SO­BRE­VI­VIR A LOS GRU­POS FA­MI­LIA­RES DE WHAT­SAPP

GQ (Spain) - - Reportajes -

El bo­tón de si­len­ciar gru­pos du­ran­te un año es uno de los me­jo­res in­ven­tos de la hu­ma­ni­dad, pe­ro no siem­pre pue­des apli­car­lo. Los gru­pos de What­sapp, es­pe­cial­men­te los de fa­mi­lia, se han con­ver­ti­do en lo mis­mo que hi­zo que Hot­mail y el res­to de co­rreos ins­ta­la­rán el bo­tón de spam: esas car­tas de prín­ci­pes ni­ge­ria­nos que te ofre­cen mi­llo­nes de dó­la­res y pe­nes más lar­gos ca­da día son exac­ta­men­te lo mis­mo que esa re­tahí­la de pa­rien­tes que re­en­vían sin pa­rar los men­sa­jes de "si no man­das es­te men­sa­je a 397 ami­gos, What­sapp ce­rra­rá tu cuen­ta". Los he­re­de­ros de "Mes­sen­ger y Hot­mail cie­rran, me lo ha di­cho Bill Ga­tes en un co­rreo". A ries­go de ser el agua­fies­tas, se­ñá­la­les de vez en cuan­do que eso –y los vi­rus y las do­na­cio­nes que ha­rá What­sapp si re­en­vías el men­sa­je equis– son men­ti­ra, una pér­di­da de tiem­po pa­ra to­dos, una prue­ba más de que eres adop­ta­do y esa no es tu fa­mi­lia. Lo que sí que no po­drás pa­rar –y te arries­gas a que te des­he­re­den y te ha­gan el va­cío en las ce­nas na­vi­de­ñas– son los me­mes de cu­ña­do y las mi­les de fo­tos de be­bés ho­rren­dos. Aquí la so­lu­ción es mu­cho más fá­cil: Ajus­tes > Ajus­tes de chat > Des­car­ga au­to­má­ti­ca de mul­ti­me­dia > Nin­gún ar­chi­vo. La otra op­ción es te­ner tu mó­vil li­te­ral­men­te inun­da­do de imá­ge­nes que se co­me­rán tu es­pa­cio li­bre y tu pa­cien­cia.

NO HAY NIN­GU­NA SI­TUA­CIÓN ACEP­TA­BLE PA­RA PO­NER MÚ­SI­CA SIN CAS­COS EN PÚ­BLI­CO CON

TU MÓ­VIL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.