Des­ace­le­ra: apren­de a des­co­nec­tar

GQ (Spain) - - GQ Zoom -

Las pri­sas ge­ne­ran an­sie­dad, y la an­sie­dad in­cen­ti­va las pri­sas. Es un círcu­lo vi­cio­so que pue­de fá­cil­men­te rom­per­se en la ac­ti­vi­dad del día a día. El in­te­rrup­tor cla­ve es la des­co­ne­xión. Mo­men­tos de des­co­ne­xión ayu­dan a re­to­mar pro­ble­mas des­de una pers­pec­ti­va fres­ca y a ser más pro­duc­ti­vo. Lo de con­sul­tar con la al­moha­da no siem­pre fun­cio­na, pues­to que du­ran­te el sue­ño no hay una des­co­ne­xión cons­cien­te. Aquí te da­mos al­gu­nos tru­cos:

(1) Una idea sen­ci­lla y que no per­tur­ba tu agen­da es re­ser­var el es­pa­cio del al­muer­zo pa­ra rom­per con la di­ná­mi­ca del día. Co­mer sin pri­sas y sa­bo­rean­do los pla­tos, cen­tra­do cien por cien en la ex­pe­rien­cia sen­so­rial. Y con el mó­vil des­co­nec­ta­do, cla­ro. (2) Cuan­do vuel­vas del tra­ba­jo re­sér­va­te me­dia ho­ra pa­ra sen­tar­te en tu rincón fa­vo­ri­to de ca­sa a leer un li­bro sim­ple­men­te por pla­cer. Na­da de in­for­mes la­bo­ra­les ni en­sa­yos se­su­dos. Ayu­da a des­car­gar las ten­sio­nes y a lim­piar tu men­te de las preo­cu­pa­cio­nes dia­rias. La fa­mi­lia te lo agra­de­ce­rá y tu ce­re­bro tam­bién. (3) Eli­ge un lu­gar que te gus­te (un mu­seo, un par­que, una ca­lle…) y de­dí­ca­te a ex­plo­rar­lo du­ran­te un par de ho­ras sin un pro­pó­si­to de­ter­mi­na­do en men­te. (4) Em­pie­za un dia­rio y de­dí­ca­le unos mi­nu­tos an­tes de dor­mir plas­man­do to­do aque­llo que te ha sa­li­do bien en el día. Los pro­ble­mas a ve­ces los mag­ni­fi­ca­mos, o sim­ple­men­te no nos dejan ver las co­sas po­si­ti­vas que nos ro­dean. Es un ex­ce­len­te ejer­ci­cio pa­ra mi­rar las co­sas con pers­pec­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.