Los pe­li­gros de la reali­dad vir­tual

GQ (Spain) - - Reportajes -

Una de las mo­das pa­ra es­te año es el re­gre­so de los vi­so­res de reali­dad vir­tual. La co­sa vie­ne de la in­dus­tria de los vi­deo­jue­gos, don­de un pu­ña­do de em­pre­sas em­pe­za­ron a com­pe­tir pa­ra qui­tar­le el trono a la Wii de "ma­yor nú­me­ro de ac­ci­den­tes do­més­ti­cos mien­tras jue­gas". Pe­ro se pu­so se­ria cuan­do Fa­ce­book compró Ocu­lus Rift por un pas­ti­zal. Zuc­ker­berg quie­re que, en unos me­ses, pue­das ver las pa­no­rá­mi­cas de va­ca­cio­nes de tus ami­gos en al­tí­si­ma de­fi­ni­ción y tres di­men­sio­nes. Pe­ro te­ne­mos dos ad­ver­ten­cias an­tes de que abra­ces cual­quie­ra de los vi­so­res que es­tán apa­re­cien­do co­mo se­tas: la pri­me­ra es que te que­dan to­da­vía peor que las ga­fas de tres di­men­sio­nes de los ci­nes; la se­gun­da, que la reali­dad vir­tual es lle­var al ex­tre­mo lo de es­tar sen­ta­do con al­guien y mi­rar el mó­vil. ¡Es es­tar sen­ta­do con al­guien a quien ni si­quie­ra pue­des ver con el ca­cha­rro pues­to! Sé un po­co edu­ca­do y re­le­ga los vi­so­res pa­ra lo mis­mo que tie­nes la ven­ta­na de na­ve­ga­ción de in­cóg­ni­to: pa­ra tus mo­men­tos más ín­ti­mos. Tam­bién pue­den ser el sus­ti­tu­to per­fec­to de los an­ti­fa­ces pa­ra dor­mi­tar en los avio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.