TOR­MEN­TA DE IDEAS

GQ (Spain) - - Sumario -

¿Qué hay den­tro de un tó­ner?

Cues­tan un po­to­sí y hay que cam­biar­los ca­da dos por tres (que se lo pre­gun­ten si no al de man­te­ni­mien­to). ¿Pe­ro qué de­mo­nios lle­van en sus tri­pas los tó­ne­res de una im­pre­so­ra?

PO­LIÉS­TER

Un tó­ner es­ta for­ma­do prin­ci­pal­men­te por plás­ti­co en pol­vo. Es­to su­po­ne que pue­de al­ma­ce­nar elec­tri­ci­dad es­tá­ti­ca en su in­te­rior. Las im­pre­so­ras lá­ser uti­li­zan es­ta ener­gía pa­ra mo­ver el tó­ner, pri­me­ro pa­ra re­co­ger la ima­gen y des­pués pa­ra im­pri­mir es­ta so­bre el pa­pel me­dian­te ro­di­llos de fu­sor ins­tan­tá­neo.

NE­GRO DE CAR­BONO

Pa­ra con­se­guir que el po­liés­ter trans­pa­ren­te luz­ca ne­gro, los fa­bri­can­tes uti­li­zan una sus­tan­cia un tan­to as­que­ro­sa lla­ma­da ne­gro de car­bono, que con­sis­te en una mez­cla de par­tí­cu­las de car­bono pu­ro y nu­bes de elec­tro­nes com­par­ti­dos. Es­tos elec­tro­nes, co­mo tie­nen un mon­tón de es­pa­cio pa­ra mo­ver­se, ab­sor­ben ener­gía lu­mi­no­sa en to­das las lon­gi­tu­des de on­da vi­si­bles. El re­sul­ta­do: no se re­fle­ja la luz de nue­vo en la re­ti­na. Nues­tro ce­re­bro co­no­ce es­ta au­sen­cia co­mo co­lor ne­gro.

CE­RA

Las pri­me­ras im­pre­so­ras uti­li­za­ban ca­lor ra­dian­te –no ins­tan­tá­neo– pa­ra fun­dir el tó­ner. Por des­gra­cia, es­te mé­to­do re­sul­ta­ba al­go pe­li­gro­so. ¿Por qué? Los ro­di­llos fu­so­res eran fi­jos y el tó­ner ten­día a de­rre­tir­se. ¿So­lu­ción? Lu­bri­car am­bos ele­men­tos con ce­ra pa­ra evi­tar que­ma­du­ras.

SÍ­LI­CE AHU­MA­DO

Per­las de vi­drio mi­cros­có­pi­cas con­for­man es­te com­pues­to de pol­vo ca­si lí­qui­do (si­mi­lar a la sus­tan­cia que se ori­gi­na­ría al va­po­ri­zar are­na so­bre un ar­co eléc­tri­co ge­ne­ra­do por to­rres de al­ta ten­sión).

AMA­RI­LLO 180

Ade­más del ne­gro, las im­pre­so­ras a co­lor tie­nen car­tu­chos de ama­ri­llo, ma­gen­ta y cian que pue­den com­bi­nar­se en­tre sí pa­ra con­se­guir cual­quier otra to­na­li­dad. To­dos los pig­men­tos or­gá­ni­cos de los co­lo­res han si­do al­te­ra­dos pa­ra que sus elec­tro­nes ab­sor­ban luz a lon­gi­tu­des de on­da muy es­pe­cí­fi­cas. Es­te tono en con­cre­to –el ama­ri­llo 180– atra­pa la luz vio­le­ta y de­ja pa­sar la ama­ri­lla, que es la que que­da im­pre­sa en el pa­pel.

RO­JO 122

Los to­nos ro­ji­zos se pro­du­cen gra­cias a un com­pues­to de qui­na­cri­do­na. Pa­ra lo­grar el ro­jo 122 –al­go si­mi­lar al ma­gen­ta–, las mo­lé­cu­las del com­pues­to se en­tre­la­zan unas so­bre otras.

AZUL 15:3

La fta­lo­cia­ni­na de co­bre es el com­pues­to que pro­du­ce el co­lor cian, a me­dio ca­mino en­tre el ver­de y el azul. De he­cho, es­te pig­men­to po­dría lle­gar a ser pie­za cla­ve de los or­de­na­do­res cuán­ti­cos –el fu­tu­ro de la compu­tación– de­bi­do a que sus elec­tro­nes con­vi­ven en un es­ta­do de su­per­po­si­ción, ras­go ideal pa­ra la ali­men­ta­ción de es­tas he­rra­mien­tas.

AGEN­TES DE CON­TROL DE CAR­GA

Los tro­zos de hie­rro, cro­mo o zinc que con­tie­ne el pol­vo de los car­tu­chos atraen gran­des do­sis de elec­tri­ci­dad es­tá­ti­ca, por eso es im­por­tan­te ma­ne­jar los re­pues­tos con cui­da­do. Por ejem­plo, co­mo la fric­ción am­pli­fi­ca la elec­tri­ci­dad es­tá­ti­ca, ab­sor­ber los re­si­duos de un car­tu­cho con una as­pi­ra­do­ra po­dría pro­vo­car una (co­lo­ri­da) de­to­na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.