chas co­sas que con­tem­plas y pre­gun­tas so­bre ellas, pe­ro en reali­dad no co­no­ces las re­pues­tas. Lue­go cre­ces y esas res­pues­tas van lle­gan­do, la vi­da te las en­se­ña po­co a po­co. Hay ideas co­mo los sen­ti­mien­tos, el amor, que por mal que pue­das lle­gar a pa­sar­lo por su cul­pa, ca­da vez que te enamo­ras te de­jas lle­var co­mo si fue­ra la pri­me­ra vez. No lle­gas a con­tro­lar­lo aun­que seas ma­yor. Y eso tie­ne mu­cho que ver con las ilu­sio­nes a las que alu­de el tí­tu­lo del ál­bum. GQ: ¿Hay mu­cha di­fe­ren­cia en­tre la ilu­sión y la reali­dad de de­di­car­se a la mú­si­ca? A. B. S.: De pe­que­ña pen­sa­ba que la gen­te na­cía sien­do mú­si­co. Es un po­co ex­tra­ño, ¿no? Iba a po­ner­te el ejem­plo de Mi­chael Jack­son, pe­ro no es el me­jor, por­que él sí que na­ció así [ríe]. Creía que si no ha­bías na­ci­do te­nien­do esa ma­gia no po­días ha­cer mú­si­ca. Y no, no hay tan­ta di­fe­ren­cia en­tre la ilu­sión y la reali­dad de ha­cer es­to. Hay co­sas co­mo to­car en di­rec­to que me si­guen pa­re­cien­do tan gran­des y bo­ni­tas co­mo me las ima­gi­na­ba. GQ: Has es­ta­do en Mé­xi­co, Sui­za, Ale­ma­nia, Ja­pón… ¿Tu mo­men­to fa­vo­ri­to fue­ra de ca­sa? A. B. S.: Fue en Mé­xi­co. Nun­ca ima­gi­né que me en­con­tra­ría tan­ta gen­te dis­pues­ta a ver­me ac­tuar. La sa­la se lle­nó, la gen­te se sa­bía to­dos los te­mas y los can­ta­ba. Aun­que tam­bién di­cen que al pú­bli­co me­xi­cano de re­pen­te le de­jas de gus­tar y… ¡has­ta lue­go! GQ: ¿De dón­de sa­len las ideas pa­ra ha­cer can­cio­nes? A. B. S.: De­co­no­ce­raal­guien,de­ve­rau­na­per­so­na­queha­ce­mu­cho que no veías, de que tu pa­re­ja te di­ga una fra­se, de dar un pa­seo mien­tras es­cu­chas a un gru­po que te po­ne los pe­los de punta y te in­fun­de ga­nas de es­cri­bir… La ins­pi­ra­ción abar­ca mu­chas po­si­bi­li­da­des. GQ: Mu­si­cal­men­te, ¿te fi­jas en al­gún ar­tis­ta de­ter­mi­na­do? A. B. S.: Pa­ra es­te dis­co me he fi­ja­do es­pe­cial­men­te en The Cu­re, Fleet­wood Mac, The Ro­net­tes, Roy Or­bi­son y The Beatles, que es­tán siem­pre ahí. Más en co­sas an­ti­guas que en ac­tua­les. Me atrae más la mú­si­ca de gru­pos clá­si­cos co­mo Pink Floyd, por có­mo ha­cen la mú­si­ca, las le­tras. Ten­go la sen­sa­ción de que con ellos voy a apren­der más. GQ: Y sien­do an­da­lu­za, ¿nun­ca aflo­ran tus raí­ces fla­men­cas? A. B. S.: Hay te­mas que me sa­len con acor­des muy fla­men­cos. Lo que pa­sa es que al can­tar­los en in­glés se que­dan co­mo más su­re­ños. Siem­pre he ten­di­do un po­co a eso, me gus­ta. GQ: En Kni­ves­di­ces: "Me­lo­dies­we­re­ma­de­to­dan­ceorcry/ An­di­choo­se­to­dan­ce"(las­me­lo­días­sehi­cie­ron­pa­ra­bai­lar o llo­rar / Y yo eli­jo bai­lar)… A. B. S.: Ne­ce­si­ta­ba de­cir­lo. Siem­pre he si­do de bai­lar un mon­tón. Y de re­pen­te me en­tró ti­mi­dez y de­jé de ha­cer­lo. En pú­bli­co se me que­dan los pies pe­ga­dos al sue­lo. Y lue­go, cuan­do es­toy en ca­sa, me pon­go a bai­lar. Así que pen­sé que pa­ra cam­biar­lo lo me­jor se­ría em­pe­zar a plas­mar­lo en una can­ción. Ade­más, me gustan mu­cho las can­cio­nes tris­tes. GQ: En­ton­ces tus le­tras si­guen sien­do me­nos dul­ces de lo que tu nom­bre ar­tís­ti­co im­pli­ca­ría… A. B. S.: La ver­dad es que sí. Ca­da vez que me acuer­do del mo­men­to en el que de­ci­dí el nom­bre ar­tís­ti­co du­do si ele­gí bien. Fue al­go tan rá­pi­do… Ne­ce­si­ta­ba un nick pa­ra abrir per­fil en Mys­pa­ce. Pu­se Anni, pe­ro cla­ro, no bas­ta­ba por­que hay 800.000 An­nies . Y co­mo es­ta­ba es­cu­chan­do Johnny B. Good, se me ocu­rrió ese nom­bre y ahí se que­dó, Anni B Sweet. Aho­ra me cues­ta tra­ba­jo ha­cer­me ca­so a mí mis­ma. GQ: Di­cen que el in­diees ma­chis­ta, ¿qué opi­nas? A. B. S.: Creo que en el in­die hay el mis­mo ma­chis­mo que hay en la so­cie­dad en ge­ne­ral. Ni más ni me­nos. Es cues­tión de edu­ca­ción. GQ: ¿La re­la­ción en­tre las mu­je­res que ha­céis mú­si­ca es de apo­yo mu­tuo o más de com­pe­ten­cia? A. B. S.: Ad­mi­ro y apo­yo a las chi­cas que se de­di­can a es­to. No soy la cla­se de per­so­na que se me­te en ese ti­po de si­tua­cio­nes. Aun así, si fue­se muy com­pe­ti­ti­va lo se­ría igual­men­te con ar­tis­tas mas­cu­li­nos y fe­me­ni­nos. Pe­ro sé a qué te re­fie­res con la pre­gun­ta, y soy cons­cien­te de que en­tre mu­je­res exis­te más com­pe­ten­cia. No me gustan las ma­las sen­sa­cio­nes en ge­ne­ral y mu­cho me­nos con com­pa­ñe­ros. En cuan­to no­to mal ro­llo, des­apa­rez­co.

PO­DE­RO­SA Cha­que­tón de piel con patch­work­gi­lles Ri­cart,

body de ly­cra ne­gro Lo­la Li y ga­fas de pas­ta con

cris­tal bi­co­lor Miu Miu.

LA FOR­TU­NA LE HA SON­REÍ­DO DES­DE QUE EM­PE­ZÓ A DE­DI­CAR­SE DE MA­NE­RA PRO­FE­SIO­NAL A LA MÚ­SI­CA.

'CHA­SING ILLU­SIONS'_2014 Days li­ke this it’s hard to find a way out, feel

so afraid, bet­ter stay in bed Di­vi­sing a plan to try to chan­ge my­self, I know what I want, don’t know how to get the­re Oh no my legs feel li­ke two trunks every ti­me I try to dan­ce and my heart feels li­ke a sto­ne and all I hear are the­se non­sen­se words: Don’t go cha­sing what you can­not catch Don’t go sho­wing what you ne­ver had,

Oh no! no no no no! I’ll cha­se my fears away! I’m ha­ving one of tho­se days

Agony co­mes to stay

Anni lle­va ves­ti­do de red ne­gro Te­té by Odet­te, ga­fas blan­cas de pas­ta Louis Vuit­ton, y san­da­lias de pla­ta­for­ma de ma­de­ra y piel ne­gra ASH. A la dcha., ves­ti­do de se­da en to­nos tie­rra con bor­da­dos Guc­ci y pa­me­la H&M.

'UN­DER­GROUND'

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.