Funny man

GQ (Spain) - - Travelling -

LA ÚL­TI­MA VEZ QUE PA­SÉ un día con Jon Hamm en Los Án­ge­les fue ha­ce mu­cho tiem­po, en un via­je a Holly­wood. Mad Men es­ta­ba a pun­to de ter­mi­nar su se­gun­da tem­po­ra­da y en po­co más de un año ha­bía cre­ci­do has­ta con­ver­tir­se en un fe­nó­meno en to­da re­gla. Es­tu­vi­mos dan­do vuel­tas por Los Án­ge­les, vi­si­tan­do los lu­ga­res más ha­bi­tua­les de la vida de Hamm a. de D. (la vida an­tes de Don Dra­per): la ca­sa de Sil­ver La­ke, don­de so­lía pe­dir­le unos días de tre­gua a la ca­se­ra pa­ra po­der pa­gar el al­qui­ler; los ba­res del Eas­tsi­de, don­de be­bía en­tre em­pu­jo­nes con sus ami­gos y su an­ti­guo co­le­ga de Mis­sou­ri, Paul Rudd, mien­tras am­bos es­pe­ra­ban a ver si pes­ca­ban al­go.

Aque­llos días de va­cas fla­cas es­ta­ban lo su­fi­cien­te­men­te cer­ca to­da­vía pa­ra sen­tir es­ca­lo­fríos de an­sie­dad en la piel de Hamm. Nues­tra con­ver­sa­ción es­tu­vo pla­ga­da de "¿y si?"o"si­dios­quie­re".aho­ra,ha­ce­no­mu­cho, aca­ba de per­mi­tir­se su primer de­rro­che: "Un co­che de ver­dad". Eso sí, pi­dien­do an­tes per­mi­so a su ase­sor fi­nan­cie­ro.

SEIS AÑOS Y ME­DIO DES­PUÉS, con­du­ci­mos de nue­vo sin rum­bo fi­jo por La Brea en un Mer­ce­des-benz CLS 63 AMG, una de las ven­ta­jas que con­lle­va po­ner su voz en los anun­cios de te­le­vi­sión de la mar­ca. Por sugerencia de Hamm, pa­sa­mos de co­mer en un buen res­tau­ran­te de Be­verly Hills a com­prar un sánd­wich en un lo­cal cu­tre don­de le han di­cho que ha­cen unos de roast-beef al es­ti­lo St. Louis. A es­tas al­tu­ras ten­go ya la sen­sa­ción de que a Jon Hamm sim­ple­men­te le gus­ta con­du­cir. No es ex­tra­ño que un ti­po de su ge­ne­ra­ción (aho­ra tie­ne 44) no pue­da evi­tar ci­tar a Fe­rris Bue­ller –aquel per­so­na­je ochen­te­ro de Mat­hew Bro­de­rick en To­do en un día– mien­tras cam­bia de mar­cha: "To­do es una elec­ción. Si tie­nes la po­si­bi­li­dad, te re­co­mien­do que eli­jas una".

En 2008, Hamm pa­sa­ba inad­ver­ti­do con sus va­que­ros y su go­rra de béis­bol. Aho­ra las co­sas han cam­bia­do. No so­lo por­que ob­via­men­te aho­ra to­do el mun­do co­no­ce a Don Dra­per, sino por­que nos he­mos acos­tum­bra­do a Jon Hamm. Mien­tras su fa­ma iba au­men­tan­do él es­ta­ba ahí, sin lla­mar la aten­ción pe­ro apro­ve­chan­do cual­quier opor­tu­ni­dad que se le pre­sen­ta­ba, por ra­ra que fue­ra.

En­tre es­tas se cuen­tan al­gu­nas apa­ri­cio­nes en Sa­tur­day Night Li­ve, su do­mi­nio en las es­ce­nas de la se­rie Roc­ke­fe­ller Pla­za yen La bo­da de mi me­jor ami­ga y al­gu­nos ca­meos que apa­re­cen en las lis­tas de IMDB jun­to con las pa­la­bras "voz" y "sin acre­di­tar" en­tre pa­rén­te­sis. Cuan­do nos co­no­ci­mos, él es­ta­ba en me­dio del ro­da­je de la se­rie de Net­flix Wet Hot Ame­ri­can Sum­mer. Y así se re­su­me bá­si­ca­men­te la ca­rre­ra de un ac­tor que co­ge el te­lé­fono y di­ce: "Sí, qué de­mo­nios", y si­gue ade­lan­te. To­do pa­re­ce fá­cil y di­ver­ti­do, al­go com­ple­ta­men­te opues­to a Don Dra­per. Jon Hamm, en el buen sen­ti­do, no es tan co­ol.

EN CAM­BIO,ES UN EN­TU­SIAS­TA. O como Jen­ni­fer West­feldt –ac­triz, di­rec­to­ra y su no­via des­de ha­ce mu­cho tiem­po– lo des­cri­be: "Un gan­so y un fri­ki de la ciencia, un lec­to­rin­sa­cia­ble,un­fa­ná­ti­co­de­los­car­di­nals de St. Louis y un lo­co de la co­me­dia". Es­to úl­ti­mo en con­cre­to pa­re­ce ver­dad. An­tes de al­can­zar el es­tre­lla­to era un per­so­na­je ha­bi­tual de la es­ce­na un­der­ground de Los Án­ge­les, don­de so­lía echar par­ti­das de pó­quer con el pre­sen­ta­dor de Co­medy Bang! Bang!, Scott Au­ker­man. "Jon era un tío con un pe­cu­liar sen­ti­do del hu­mor que sa­lía en ese ti­po de pro­gra­mas chus­cos de la te­le", cuen­ta Au­ker­man. "Mi sor­pre­sa fue des­cu­brir lo buen ac­tor dra­má­ti­co que es. El Jon Hamm que yo co­noz­co es el de La bo­da de mi me­jor ami­ga y Sa­tur­day Night Li­ve. Al que no re­co­noz­co es a Don Dra­per".

Los pro­gra­mas de Au­ker­man son al­gu­nos de los mu­chos en los que Hamm ha apa­re­ci­do a lo lar­go de los años, ha­cién­do­se un hue­co en­tre los cómicos más ve­te­ra­nos. En el ins­ti­tu­to fue de­fen­sa del equi­po de fút­bol ame­ri­cano y tam­bién par­ti­ci­pó en al­gu­nas obras con su club de tea­tro. "Yo en reali­dad era el tí­pi­co ni­ño ra­ro que siem­pre me­ro­dea­ba por ahí". Así es como Hamm pre­fie­re de­fi­nir­lo. "Aun­que ya sa­bes, los gra­cio­sos sue­len caer bien a la gen­te". En la co­me­dia es el ac­tor ideal pa­ra cual­quier es­ce­na:ese­que­cae­bie­nal­pú­bli­co,di­ver­ti­do pe­ro sin pre­ten­sio­nes. Pa­re­ce fal­sa mo­des­tia, pe­ro no lo es. "No es­toy to­do el día desean­do su­bir­me a un es­ce­na­rio a con­tar chis­tes. Pre­fie­ro sen­tar­me jun­to a gen­te gra­cio­sa, siem­pre he si­do me­jor ob­ser­van­do o apor­tan­do al­go gra­cio­so a la con­ver­sa­ción".

"Es real­men­te in­ge­nio­so gas­tan­do bro­mas", di­ce Seth Me­yers pa­ra des­cri­bir esa ha­bi­li­dad tan apre­cia­da por los cómicos de laim­pro­vi­sa­ción­fue­ra­de­les­ce­na­rio.me­yers era el guio­nis­ta je­fe de Sa­tur­day Night Li­ve cuan­do Hamm apa­re­ció en el pro­gra­ma por pri­me­ra vez y no sa­bía qué es­pe­rar de él. "En cuan­to ha­blas con Jon, te das cuen­ta de que ma­ne­ja per­fec­ta­men­te la jer­ga de los cómicos", di­ce. Ade­más, tie­ne ins­tin­to: pa­ra Jon Hamm's John Ham, el que Me­yers lla­ma "uno de los sket­ches más absurdos que he es­cri­to nun­ca" [era un anun­cio de ja­món de York pa­ra co­mer en el ba­ño], el ac­tor se dio cuen­ta in­me­dia­ta­men­te de que so­lo fun­cio­na­ría si se emi­tía en di­rec­to. "Tie­ne la ha­bi­li­dad de dar­le esa es­pe­cie de to­que a lo Leslie Niel­sen. Pue­de in­ter­pre­tar al­go sin te­ner co­no­ci­mien­to de ello cuan­do se le pi­de", in­sis­te la guio­nis­ta.

LA CO­ME­DIA TAM­BIÉN se ha con­ver­ti­do en una so­lu­ción ele­gan­te al pro­ble­ma al que se en­fren­tan los ac­to­res cuan­do lle­van in­ter­pre­tan­do du­ran­te mu­cho tiem­po un pa­pel icó­ni­co. No es jus­to, pe­ro es cier­to: Jon y Don se pa­re­cen mu­chí­si­mo. Cuan­do es­tas vien­do a Hamm in­ter­pre­tan­do a un agen­te de­por­ti­vo en la pe­lí­cu­la El chico del mi­llón de dó­la­res o el su­fri­mien­to ba­jo una ca­pa de su­dor de un mé­di­co adic­to a la mor­fi­na en Dia­rio de un jo­ven doc­tor, es di­fí­cil ol­vi­dar­se de Don Dra­per. Sin em­bar­go, cuan­do ejer­ce de có­mi­co es cuan­do me­nos se pa­re­ce al pu­bli­ci­ta­rio.

Hamm se en­co­ge de hom­bros; "¿a quién no le gus­ta reír­se?", di­ce. "Ha­cer el ton­to, re­sul­tar gra­cio­so o di­ver­tir­se es lo que ha­ce que me­rez­ca la pe­na vi­vir". Así que qui­zás el fu­tu­ro es­té cla­ro: di­ver­ti­do, va­ria­do y sor­pren­den­te. Pe­ro aho­ra mis­mo, el úni­co obs­tácu­lo en­tre Hamm y el fu­tu­ro es el pa­sa­do. EL FI­NAL DE LOS 60 ha si­do tan po­ten­te como el gran mi­to de los 60 en sí mis­mo. Por eso Al­ta­mont es­tá tan vi­vo en el re­cuer­do como Woods­tock, y Man­son como Mar­tin Lut­her King Jr. Mad Men nun­ca ha ahon­da­do en esos de­ta­lles; una de las cla­ves más­con­sis­ten­tes­de­la­se­rieha­si­do­có­mo­los gran­de­sa­con­te­ci­mien­tos­de­lahis­to­ria­pa­san por la vida de los per­so­na­jes a un se­gun­do plano. La crea­ción de Matt­hew Wei­ner ha si­do pre­sen­ta­da con el mis­mo mis­ti­cis­mo y des­mi­ti­fi­ca­ción que una cin­ta de Moebius, en­tre el gla­mour y la de­sin­te­gra­ción. Ha si­do una mez­cla ca­pri­cho­sa de una era y un gran Edi­po. El fi­nal ha es­ta­do ahí li­te­ral­men­te des­de el prin­ci­pio, in­clu­so des­de que Don em­pe­zó su lar­ga y tor­tuo­sa caí­da.

Pe­ro esa caí­da un día ter­mi­na. Tal vez Mad Men ya se per­ci­be como una re­li­quia del pa­sa­do; des­pués de to­do, se emi­te en ca­na­les de pa­go, lo que pa­ra los jó­ve­nes era un con­te­ni­do de cor­ta vida en un sis­te­ma que pre­ce­dió al strea­ming de in­ter­net. Como Los So­prano –su pro­ge­ni­tor en mu­chos as­pec­tos–, la se­rie ha du­ra­do lo su­fi­cien­te como pa­ra va­gar por cier­tos círcu­los na­rra­ti­vos cues­tio­na­bles, y ser su­pe­ra­da lue­go por se­ries más jó­ve­nes y fres­cas. Pe­ro en al­gún mo­men­to a prin­ci­pios de año, con otras se­ries re­vo­lo­tean­do, po­días sen­tir los pri­me­ros sín­to­mas de an­sie­dad por­que in­ter­net em­pe­zó a mi­rar ha­cia el si­guien­te gran mo­men­to de con­sen­so y reavi­vó de nue­vo su pa­sión con Mad Men. Me­ses des­pués de la pre­mie­re de es­ta úl­ti­ma tan­da de epi­so­dios, el por­tal Vul­tu­re pu­bli­có un post ti­tu­la­do:"¿te pue­de gus­tar Mad Men si crees que Don Dra­per es un mal tío?".

Fi­na­les como el de Mad Men se han con­ver­ti­do en uno de esos even­tos es­pe­cia­les, al mar­gen de los de­por­tes y ga­las de pre­mios, que lo­gran que to­do el mun­do lo vea al mis­mo tiem­po. El strea­ming es­tá crean­do ex­pe­rien­cias en gru­po; ha su­pues­to una nue­va edad de oro pa­ra la te­le­vi­sión. Muy pron­to nos va­mos a dar cuen­ta de que so­lo nos que­dan unas ho­ras pa­ra es­tar en la com­pa­ñía de Peggy y Pe­te, Ro­ger y Joan y Don, por su­pues­to, como un hom­bre fue­ra de su tiem­po. Se va el úl­ti­mo hom­bre com­pli­ca­do de la te­le­vi­sión.

WAL­TER WHI­TE SE HA IDO, muer­to en me­dio de su ama­do equi­po. Tony So­prano tam­bién se fue, como el sar­gen­to Brody y otros hom­bres fu­rio­sos, ro­tos, ama­bles o des­pre­cia­bles que han lle­va­do a la te­le­vi­sión fue­ra de la ca­ja ton­ta pa­ra aden­trar­la en su au­tén­ti­ca Edad de Oro. Esa ba­ta­lla se ha ga­na­do tan rá­pi­da­men­te y de ma­ne­ra tan de­fi­ni­ti­va que ni si­quie­ra quie­nes lo or­ques­ta­ron lo ha­bían ima­gi­na­do. Una se­rie de te­le­vi­sión pue­de exis­tir pa­ra con­tar to­do ti­po de his­to­rias y des­de to­do ti­po de pers­pec­ti­vas. Al­gu­nas, se­gu­ra­men­te, sean pro­pen­sas a in­tro­du­cir per­so­na­jes mas­cu­li­nos tan ca­ris­má­ti­cos como pro­fun­da­men­te in­co­rrec­tos o con­tra­dic­to­rios. Pe­ro en ese ca­so, "an­ti­he­roi­co" era siem­pre una for­ma de de­cir "real".

Mad Men tra­tó la vio­len­cia emo­cio­nal co­mo­la­vio­len­cia­de­sus­san­grien­tos­com­pe­ti­do­res. Y por lo me­nos en pa­pel pa­re­cía más pro­ba­ble­que­don­dra­per­ter­mi­na­ra­muer­to an­tes que Tony o Walt. "No pue­do ni con­fir­mar ni des­men­tir na­da", di­ce Hamm.

John Slat­tery, que in­ter­pre­ta a Ro­ger Ster­ling en la se­rie, re­ci­bió su guión pa­ra el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo an­tes de que em­pe­za­ra el ro­da­je, y lo le­yó con emo­ción has­ta el fi­nal. Lo que en­con­tró en él era ex­tra­ña­men­te de­cep­cio­nan­te. Ese era el sen­ti­mien­to que se res­pi­ra­ba en la lec­tu­ra del guión, en la que es­tu­vie­ron to­dos los ac­to­res y cu­rio­sos del equi­po. En­ton­ces, tras una pau­sa, Matt­hew Wei­ner apar­tó a al­gu­nos de los ac­to­res prin­ci­pa­les y les en­ce­rró en su des­pa­cho. Ahí les re­ve­ló el ver­da­de­ro fi­nal. Era una for­ma de man­te­ner el ni­vel de pre­cau­ción pa­ra ga­ran­ti­zar el se­cre­to tras la de­ci­sión de AMC de di­vi­dir la úl­ti­ma tem­po­ra­da en dos par­tes. Así, ha­bía que man­te­ner el se­cre­to du­ran­te un año.

HAMM, A ESAS AL­TU­RAS, lo ha­bía man­te­ni­do du­ran­te más tiem­po. An­tes de ca­da tem­po­ra­da, cuan­do Wei­ner em­pe­za­ba a re­unir­se con los guio­nis­tas, él y Hamm so­lían dis­cu­tir so­bre la si­guien­te tan­da de epi­so­dios. Mu­chas de es­tas reu­nio­nes te­nían lu­gar en el Pa­ci­fic Di­ning Car, un di­ner abier­to 24 ho­ras y fre­cuen­ta­do a ho­ras ex­tra­ñas por po­lí­ti­cos, abo­ga­dos y jue­ces de los edi­fi­cios cer­ca­nos, así como por pro-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.