HA­GO MÚ­SI­CA QUE PUE­DA HA­BLAR DE CUAL­QUIER CO­SA Y CON LA QUE CUAL­QUIE­RA SE PUE­DA IDEN­TI­FI­CAR

NUN­CA ME SIEN­TO SE­GU­RA DEL TO­DO A NI­VEL AR­TÍS­TI­CO; POR ESO MI COS­TUM­BRE DE CAM­BIAR. SIEM­PRE QUIE­RO SA­LIR DE MI ZO­NA DE CON­FORT

GQ (Spain) - - Travelling -

• LA LIS­TA DE DE­SEOS de una de las vo­ces más po­ten­tes del rock –Ka­ren O, de Yeah Yeah Yeahs– pue­de que no in­clu­ye­ra es­tar no­mi­na­da por la mis­ma can­ción pa­ra los Grammy y los Oscar. Pe­ro eso es exac­ta­men­te lo que le pa­só con The Moon Song, te­ma de la pe­lí­cu­la Her, de Spi­ke Jon­ze. In­clu­so la in­ter­pre­tó a dúo jun­to a Ez­ra Koe­nig, can­tan­te de Vam­pi­re Weekend (y au­to­ra de es­ta en­tre­vis­ta, en ex­clu­si­va pa­ra GQ), en los pre­mios de la Aca­de­mia, des­pués de que es­ta me­dio co­rea­na y me­dio po­la­ca die­ra un gi­ro to­tal con Crush Songs: 15 can­cio­nes con gui­ta­rra acús­ti­ca y su voz ro­ta en el ál­bum más punk-rock que ha he­cho has­ta el mo­men­to.

GQ: Has crea­do un gran per­so­na­je so­bre el es­ce­na­rio mos­tran­do tu ver­sión más rock-star, mien­tras que en per­so­na eres como cual­quie­ra, in­clu­so ver­gon­zo­sa e in­tro­ver­ti­da. ¿Si fue­ras una ado­les­cen­te pu­bli­ca­rías sel­fies sal­va­jes? KA­REN O: Pro­ba­ble­men­te… Es una for­ma de au­to­ex­pre­sión, y eso es im­por­tan­te cuan­do eres un ado­les­cen­te, es­pe­cial­men­te si eres ver­gon­zo­so. ¿Cuál es su sa­li­da? Es­toy a fa­vor de los sel­fies. Mi úni­ca ob­je­ción es el he­cho de que la gen­te se los ha­ga con el fin de ha­cer­se fa­mo­so. GQ: Au­to­es­ti­ma fren­te a au­to­pro­mo­ción. Aun­que tie­ne sus des­ven­ta­jas, pa­ra las mu­je­res es­pe­cial­men­te. Si ha­ces al­go tan sim­ple como ha­cer­te un sel­fie y po­ner "me veo bien", pue­de pa­re­cer que tie­nes de­ma­sia­da au­to­es­ti­ma. K. O.: La co­sa del au­to­bom­bo en nues­tra cul­tu­ra es­tá in­du­cien­do a erro­res. Pa­re­ce que pue­des ser fa­mo­so aun­que no ha­gas na­da. Pa­ra un ar­tis­ta, el tra­ba­jo es lo úni­co que im­por­ta. Cual­quier be­ne­fi­cio que ob­ten­gas del éxi­to o la fa­ma es un ex­tra. GQ: ¿Qué tal con Twit­ter? K. O.: Soy bas­tan­te inac­ti­va. Pre­fie­ro Ins­ta­gram. Me gus­ta la sen­sa­ción de co­ne­xión de es­ta apli­ca­ción. Pe­ro a ve­ces tam­bién me da por pen­sar: ¿qué es­toy ha­cien­do con mi tiem­po? GQ: Cuan­do su­pe que es­ta­bas no­mi­na­da a un Grammy por The Moon Song te man­dé un men­sa­je dán­do­te la en­ho­ra­bue­na. No te­nías ni idea de qué es­ta­ba ha­blán­do­te. Me con­tes­tas­te en plan: "¿¡Qué!?"… Me ha­ce gra­cia que es­tés tan fue­ra de on­da, pe­ro a la vez me pa­re­ció en­can­ta­dor y co­ol. K. O.: Pue­do lle­gar a es­tar muy fue­ra de on­da. Al­go muy pa­re­ci­do me pa­só con los Oscar: no es­pe­rá­ba­mos pa­ra na­da que Moon Song fue­ra a es­tar no­mi­na­da, así que cuan­do lo su­pi­mos, fli­pa­mos. Si no me hu­bie­ras en­via­do el men­sa­je de tex­to, pro­ba­ble­men­te no me ha­bría en­te­ra­do ese día. GQ: ¿Esa sue­le ser tu ac­ti­tud? ¿To­das las co­sas bue­nas que te han pa­sa­do en tu ca­rre­ra han ve­ni­do sin ni si­quie­ra in­ten­tar­lo? K. O.: Al­go así. Cuan­do em­pe­za­mos con Yeah Yeah Yeahs, noi­ma­gi­ná­ba­mos­queun­gru­po nue­vo pu­die­ra pa­sar de ha­ber he­cho una de­mo a ser vi­ral y con­se­guir fir­mar un con­tra­to. Te­nía­mos ese ro­llo inocen­te y naíf del prin­ci­pio. Cuan­do eres jo­ven quie­res con­quis­tar el mun­do, pe­ro al mis­mo tiem­po en­ten­dí que en es­te ne­go­cio no hay na­da se­gu­ro. GQ: Es cu­rio­so, por­que vo­so­tros lle­gas­teis des­pués de The Stro­kes y de no­so­tros, en esa épo­ca en la que in­ter­net se es­ta­ba con­vir­tien­do en un ele­men­to ca­da vez más im­por­tan­te. Po­días su­bir una de­mo y con­se­guir un con­tra­to a raíz de ello. ¿Ima­gi­na­bas que fue­ra así? K. O.: No­so­tros lle­ga­mos en el mo­men­to en el que la gen­te es­ta­ba ha­blan­do de in­ter­net y las buzz bands como nuevos con­cep­tos. De re­pen­te ha­bía mu­cha pre­sión so­bre cual­quier ban­da des­cu­bier­ta en in­ter­net. Ha­bía gen­te di­cien­do, "es­ta es la nue­va ola del fu­tu­ro" y, a la vez, otra que de­cía co­sas como "in­ter­net es­tá ha­cién­do­nos es­cu­char to­do de­ma­sia­do rá­pi­do"; así que ha­bía pre­sión por de­mos­trar que es­ta­ban equi­vo­ca­dos. GQ: Aho­ra que has he­cho tan­to, ¿es­tás más re­la­ja­da que cuan­do eras más jo­ven? ¿Te sien­tes más es­ta­ble? K. O.: Una mez­cla. Por un la­do nun­ca me sien­to se­gu­ra del to­do a ni­vel ar­tís­ti­co. Y pro­ba­ble­men­te es­to se re­fle­ja en la se­gun­da: ten­go la cos­tum­bre de que­rer sa­lir de mi zo­na de con­fort. Siem­pre es­toy un po­co al­te­ra­da, por­que tan pron­to como me aco­mo­do, ne­ce­si­to ex­plo­rar nuevos ca­mi­nos de mi crea­ti­vi­dad. Des­pués de lan­zar Crush Songs sen­tí esa nue­va ola de con­fian­za. Pe­ro eso des­apa­re­ció en­se­gui­da [ri­sas] y aho­ra es­toy de nue­vo en el pun­to de par­ti­da. GQ: ¿Te ima­gi­nas to­mán­do­te unos años de des­can­so? K. O.: Una par­te de mí sien­te cu­rio­si­dad so­bre qué pa­sa­ría si no es­tu­vie­ra en la obli­ga­ción de sa­car mú­si­ca du­ran­te un pe­rio­do lar­go de tiem­po. Pe­ro es cu­rio­so por­que jus­to aca­bo de leer las en­tre­vis­tas de Play­boy con John Len­non y Yo­ko Ono. Tu­vie­ron lu­gar po­co an­tes de que fue­ra ase­si­na­do. Él ha­bía des­apa­re­ci­do de la es­ce­na du­ran­te cin­co años y bá­si­ca­men­te, se ha­bía con­ver­ti­do en amo de ca­sa crian­do a su hi­jo. Ha­bla acer­ca de có­mo aque­llo fue la co­sa más di­fí­cil que ja­más hi­zo, ale­jar­se de es­ta co­ne­xión que te­nía con el pú­bli­co. Ne­ce­si­ta­ba a Yo­ko pa­ra apla­car esa in­se­gu­ri­dad per­sis­ten­te de "¿quién soy?". Pe­ro esos años tam­bién re­no­va­ron su amor por la mú­si­ca, el ar­te y la vida. Eso me hi­zo dar­le vuel­tas al asun­to y pre­gun­tar­me: "¿Qué pa­sa­ría si yo hi­cie­se eso?".

WI­LLIAM WELCH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.