Agen­te Dale Coo­per

GQ (Spain) - - Convocatoria Gq -

El ase­si­na­to de Teresa Banks en 1988 dio lu­gar a la investigación del agen­te es­pe­cial del FBI Ches­ter Des­mond (Ch­ris Isaak) y a la pos­te­rior des­apa­ri­ción de es­te. Pre­via­men­te, Des­mond ha­bía da­do mues­tra de su ha­bi­li­dad de­duc­ti­va al des­ci­frar el len­gua­je cor­po­ral de Lil, pri­ma de Gor­don Co­le. Su ca­ra agria an­ti­ci­pa­ba "pro­ble­mas con las au­to­ri­da­des lo­ca­les" que se re­sol­vie­ron con una pe­lea a pu­ño lim­pio con­tra el she­riff de Deer Mea­dow. De to­do es­to y al­gu­nos asun­tos más tra­tó Twin Peaks: fue­go, ca­mi­na con­mi­go (David Lynch, 1992), pre­cue­la de aque­lla sór­di­da te­le­se­rie ca­si ho­mó­ni­ma pla­ga­da de abe­tos Dou­glas.

Cuan­do un año más tar­de el tam­bién agen­te es­pe­cial Dale Coo­per (Ky­le Mac La­chlan), siem­pre gra­ba­do­ra en mano pa­ra que Dia­ne no per­die­ra de­ta­lle, des­em­bar­ca a lo­mos de su co­che ne­gro en el pue­blo ve­cino pa­ra in­ves­ti­gar –en es­ta oca­sión– el ase­si­na­to de Laura Pal­mer (Sheryl Lee), Twin Peaks le brin­da una bien­ve­ni­da muy dis­tin­ta. La in­me­dia­ta aso­cia­ción de es­te con el she­riff Harry S. Tru­man, le ser­vi­rá como sal­vo­con­duc­to pa­ra se­du­cir a la co­mu­ni­dad. Coo­per ha ve­ni­do a ayu­dar. Pue­de que fue­ra su ob­se­quio­sa son­ri­sa ca­paz de fran­quear cual­quier sus­pi­ca­cia, sus ges­tos aniña­dos –como le­van­tar el pul­gar cuan­do al­go le pa­re­cía bien– o una pa­sión sin­ce­ra por las pe­que­ñas co­sas de la vida (como la tar­ta de ce­re­za de ca­fe­te­ría o una taza de con­de­na­do buen ca­fé) las que hi­cie­ron par­te del tra­ba­jo, pe­ro tam­po­co se de­be sub­es­ti­mar su su­per­do­ta­do co­no­ci­mien­to de la men­te cri­mi­nal, su con­ve­nien­te ha­bi­li­dad pa­ra in­ter­pre­tar los sue­ños o una tem­plan­za he­re­da­da de la cul­tu­ra ti­be­ta­na a la ho­ra de ser eri­gi­do como un miem­bro res­pe­ta­do en aque­lla her­mé­ti­ca co­mu­ni­dad. Una co­mu­ni­dad lle­na de se­cre­tos.

La his­to­ria de Coo­per pre­via a su pe­ri­plo por Twin Peaks se aso­cia con la pro­tec­ción de Caroline Ear­le (tes­ti­go de un ase­si­na­to fe­de­ral), en co­la­bo­ra­ción con su ma­ri­do, el tam­bién agen­te Win­dom Ear­le. Al des­cu­brir es­te la in­ci­pien­te re­la­ción sen­ti­men­tal te­ji­da en­tre am­bos, apro­ve­cha­rá un des­pis­te de su com­pa­ñe­ro pa­ra aca­bar con ella, lo que le su­pon­drá el pa­sa­por­te a una ins­ti­tu­ción men­tal y a Coo­per el com­pro­mi­so de no mez­clar amor y tra­ba­jo nun­ca más [ver Au­drey Thor­ne]. Ello le do­ta­rá de un ha­lo de inac­ce­si­bi­li­dad cer­cano al sín­dro­me de As­per­ger que le vuel­ve ado­ra­ble e im­pre­vi­si­ble a par­tes igua­les.

Twin Peaks, se­rie cu­yo re­flo­te pa­ra el año 2016 fue anun­cia­do el pa­sa­do oto­ño, pre­ten­de ser una pues­ta al día de la pro­me­sa que hi­zo la fi­na­da Laura Pal­mer ha­ce jus­to un cuar­to de si­glo: "Nos ve­mos den­tro de 25 años". La pro­nun­ció des­de la ha­bi­ta­ción ro­ja (ver Ca­be­za bo­rra­do­ra y Mul­ho­lland Dri­ve), un es­pa­cio oní­ri­co en el que la gen­te ha­bla al re­vés y do­bla sus ex­tre­mi­da­des con­for­man­do án­gu­los im­po­si­bles.

El cie­rre de la mis­ma en 1991, tras dos tem­po­ra­das que no tu­vie­ron el re­co­no­ci­mien­to es­pe­ra­do a tiem­po real [ci­ta re­que­ri­da] fue cier­ta­men­te de­cep­cio­nan­te. De los 22 ca­pí­tu­los pre­su­pues­ta­dos pa­ra la se­gun­da, ABC so­lo emi­tió 14 an­tes de cor­tar en fal­so las emi­sio­nes (los otros ocho lle­ga­rían un año des­pués de­bi­do a la pro­tes­ta po­pu­lar), y es que una vez los crea­do­res David Lynch y Mark Frost fue­ron per­dien­do el con­trol to­tal de los pri­me­ros com­pa­ses, Twin Peaks de­vino en una ma­ra­ña ar­gu­men­tal más cer­ca­na al cu­le­brón de ins­ti­tu­to que al in­te­li­gen­te ob­je­to de cul­to que una vez fue. Ade­más, en opo­si­ción a Lynch, el ca­nal to­mó una se­rie de me­di­das que las­tra­ron el pro­duc­to. "Aca­ba­ron con la ga­lli­na de los hue­vos de oro", lle­gó a de­cla­rar el di­rec­tor, dis­cu­tien­do la de­ci­sión de des­en­mas­ca­rar al ase­sino de Laura Pal­mer de­ma­sia­do pron­to.

La pre­sen­cia de Lynch en la se­gun­da tem­po­ra­da se li­mi­tó a la di­rec­ción de tres ca­pí­tu­los an­tes de su ecua­dor de­bi­do al ro­da­je de Co­ra­zón sal­va­je, de mo­do que cuan­do en una de sus vi­si­tas al set de­tec­tó que Coo­per ha­bía si­do des­po­ja­do de su or­to­do­xo y re­gla­men­ta­rio tra­je en fa­vor de una ca­mi­sa de cua­dros su­po que su crea­ción se ha­bía de­gra­da­do de­fi­ni­ti­va­men­te. So­lo la sea­son fi­na­le (ver Twin Peaks 2x22), que da­ba con los hue­sos de Coo­per en la Lo­gia Ne­gra a mo­do de con­de­na eter­na, y la pe­lí­cu­la de1992 –que fun­cio­na­ba como pre­cue­la y guía de uso de la pro­pia se­rie–, sir­vie­ron de re­den­ción a un pro­duc­to que in­ven­tó la fic­ción te­le­vi­si­va mo­der­na. Cor­to y cie­rro, Dia­ne.

GQUOTES

• "Me gus­tan los ca­fés tan ne­gros como una no­che sin lu­na". • "Cuan­do un hom­bre que no se enamo­ra fá­cil­men­te ama… ama más". • "Hay cer­ca de 10.000 dó­la­res aquí. Y eso son mu­chas ga­lle­tas de las chi­cas ex­plo­ra­do­ras". • "Harry, de ver­dad ten­go que ori­nar".

La úl­ti­ma vez que acu­ñas­te la ex­pre­sión "me due­le un hue­vo" pro­ba­ble­men­te la acom­pa­ñas­te de un ges­to de pro­tec­ción ha­cia la en­tre­pier­na, si­mi­lar al que ha­cías cuan­do te to­ca­ba ha­cer de ba­rre­ra en un par­ti­do de fút­bol en el co­le­gio, aun­que el fo­co del do­lor no fue­ra di­rec­ta­men­te en es­te ór­gano. El blin­da­je de los hom­bres ha­cia sus tes­tícu­los es ca­si in­na­to, con­gé­ni­to a la pro­pia na­tu­ra­le­za del gé­ne­ro mas­cu­lino, aun­que a ve­ces se nos ol­vi­de que el cui­da­do de nues­tras bo­las no es so­lo cues­tión de evi­tar un ba­lo­na­zo.

En la pro­tec­ción de ma­ne­ra in­vo­lun­ta­ria y au­to­má­ti­ca de los tes­tícu­los hay di­ver­sas cau­sas que pro­vo­can por iner­cia esos ges­tos: mie­do al do­lor fren­te a un gol­pe y te­rror a la es­te­ri­li­dad e im­po­ten­cia que lle­va con­si­go, en un ima­gi­na­rio ma­chis­ta, fal­ta de hom­bría y mas­cu­li­ni­dad. "A ni­vel fí­si­co, el hom­bre tie­ne mie­do o cui­da­do fren­te a un gol­pe en los tes­tícu­los como reac­ción nor­mal de­bi­do a la sen­si­bi­li­dad de la zo­na, y es­to es po­si­ti­vo. En re­la­ción al plano psi­co­ló­gi­co y emo­cio­nal de­be­mos ser cons­cien­tes de que nues­tra cul­tu­ra ha ins­ta­la­do nues­tros ge­ni­ta­les en la pri­me­ra lí­nea de nues­tros en­cuen­tros se­xua­les. Pe­ro hay que sa­ber tam­bién que to­do nues­tro cuer­po es fuen­te de pla­cer y sa­tis­fac­ción", cuen­ta Se­bas­tian Glöck­ner, se­xó­lo­go y te­ra­peu­ta en Se­xua­lia.net. Es de­cir, nos pro­te­ge­mos de ma­ne­ra ins­tin­ti­va por­que cree­mos en nues­tro sub­cons­cien­te que los nuevos pol­vos pue­den ser peo­res. Error nú­me­ro uno.

En la tra­di­ción en­con­tra­mos otro de los pro­ble­mas aso­cia­dos a los tes­tícu­los y su so­bre­pro­tec­ción ex­ce­si­va. "En el plano eró­ti­co, nues­tra cul­tu­ra es fa­lo­cén­tri­ca; es de­cir, to­do gi­ra en torno al pe­ne y los tes­tícu­los. Du­ran­te mu­cho tiem­po la se­xua­li­dad fe­me­ni­na ha es­ta­do sub­yu­ga­da a la del hom­bre; se ha cons­trui­do una cul­tu­ra se­xual en ba­se a la vi­ven­cia mas­cu­li­na", ase­gu­ra Pa­tri­cia Me­nén­dez, te­ra­peu­ta tam­bién de Se­xua­lia.net. El fa­lo­cen­tris­mo que nos han in­cul­ca­do des­de pe­que­ños nos obli­ga a pro­te­ger nues­tros tes­tícu­los como sím­bo­lo de es­ta­tus y de va­lor. Ex­pre­sio­nes como "¡con dos co­jo­nes!" o "¡écha­le hue­vos!" sim­bo­li­zan es­ta idea de que el se­xo sin pe­ne no es se­xo. Error nú­me­ro dos. Mu­chas ya han apren­di­do a vi­vir sin nues­tros miem­bros.

Pe­ro el ges­to de pro­tec­ción de los tes­tícu­los, más allá de con­no­ta­cio­nes de se­xua­li­dad u hom­bría, tam­bién ten­dría que in­cor­po­rar una par­te in­for­ma­ti­va mé­di­ca esen­cial pa­ra el gé­ne­ro mas­cu­lino. Pe­se a ser una zo­na de nues­tro cuer­po que pro­te­ge­mos y de la que go­za­mos con el tac­to pro­pio y ajeno, no le pres­ta­mos la aten­ción sa­ni­ta­ria que re­quie­re. Error nú­me­ro tres. Y sí, nues­tros tes­tícu­los tam­bién tie­nen en­fer­me­da­des. De­be­ría­mos apro­ve­char la ac­ción con­ti­nua de to­car­nos los hue­vos pa­ra lle­var a ca­bo ex­plo­ra­cio­nes de es­tos ór­ga­nos glan­du­la­res, co­pro­duc­to­res de los es­per­ma­to­zoi­des y la tes­tos­te­ro­na, y evi­tar así nu­me­ro­sas pa­to­lo­gías que la gran ma­yo­ría de los hom­bres des­co­no­ce. La más gra­ve de to­das ellas es el cán­cer tes­ti­cu­lar, 49.000 ca­sos al año en to­do el mun­do y con cifras en au­men­to, lo que afec­ta prin­ci­pal­men­te a hom­bres de en­tre 15 y 35 años, sien­do el tu­mor más fre­cuen­te jun­to con el lin­fo­ma.

Ya hay or­ga­ni­za­cio­nes mé­di­cas que es­tán apos­tan­do por el ges­to de to­car­se los hue­vos pa­ra di­fun­dir el co­no­ci­mien­to de es­ta en­fer­me­dad y su pre­ven­ción, cu­ra­ble en el 90% de los ca­sos si se de­tec­ta a tiem­po. Pe­ro los tes­tícu­los tam­bién pued en su­frir hi­dro­ce­les, or­qui­tis, va­ri­co­ce­les, tor­sio­nes… En­fer­me­da­des, al­gu­nas de ell as m uy do­lo­ro­sas –el cán­cer tes­ti­cu­lar es prác­ti­ca­men­te in­do­lo­ro–, que con­vie­ne te­ner en la ca­be­za a la ho­ra de prac­ti­car el cos­tum­bris­ta ac­to mas­cu­lino de lle­var­se la mano a la en­tre­pier­na. "Las per­so­nas que han su­pe­ra­do un cán­cer de tes­tícu­los su­fren un cam­bio de ima­gen bas­tan­te sig­ni­fi­ca­ti­vo, pues to­da es­ta sim­bo­lo­gía con la que nues­tra cul­tu­ra car­ga los tes­tícu­los ha­ce que sea más du­ro pa­ra ellos; pe­ro la reali­dad es que la mas­cu­li­ni­dad del hom­bre res­pon­de a un con­cep­to mu­cho más am­plio que sus ge­ni­ta­les, y es­te cul­to exa­cer­ba­do es una cons­truc­ción cul­tu­ral", cuen­ta la se­xó­lo­ga Me­nén­dez. Pe­ro hay que aña­dir que es­tos pa­cien­tes ni se que­dan es­té­ri­les ni im­po­ten­tes –siem­pre y cuan­do no pier­dan los dos–, y que in­clu­so, al igual que en el cán­cer de ma­ma en las mu­je­res, ya se pue­den po­ner pró­te­sis de si­li­co­na que ha­cen que la bol­sa es­cro­tal sea in­clu­so más im­po­nen­te que an­tes de la ex­tir­pa­ción. Y aquí el círcu­lo vuel­ve a ce­rrar­se, pues al fi­nal to­do es cues­tión de ta­ma­ños y de hue­vos. Que se lo di­gan si no a la es­ta­tua del ca­ba­llo de Bal­do­me­ro Es­par­te­ro, que dé­ca­das des­pués se si­gue ha­blan­do de su pro­tu­be­ran­cia.

To­car­se los hue­vos. Hay que ha­cer­lo más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.