Buen po­lí­glo­ta ACLA­RA TU GAR­GAN­TA ERRAR ES HU­MANO TV Y RA­DIO AL­GO DE TEA­TRO SA­CA EL DIS­FRAZ

Blog Fluen­tin3months.com, un nue­vo idio­ma en muy po­co 12 len­guas, le pres­ta­re­mos aten­ción. El se­cre­to es­tá en la en­to­na­ción Fa­llar es par­te del pro­ce­so En­gán­cha­te a la ver­sión ori­gi­nal Prac­ti­ca la pau­sa dra­má­ti­ca In­fíl­tra­te en las las 'enemi­gas'

GQ (Spain) - - Tormenta De Ideas -

"Pa­ra apren­der un idio­ma hay que sa­ber pro­nun­ciar a la per­fec­ción, así que hay que es­for­zar­se mu­cho en con­se­guir la en­to­na­ción ade­cua­da", nos cuen­ta Benny Le­wis. For­vo.com y Rhi­nos­pi­ke. com son dos bue­nas he­rra­mien­tas on-li­ne con las que ejer­ci­tar el tono. Tam­bién son úti­les los tru­cos que pue­des en­con­trar en los li­bros de gra­má­ti­ca –aun­que Le­wis no re­co­mien­da se­guir es­te ca­mino has­ta la no­ve­na se­ma­na– o mé­to­dos au­dio­vi­sua­les como As­si­mil, Teach Your­self o Ha­rrap's. Uno apren­de un idio­ma pa­ra po­der co­mu­ni­car­se con los de­más, y es­to se pue­de con­se­guir a dis­tin­tos ni­ve­les. "Si ten­go que ave­ri­guar dón­de es­tá el ba­ño y no sé de­cir­lo de una ma­ne­ra to­tal­men­te ade­cua­da siem­pre pue­do ex­pri­mir mis re­cur­sos y de­cir: '¿Ba­ño? ¿Dón­de?", afir­ma Le­wis. La mo­ra­le­ja es­tá cla­ra: ¡nun­ca te des­mo­ra­li­ces! A na­die le im­por­ta si con­ju­gas per­fec­ta­men­te un ver­bo o si ha­blas como Tar­zán. "Los be­bés ga­tean y tro­pie­zan an­tes de ca­mi­nar. No­so­tros no so­mos be­bés, pe­ro sí que te­ne­mos per­mi­so pa­ra co­me­ter erro­res du­ran­te nues­tro pro­ce­so de apren­di­za­je. El pro­gre­so siem­pre es gra­dual". Como ya sa­brás, ver la te­le­vi­sión o es­cu­char la ra­dio en el idio­ma que es­tás es­tu­dian­do es una bue­na ma­ne­ra de edu­car tu oí­do. La web de la CNN, por ejem­plo, ofre­ce sus ví­deos en ver­sión ori­gi­nal y en ver­sión do­bla­da. Tam­bién tie­nes la op­ción de sin­to­ni­zar Tu­nein. com, una ra­dio on-li­ne que per­mi­te es­cu­char emi­so­ras de cual­quier rincón del mun­do y en cual­quier idio­ma. Ade­más, si te cen­tras en ca­de­nas de­di­ca­das a la in­for­ma­ción, siem­pre po­drás co­men­tar esos te­mas de ac­tua­li­dad con tu pro­fe­sor na­ti­vo y ejer­ci­tar así tu vo­ca­bu­la­rio. La gen­te que ha­ble tan­to tu idio­ma como el idio­ma que es­tés apren­dien­do sue­le ten­der a res­pon­der­te en tu pro­pia len­gua cuan­do per­ci­ben que no es­tás có­mo­do con la si­tua­ción. Se apia­dan de ti, por de­cir­lo de al­gu­na ma­ne­ra. El tru­co pa­ra evi­tar es­te su­pues­to es es­truc­tu­rar tu dis­cur­so de ma­ne­ra pau­sa­da. "Cuan­do no se­pas qué de­cir, mi­ra al in­fi­ni­to y ga­na tiem­po has­ta que se­pas có­mo ver­ba­li­zar lo que tie­nes en la men­te. Si la gen­te se tra­ga el tru­co que aca­bas de ha­cer con tu len­gua­je cor­po­ral, se­gu­ro que te de­jan el tiem­po que ne­ce­si­tas por­que real­men­te es­ta­rán in­tere­sa­dos en lo que tie­nes que de­cir", nos cuen­ta el po­lí­glo­ta ir­lan­dés. Al apren­der ára­be en Egip­to, Le­wis re­pa­ró en que la gen­te siem­pre le ha­bla­ba en su len­gua ma­ter­na. Echan­do un ojo a su al­re­de­dor se dio cuen­ta de que su as­pec­to era el de un tu­ris­ta de ma­nual, así que de­ci­dió cam­biar su ima­gen y re­no­var su ves­tua­rio pa­ra mez­clar­se con los au­tóc­to­nos y se­me­jar un na­ti­vo. En al­gu­nos paí­ses, como en China, lo de dis­fra­zar­se se an­to­ja­ba al­go más di­fí­cil, aun­que Le­wis su­po sa­lir ade­lan­te: "Di­je que era pro­fe­sor y que vi­vía allí des­de ha­cía dé­ca­das. La gen­te vio es­to como una se­ñal pa­ra ha­blar­me en su idio­ma, no en el mío".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.