Una men­te pro­di­gio­sa

Daniel Tam­met pue­de re­ci­tar en cin­co ho­ras los pri­me­ros 22.514 de­ci­ma­les del nú­me­ro Pi (y de pa­so ba­tir el ré­cord Guin­ness).

GQ (Spain) - - Libros -

Ve­mos en la fo­to­gra­fía a un jo­ven con ca­ra de em­po­llón, jer­sey de rom­bos, ga­fas de pas­ta y as­pec­to de su­frir al­gún ti­po de sín­dro­me di­fe­ren­cia­dor que le otor­ga un os­cu­ro po­der inal­can­za­ble pa­ra el res­to de los hu­ma­nos. Pe­ro en reali­dad lo que es­ta­mos vien­do es una se­rie de nú­me­ros (unos y ce­ros), los áto­mos bi­na­rios que com­po­nen la reali­dad vir­tual en la que es­ta­mos in­mer­sos. Daniel Tam­met (in­glés de 36 años) es si­nes­té­si­co, per­ci­be los nú­me­ros con co­lo­res y si­lue­tas, con for­mas y tex­tu­ras, qui­zá in­clu­so con sa­bo­res… Es un Mas­te­rchef de las ma­te­má­ti­cas apli­ca­das. Pa­ra col­mo, tie­ne diag­nos­ti­ca­do el sín­dro­me del sa­bio, una ex­tra­ña en­fer­me­dad que le per­mi­te apren­der un idio­ma en una se­ma­na (ha­bla 11, in­clui­do uno fá­cil, el is­lan­dés, pe­ro tam­bién in­glés, of cour­se, fran­cés, fin­lan­dés, ale­mán, es­pa­ñol, li­tuano, ru­mano, es­to­nio, ga­lés y es­pe­ran­to), re­ci­tar de co­rri­do mi­les de dí­gi­tos del ad­mi­ra­ble nú­me­ro Pi du­ran­te cin­co ho­ras, apre­ciar la poe­sía de los nú­me­ros pri­mos, ex­pli­car­te el teo­re­ma de los cua­tro co­lo­res (que pos­tu­la que es po­si­ble co­lo­rear cual­quier ma­pa con los co­lo­res ro­jo, azul, verde y ama­ri­llo sin que nin­gún dis­tri­to o país li­mi­te con otro del mis­mo co­lor)… Su men­te no tie­ne fron­te­ras.

Pe­ro las co­sas no han si­do fá­ci­les pa­ra él. Su in­fan­cia en las afue­ras de Lon­dres, ro­dea­do de ocho her­ma­nos, es­tu­vo mar­ca­da por epi­so­dios de epi­lep­sia, tem­po­ra­das de si­nes­te­sia y la se­rie com­ple­ta del sín­dro­me de As­per­ger, una es­pe­cie de tras­torno del es­pec­tro au­tis­ta que que­dó re­tra­ta­do en la famosa no­ve­la de Mark Had­don El cu­rio­so in­ci­den­te del pe­rro a me­dia­no­che. La ob­se­sión de Daniel Tam­met por los nú­me­ros qui­zá sea re­sul­ta­do de esa pa­to­lo­gía. Cuan­do es­tu­dia­ba se­cun­da­ria, su pro­fe­sor de ma­te­má­ti­cas, el se­ñor Bax­ter, le in­flu­yó mu­cho, pe­ro no pre­ci­sa­men­te pa­ra bien: "Re­co­noz­co que no ten­go nin­gu­na afi­ni­dad con el ál­ge­bra. Del se­ñor Bax­ter, por lo me­nos, apren­dí una lec­ción de pro­ve­cho: có­mo no se de­be en­se­ñar. El ál­ge­bra y yo no he­mos lle­ga­do nun­ca a re­con­ci­liar­nos por com­ple­to", con­fie­sa en su nue­vo li­bro, La poe­sía de los nú­me­ros. El pen­sa­mien­to di­ver­gen­te de es­te jo­ven sa­bio le lle­va a cuan­ti­fi­car to­do con la má­xi­ma pre­ci­sión y a in­ten­tar ajus­tar cual­quier as­pec­to de la reali­dad a prin­ci­pios ló­gi­cos. Tie­ne su ló­gi­ca.

LA POE­SÍA DE LOS NÚ­ME­ROS El li­bro de David Tam­met, con­si­de­ra­do una de las men­tes más pro­di­gio­sas de nues­tros días, ha si­do en Reino Uni­do, Fran­cia y EE UU. Se­gún el pre­mio No­bel J. M. Coet­zee, las ca­si 300 pá­gi­nas de es­te vo­lu­men re­pre­sen­tan "un via­je des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.