TECNÓFILO ES­CÉP­TI­CO

Por Na­cho Pa­lou -

GQ (Spain) - - Firmas -

don­de se in­ter­pre­ta su sig­ni­fi­ca­do, por­que no to­das las des­crip­cio­nes y sig­ni­fi­ca­dos coin­ci­den con el uso que ha­ce­mos tú y yo de los emo­jis. Que los emo­jis ca­da uno los uti­li­za li­bre­men­te y a su an­to­jo, so­bre to­do aque­llos cu­yo sig­ni­fi­ca­do es­tá po­co cla­ro. Como el de la be­ren­je­na.

Como sea, el emo­ji con el de­do me­dio se ha re­cla­ma­do por to­das las vías, in­clu­so a tra­vés de sis­te­mas pa­ra no­ti­fi­car erro­res en sis­te­mas ope­ra­ti­vos de or­de­na­do­res y mó­vi­les. Por­que sí, esa au­sen­cia es un error.

Lo do­lo­ro­so del asun­to es ver que en cam­bio sí exis­ten emo­jis que re­pre­sen­tan cin­tas de ví­deo VHS. Dis­que­tes. Te­lé­fo­nos fi­jos, te­lé­fo­nos de esos en los que des­col­gar era li­te­ral y no fi­gu­ra­do. Exis­ten esos emo­jis a pe­sar de que bue­na par­te de quie­nes los uti­li­zan, si no la ma­yo­ría, sim­ple­men­te ja­más han vis­to una pe­lí­cu­la en VHS. Nun­ca han des­col­ga­do li­te­ral­men­te un te­lé­fono. Y al dis­que­te lo lla­man "el icono de guar­dar do­cu­men­to". Aho­ra ven­dría muy al ca­so uti­li­zar el emo­ji de la pei­ne­ta. En su lu­gar ten­dré que usar el de la be­ren­je­na.

¡Por aquí se va a París! An­da que no mo­la ti­rar de pei­ne­ta analó­gi­ca cuan­do te to­can la mo­ral. No hay emo­ji que igua­le esa sen­sa­ción. ¿Ver­dad, Ca­pe­llo?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.