Be­lle­za po­lar

Uno de los te­rri­to­rios más in­hós­pi­tos del pla­ne­ta, pe­ro tam­bién uno de los más fas­ci­nan­tes. BLAI­SE DRUM­MOND nos cuen­ta en ex­clu­si­va su via­je al Ár­ti­co con LOUIS VUIT­TON.

GQ (Spain) - - Motor -

En na­da se pa­re­cen la bu­có­li­ca ca­sa de Blai­se Drum­mond en­tre va­lles ir­lan­de­ses, don­de las plan­tas y sus cua­tro hi­jos cre­cen li­bre­men­te, y el hos­til pai­sa­je ár­ti­co, un te­rri­to­rio don­de, en pa­la­bras del pin­tor, "la ve­ge­ta­ción no su­pera la al­tu­ra del to­bi­llo". Por eso mis­mo la fir­ma Louis Vuit­ton pen­só que él era el ade­cua­do pa­ra vi­si­tar es­ta re­gión del Po­lo Nor­te te­rres­tre y que plas­ma­ra sus im­pre­sio­nes en un li­bro ex­cep­cio­nal ti­tu­la­do Ar­ctic, el úl­ti­mo des­tino en in­cor­po­rar­se a la colección Tra­vel Books de la ca­sa ga­la.

Unos días an­tes de la pre­sen­ta­ción de Ar­ctic tu­vi­mos la oca­sión de con­ver­sar en ex­clu­si­va con Blai­se Drum­mond. Na­ci­do en Li­ver­pool en 1967, pe­ro ir­lan­dés de adop­ción, su tra­ba­jo re­co­ge in­fluen­cias del land art, el mo­vi­mien­to punk, la ar­qui­tec­tu­ra de Le Cor­bu­sier y los re­la­tos de Tho­reau, to­do ello con­den­sa­do en pin­tu­ras que evo­can un uni­ver­so per­so­na­lí­si­mo for­ja­do, se­gún sus pa­la­bras, "por una in­fan­cia enun­ba­rrio­deur­ba­ni­za­cio­nes".es­to­fue­lo­que­nos­con­tó­de su via­je por el nor­te de No­rue­ga, Is­lan­dia y Groen­lan­dia. GQ: ¿Có­mo fue el pro­ce­so de do­cu­men­ta­ción pre­vio? BLAI­SE DRUM­MOND: Noe­xis­tió,laver­dad.me­pre­sen­té allí­co­nun­par­de­cá­ma­ra­se­nel­bol­si­lloy­me­de­di­quéaex­plo­rar la zo­na, a ca­mi­nar, a na­ve­gar… Re­co­pi­lé mu­cho ma­te­rial y, de vuel­ta en el es­tu­dio, re­pa­sé mis no­tas pa­ra pin­tar. GQ: Hay un pro­fun­do sen­ti­mien­to de so­le­dad en mu­chos de los di­bu­jos de Ar­ctic… B. D.: De­pen­de de la zo­na. En Groen­lan­dia, por ejem­plo, hay una co­lo­nia im­por­tan­te de na­ti­vos, con asen­ta­mien­tos y po­bla­cio­nes muy bo­ni­tas. Pe­ro al nor­te, sin em­bar­go, los po­cos ha­bi­tan­tes que hay son eu­ro­peos que se han mu­da­do allí en bus­ca de aven­tu­ra o por tra­ba­jo. Pe­ro no es un si­tio agra­da­ble.has­ta­la­se­di­fi­ca­cio­nes­pa­re­cen­pro­vi­sio­na­lesy­hay mu­chas zo­nas por­tua­rias de­di­ca­das fun­da­men­tal­men­te a la re­cep­ción de mer­can­cías, car­gue­ros… Pe­ro so­le­dad como tal so­lo la sen­tí en una mon­ta­ña a las afue­ras de Spits­ber­gen. Era de esas con una ci­ma pla­na y des­de lo al­to lo úni­co que po­días ver era nie­ve y, atra­ve­sán­do­la, una lí­nea de te­lé­gra­fo que se per­día en el ho­ri­zon­te. Tam­bién ha­bía un re­cuer­do de unas mu­je­res que ha­bían si­do ase­si­na­das por un oso po­lar. Y ahí, en me­dio de aquel si­tio, con el viento azo­tan­do y la idea de es­tas mu­je­res ata­ca­das… no fue agra­da­ble, no. GQ: ¿Afec­ta el te­rri­to­rio al ca­rác­ter de los ha­bi­tan­tes de es­tas zo­nas? B. D.: Yo fui en ve­rano y es la épo­ca del año en la que tie­nen luz so­lar las 24 ho­ras del día, así que mi im­pre­sión es­tá con­di­cio­na­da por es­to. A ve­ces veía al­ma­ce­nes de ví­ve­res o pa­las pa­ra re­co­ger la nie­ve apo­ya­das en las ca­sas, y me cos­ta­ba ima­gi­nar có­mo se­ría la vida allí du­ran­te el in­vierno, con 24 ho­ras de os­cu­ri­dad. Pe­ro la gen­te que co­no­cí era muy ale­gre y a to­dos pa­re­cía gus­tar­les mu­cho es­tar allí. GQ: Una de las acua­re­las que más nos ha lla­ma­do la aten­ción es la de un par­ti­do de fút­bol en ple­na nie­ve… B. D.: En reali­dad no es­ta­ban ju­gan­do en la nie­ve, era are­na, pe­ro el blan­co da esa sen­sa­ción. Ocu­rrió una tar­de cuan­do es­ta­ba en Ilu­lis­sat (una lo­ca­li­dad cos­te­ra en el oes­te de Groen­lan­dia) vien­do a los lo­ca­les ju­gar al fút­bol, y me re­cor­da­ba mu­cho a las pa­chan­gas que echo yo con ami­gos en Ir­lan­da. Era ju­lio, así que no ha­bía nie­ve al ni­vel del mar, y me dio mu­cha en­vi­dia ver­los ju­gar. Pe­ro lo que real­men­te me in­tere­só era el co­lo­ri­do de aque­llas per­so­nas y de las ca­sas, que des­ta­ca­ba en aquel pai­sa­je ro­co­so. GQ: Otros di­bu­jos ha­cen re­fe­ren­cia a ex­pe­di­cio­nes cien­tí­fi­cas. ¿Estuviste con al­gu­na? B. D.: Una par­te del via­je la hi­ce en bar­co y ha­bía un mon­tón de cien­tí­fi­cos. Pe­ro la ma­yor par­te de las imá­ge­nes de las que ha­blas las cap­té en Ny-åle­sund, una lo­ca­li­dad que sir­ve de cen­tro de in­ves­ti­ga­cio­nes en la is­la de Spits­ber­gen. El lu­gar es­ta­ba lleno de apa­ra­tos ex­tra­ños que lla­ma­ron mu­cho mi aten­ción. GQ: ¿Y có­mo co­nec­ta es­to con tu tra­ba­jo an­te­rior? B. D.: Prin­ci­pal­men­te en las gran­des ex­ten­sio­nes de blan­co que do­mi­nan mis pin­tu­ras y en el in­te­rés ar­qui­tec­tó­ni­co, que he­re­pre­sen­ta­doen­for­ma­de­ca­sas­dees­ti­loes­can­di­na­vo.

IA­GO DA­VI­LA

POR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.