Un mi­nu­to neo­yor­quino

La colección CT60 re­nue­va la he­ren­cia re­lo­je­ra de Tif­fany en un gui­ño al New York Mi­nu­te, el sím­bo­lo que mar­có el tiem­po de los neo­yor­qui­nos en 1853.

GQ (Spain) - - De Firma -

Des­de que Char­les Le­wis Tif­fany abrie­ra en 1837 su pri­me­ra tien­da en Nue­va York, sus jo­yas han he­cho sus­pi­rar a pri­me­ras da­mas, di­vas y aris­tó­cra­tas. Sus re­lo­jes co­men­za­ron a pro­du­cir un efec­to no me­nos re­ve­ren­cial en 1853, año en el que la ca­sa creó el New York Mi­nu­te –60 se­gun­dos de po­si­bi­li­dad pura–, un re­loj de ca­si tres me­tros que to­da­vía hoy pre­si­de la en­tra­da prin­ci­pal de la mí­ti­ca tien­da de la Quin­ta Ave­ni­da ("el me­jor lu­gar del mun­do, don­de na­da ma­lo pue­de su­ce­der", como de­cía el per­so­na­je de Au­drey Hep­burn en Desa­yuno con dia­man­tes). To­do un sím­bo­lo ur­bano pa­ra los neo­yor­qui­nos que con­fia­ban en es­te re­loj pú­bli­co pa­ra re­gu­lar el tiem­po de sus vi­das. Por suer­te, es­te 2015 la colección CT60 rin­de ho­me­na­je al le­ga­do y a las dé­ca­das de ex­pe­rien­cia de su ma­nu­fac­tu­ra sui­za de re­lo­jes, cu­yos ta­lle­res se alo­jan en Ginebra des­de 1874, al tiem­po que se re­in­ter­pre­ta un re­loj que fue re­ga­la­do al pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Fran­klin D. Roo­se­velt en 1945. Ade­más de es­ta edi­ción li­mi­ta­da a 60 pie­zas, la colección ofre­ce mo­de­los fe­me­ni­nos y mas­cu­li­nos que in­clu­yen un cro­nó­gra­fo au­to­má­ti­co –fun­ción con la que la mar­ca de­bu­ta­ra en 1868 como primer crono de EE UU– que re­pre­sen­ta una ac­tua­li­za­ción del his­tó­ri­co di­se­ño de Tif­fany.

POR BEA­TRIZ ROL­DÁN

RE­LOJ PRE­SI­DEN­CIAL La colección CT60 cuen­ta con una re­edi­ción tan bien re­pro­du­ci­da que, si no fue­ra por la co­rrea com­ple­ta­men­te nue­va, uno to­ma­ría por el au­tén­ti­co re­loj de oro rosa que Tif­fany re­ga­ló en 1945 a Fran­klin D. Roo­se­velt en el que se­ría su últ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.