RE­GRE­SO FU­TU­RO

1985 - 2015 AL POR IA­GO DA­VI­LA Y AL­BER­TO MO­RENO

GQ (Spain) - - Noticias -

POR QUÉ NOS SI­GUE FLI­PAN­DO… 30 AÑOS DES­PUÉS

Se pu­sie­ron a co­men­tar una pe­lí­cu­la que sí ha­bía vis­to, Re­gre­so al fu­tu­ro, y Zack­di­jo:'no­re­pre­sen­taú­ni­ca­men­te un de­seo te­ñi­do de nos­tal­gia de ex­pe­ri­men­tar una re­gre­sión y vol­ver a la se­gu­ri­dad de la ado­les­cen­cia, sino tam­bién a los con­ser­va­do­res años 50, a la idea de que nos bas­ta con ha­cer re­tro­ce­der los re­lo­jes bio­ló­gi­cos y tem­po­ra­les y que así to­dos se­re­mos más fe­li­ces. La pe­lí­cu­la re­fle­ja to­tal­men­te la an­gus­tia crea­da por la Gue­rra Fría…". (Way­ne, Teddy. La can­ción de amor de Jonny Va­len­ti­ne).

La ci­ta an­te­rior, in­clui­da en la bio­gra­fía apó­cri­fa de Jus­tin Bie­ber, for­ma par­te de un fres­co en que se des­cri­be al ído­lo teen como un ile­tra­do úni­ca­men­te ob­se­sio­na­do con la mer­ca­do­tec­nia que lo ro­dea, los vi­deo­jue­gos vio­len­tos y las ca­lo­rías. Un bu­rro con to­das­las­le­tras­que,au­na­sí,cuen­ta­lao­bra­de Robert Ze­mec­kis en­tre sus re­fe­ren­tes.

Es­tre­na­da nue­ve años an­tes de su na­ci­mien­to (es­to es, 1985), su­po­ne –pre­ci­sa­men­te por ello– el ti­po de clá­si­co in­me­dia­to que ver­te­bra su acer­vo cul­tu­ral. De es­ta ma­ne­ra, el re­fe­ren­te pop más asi­ble por la más po­pu­lar es­tre­lla del pop de lo que va de si­glo de­vie­ne en bi­blia de lo pop por me­taa­cu­mu­la­ción. O en cris­tiano: Re­gre­so al fu­tu­ro se­rá pa­ra tus hi­jos lo que fue­ron pa­ra ti El pa­drino y Star Wars.

¿Las ra­zo­nes de es­ta in­fluen­cia? Pues en par­te las que es­gri­me Zack –que ejer­ce de pig­ma­lión del pro­ta­go­nis­ta– en la ci­ta ini­cial (pe­ro sin la pe­dan­te­ría de­ri­va­da del ci­nis­mo del au­tor), así como una in­fi­ni­dad de fra­ses ("¿eres un ga­lli­na, Mcfly?") hoy con­si­de­ra­das him­nos, que des­de ha­ce 30 años nos han ayu­da­do a re­unir el co­ra­je pa­ra pe­dir sa­lir a la gua­pa de cla­se, a en­fren­tar­nos al abu­són del ins­ti­tu­to o a per­se­guir sue­ños pro­fe­sio­na­les por inal­can­za­bles que pa­rez­can.

Tan­to es así que en 2006 el Sin­di­ca­to de Guio­nis­tas de Ame­ri­ca­nos (gen­te muy se­ria) eri­gió su li­bre­to como el 56º me­jor de la his­to­ria del ci­ne, con muy po­cas co­me­dias por de­lan­te (ya sa­béis que a la gen­te se­ria, las co­me­dias, plim) mer­ced a su in­ta­cha­ble pre­ci­sión con el ma­ne­jo del es­pa­cio, el tiem­po y la con­fir­ma­ción de ca­da uno de los acon­te­ci­mien­tos que va sem­bran­do.

Y si las ex­pli­ca­cio­nes an­te­rio­res te pa­re­cen de­ma­sia­do es­drú­ju­las, sim­ple­men­te déjate lle­var por los ar­mó­ni­cos que ha­cen que ca­da vez que la pa­san por la te­le te la tra­gues has­ta el fi­nal. A ve­ces es tan sim­ple como eso.

CUAN­DO AL­GÚN FAN PA­RA A THO­MAS F. WIL­SON –EL AC­TOR QUE DA VIDA A BIFF Y SUS DE­CLI­NA­CIO­NES– POR LA CA­LLE, ES­TE LO DES­PA­CHA CON UNA HO­JA DE PRE­GUN­TAS FRE­CUEN­TES Es­te es uno de los me­jo­res de­li­rios de fa­mo­so de la his­to­ria. Can­sa­do de que los fans de la fran­qui­cia lo frie­sen a pre­gun­tas, el cé­le­bre vi­llano de la sa­ga creó es­ta ho­ja de pre­gun­tas fre­cuen­tes (en la fo­to, muy pe­que­ñi­ta) en la que ase­gu­ra que: to­dos los del equi­po son majos, pe­ro no tie­ne re­la­ción con ellos; que las se­cue­las se ro­da­ron se­gui­das; que los ho­ver­boards no vo­la­ban, sino que col­ga­ban de unos ca­bles ata­dos a una grúa; que el es­tiér­col que lo cu­bre en to­das las en­tre­gas era una mez­cla de tur­ba, cor­cho, de­se­chos y una co­sa co­mes­ti­ble que le da­ba una tex­tu­ra pe­ga­jo­sa; que el De­lo­rean era un co­che muy pe­que­ño pa­ra gen­te de es­ta­tu­ra me­dia como él; que no ga­nó tan­ta pas­ta como po­de­mos pen­sar (pe­ro que lo im­por­tan­te es el amor); y que aho­ra se de­di­ca a los mo­nó­lo­gos, así que de­jad de pre­gun­tar­le por las pe­lis. La con­di­ción del pro­duc­tor de En­re­dos de fa­mi­lia pa­ra que Fox pu­die­se par­ti­ci­par en Re­gre­so al fu­tu­ro fue que no fal­ta­se a los ro­da­jes de la se­rie, ya que su per­so­na­je ha­bía ga­na­do pe­so en la tra­ma de­bi­do a la ma­ter­ni­dad de su com­pa­ñe­ra Me­re­dith Bax­ter. Así, de enero a mar­zo de 1985, el ac­tor gra­ba­ba el pro­gra­ma de 10 a 18 h y la pe­lí­cu­la de 18:30 a 2:30 h.

MA­TRÍ­CU­LA La ma­trí­cu­la real del co­che que se uti­li­zó pa­ra la pri­me­ra en­tre­ga es 3CZV657. SE­ÑOR FU­SIÓN El reac­tor que ge­ne­ra ener­gía a par­tir de de­se­chos es, en reali­dad, un mo­le­dor de ca­fé de Krups. CON­DEN­SA­DOR DE FLU­ZO De­be­ría ser "de flu­jo", pe­ro quien lo tra­du­jo al es­pa­ñol pen­só que "flu­zo" era más mo­lón. PUER­TAS Pa­ra man­te­ner­las subidas cuan­do es­ta­ban es­car­cha­das, el equi­po te­nía que ca­len­tar­las con se­ca­do­res. CUA­DRO DE MAN­DOS En el co­che ha­bía tan­tos ac­ce­so­rios que cuan­do Fox cam­bia­ba de mar­cha se des­tro­za­ba los nu­di­llos. RUE­DAS Pa­ra la ver­sión con rue­das vo­la­do­ras se cons­tru­yó una ma­que­ta a ta­ma­ño real del De­lo­rean en fi­bra de vi­drio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.