Pun­tos dé­bi­les de un te­le­adic­to

Si tu plan pa­ra el fin de se­ma­na es ver­te la ter­ce­ra tem­po­ra­da de Hou­se of Cards del ti­rón… ¡per­fec­to! Pe­ro an­tes lée­te es­tos con­se­ji­tos, que más va­le pre­ve­nir.

GQ (Spain) - - Salud -

Nor­mal, ¡si es que ya pa­re­ces una 'C' de tan­to Cuén­ta­me! Tu su­fri­da co­lum­na ver­te­bral gri­ta bas­ta y tú ni ca­so. Ya sa­bes, las ma­las pos­tu­ras de­ri­van en múscu­los do­lo­ri­dos y atro­fia­dos y más de un ór­gano ma­cha­ca­do. ¿So­lu­ción? Haz­te con un buen si­llón re­cli­na­ble que te per­mi­ta man­te­ner la for­ma na­tu­ral, en 'S', del cuer­po (re­co­men­da­do por cual­quier ex­per­to en len­gua­je pos­tu­ral). Otro te­ma de­li­ca­do (lo sen­ti­mos): es­tás blan­du­rrio. Las per­so­nas que ven mu­cha te­le son un 40% más pro­pen­sas a aban­do­nar­se y a no ha­cer ejer­ci­cio, se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do du­ran­te seis años con 15.000 adul­tos. So­lu­ción: dis­fru­ta de Jue­go de tro­nos (ro­llo pro­tas ca­chas) y así igual has­ta te mo­ti­vas y sa­les a que­mar gra­sa (pa­re­ce una cho­rra­da, pe­ro lo afir­man di­ver­sos es­tu­dios). Y nos re­fe­ri­mos al de tu tri­pa, no a la Cham­pions. A más tiem­po fren­te a la te­le, más pe­so. Un es­tu­dio es­ta­dou­ni­den­se sos­tie­ne que si ves una me­dia de dos ho­ras de te­le­vi­sión al día tie­nes un 23% más de pro­ba­bi­li­da­des de aca­bar sien­do obe­so (y un 14% más de desa­rro­llar dia­be­tes). So­lu­ción: no aso­cies ver te­le­vi­sión a co­mer, y si lo ha­ces, que sean ali­men­tos sa­nos. ¿No? Pues de­ja de ha­cer el bo­bo no va­ya a ser que aca­bes por ahí en plan ale­la­do a lo Wal­king Dead. Se­gún un es­tu­dio del Hos­pi­tal Brig­ham de Bos­ton, me­ter­se un atra­cón de te­le de cua­tro o más ho­ras an­tes de ir­se a la ca­ma equi­va­le a di­fi­cul­ta­des pa­ra con­ci­liar el sue­ño; va­mos, que te car­gas la fa­se REM, con lo que mo­la, y tu día de des­pués pa­sa­rá a ser más es­pe­so. So­lu­ción: No con­su­mas más de tres ho­ras de te­le al día, así la po­ten­te luz de tu fla­man­te te­le­vi­sor no in­hi­bi­rá la li­be­ra­ción de me­la­to­ni­na, esa hor­mo­na ami­ga que ha­ce que cai­gas fri­to en la ca­ma. Cuan­do te pa­sas el ra­to tum­ba­do, tu ca­pa­ci­dad pul­mo­nar se re­du­ce en un ter­cio, tu san­gre re­ci­be me­nos oxí­geno, tu con­cen­tra­ción men­tal se re­du­ce y tu cu­lo co­mien­za a ex­pan­dir­se. So­lu­ción: sién­ta­te en un si­llón con un co­jín a la al­tu­ra de las lum­ba­res y res­pi­ra. Es­to es du­ri­llo de con­tar, pe­ro no nos que­da más re­me­dio: si te tra­gas Sál­va­me a dia­rio, de ca­bo a ra­bo, tu ho­ri­zon­te tem­po­ral se re­sien­te. Un es­tu­dio de los re­gis­tros na­cio­na­les de sa­lud de Aus­tra­lia sos­tie­ne que por ca­da ho­ra de te­le que con­su­mes des­pués de los 25 años (¡quién los pi­lla­ra!) tu es­pe­ran­za de vida se re­du­ce 22 mi­nu­tos. Haz tú tus cuen­tas. So­lu­ción: cén­tra­te, por ejem­plo, en Gym Tony, es cor­ta y tan ma­la que no te en­gan­cha­rás.

¿TE VES EN­COR­VA­DO? ¿TE GUS­TA ES­TAR 'SOFT'? ¿Y ESE BA­LÓN? ¿QUIE­RES SER UN ZOM­BI? ¿TE FAL­TA EL AI­RE? ¿DE­MA­SIA­DO CO­RA­ZÓN?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.