Cri­men y te­mor

Las per­so­nas más ho­no­ra­bles sue­len es­con­der los peo­res se­cre­tos. Así lo de­mos­tró Jack Ni­chol­son en Chi­na­town (1974), la úl­ti­ma con­ce­sión de Holly­wood al ci­ne ne­gro.

GQ (Spain) - - De Película -

EL PER­SO­NA­JE

El in­ves­ti­ga­dor pri­va­do Ja­ke Git­tes (Jack Ni­chol­son) re­ci­be el en­car­go de in­ves­ti­gar una in­fi­de­li­dad. Sin ima­gi­nar­lo acep­ta un desafío que le lle­va­rá a des­cu­brir los ma­ca­bros en­tre­si­jos de la fa­mi­lia Cross, una de las éli­tes más pu­dien­tes y ab­yec­tas de Los Án­ge­les. La ban­da so­no­ra del trom­pe­tis­ta Jerry Golds­mith y la fan­tás­ti­ca com­po­si­ción de los pla­nos es­truc­tu­ran una tra­ma com­ple­jí­si­ma que cul­mi­na en un bru­tal re­tra­to de una so­cie­dad en rui­nas.

Jack Ni­chol­son reúne las ca­rac­te­rís­ti­cas tí­pi­cas de los per­so­na­jes de las no­ve­las ne­gras de Das­hiell Ham­mett y Ray­mond Chand­ler, tan­to en la ma­ne­ra de ves­tir como de ex­pre­sar­se. Lle­va tra­jes de lana li­ge­ra en to­nos cla­ros y so­la­pas mo­nu­men­ta­les, ca­mi­sas con cue­llo in­glés y pa­las ma­yús­cu­las, pa­ñue­los de bol­si­llo, som­bre­ros y corbatas clá­si­cas. El en­can­to sub­tro­pi­cal de la ciu­dad le bas­tó a la di­se­ña­do­ra de ves­tua­rio Ant­hea Syl­bert pa­ra mon­tar un es­pec­tácu­lo sar­to­rial de pri­me­ra fi­la.

El gran Ni­chol­son y el aun más gran­de John Hus­ton acom­pa­ña­ron a Ro­man Po­lans­ki en su vuel­ta al ci­ne tras el ase­si­na­to de su es­po­sa. Jun­tos res­ca­ta­ron el al­ma del ci­ne ne­gro de los años 30 y 40 con el ha­bi­tual pe­si­mis­mo del di­rec­tor. Una at­mós­fe­ra que con­tras­ta con la lu­mi­no­si­dad de la fo­to­gra­fía y el bri­llo que des­pren­de la ex­tra­ña be­lle­za de Fa­ye Du­na­way.

El fil­me no se pue­de en­ten­der sin el de­ter­mi­nan­te pa­pel que desem­pe­ñó el pro­duc­tor Robert Evans, el se­duc­tor que res­ca­tó la Paramount y pro­du­jo tí­tu­los como El pa­drino o la ter­ce­ra ver­sión de El gran Gatsby. Su mi­ra­da en­cum­bra la de Po­lans­ki y fa­vo­re­ce una enor­me pie­za del ce­lu­loi­de so­bre la pu­tre­fac­ción del gé­ne­ro hu­mano.

LO DI­JO JACK NI­CHOL­SON COMO JA­KE GIT­TES: "Los po­lí­ti­cos, los edi­fi­cios pú­bli­cos y las pu­tas se ha­cen res­pe­ta­bles si duran lo su­fi­cien­te". EL 'LOOK' LOS AC­TO­RES LA PE­LÍ­CU­LA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.