Ba­si­lea: HO­RA CE­RO

GQ ZOOM Con más de 1.500 mar­cas y cer­ca de 150.000 pro­fe­sio­na­les lle­ga­dos de to­do el mun­do, Ba­sel­world 2015 abrió un año más sus puer­tas –con pun­tua­li­dad sui­za– pa­ra des­ve­lar las úl­ti­mas ten­den­cias del uni­ver­so re­lo­je­ro. GQ es­tu­vo allí.

GQ (Spain) - - Gq Zoom -

Si du­ran­te el SIHH se nos cor­tó el alien­to an­te el anun­cio de la subida del fran­co sui­zo, el ate­rri­za­je en la nue­va edi­ción de Ba­sel­world (del 19 al 26 de mar­zo) nos re­ci­bió con un dato op­ti­mis­ta: las ex­por­ta­cio­nes re­lo­je­ras han al­can­za­do los 1.600 mi­llo­nes de fran­cos sui­zos en enero, es de­cir, un au­men­to del 3,7 % en un año. Dato re­le­van­te en el con­tex­to de una ciu­dad que ge­ne­ra 13.000 em­pleos lo­ca­les pa­ra aten­der a los vi­si­tan­tes du­ran­te ocho días. A pe­sar de es­te ra­yo de sol, sa­be­mos que las pre­vi­sio­nes pa­ra 2015 se han re­vi­sa­do de­bi­do al de­te­rio­ro del en­torno eco­nó­mi­co.

Pe­ro más allá de las cifras, la fe­ria con ma­yús­cu­las nos de­pa­ró un pa­no­ra­ma bas­tan­te mo­vi­do por una cues­tión que ha ad­qui­ri­do tin­tes de se­gun­da revolución re­lo­je­ra: la de los re­lo­jes co­nec­ta­dos. Y en cier­to mo­do es­te gi­ro tie­ne que ver con otro an­te­rior –el de la dé­ca­da de 1970, tam­bién co­no­ci­do como la Era del Cuar­zo–, que hi­zo en­fren­tar­se a los fa­bri­can­tes de elec­tró­ni­ca con los re­lo­je­ros tra­di­cio­na­les. Aun­que los re­lo­jes co­nec­ta­dos no son en reali­dad un fe­nó­meno nue­vo, es en 2015 y en el seno de es­ta fe­ria don­de el te­ma ha al­can­za­do su pun­to cul­mi­nan­te. Bvlga­ri, Breitling, Fre­de­ri­que Cons­tant, TAG Heuer y Guc­ci, en­tre otros, bus­can con ello am­pliar su ofer­ta pa­ra ha­cer­la lle­gar a un pú­bli­co más jo­ven.

Pa­ra­le­la­men­te a es­te fe­nó­meno tec­no­ló­gi­co, las mar­cas han de­rro­cha­do más ima­gi­na­ción que en edi­cio­nes an­te­rio­res, aun­que la te­má­ti­ca crea­ti­va si­gue en­rai­za­da en las pro­pues­tas re­tro, los me­ca­nis­mos de cro­nó­gra­fo, los mo­de­los de tres agu­jas con fun­cio­nes bá­si­cas, las com­pli­ca­cio­nes ca­si siem­pre úti­les (nos re­fe­ri­mos a ca­len­da­rio anual, com­ple­to o per­pe­tuo) y las so­ne­rías, que si­guen pi­san­do fuer­te. Un gran des­plie­gue de mo­de­los con co­rreas tex­ti­les de am­plio es­pec­tro cro­má­ti­co y es­fe­ras azu­les dan el con­tra­pun­to es­té­ti­co a las ten­den­cias del año.

RE­FE­REN­TE DEL SEC­TOR El sa­lón atrae a cuan­tos desean sen­tir el pul­so de es­te fas­ci­nan­te mun­do: di­se­ña­do­res, com­pra­do­res, pren­sa…

PU­RO ES­PEC­TÁCU­LO Des­de la inau­gu­ra­ción en 1999 del pa­be­llón de re­lo­jes (Pa­be­llón 1), que per­mi­tió la cons­truc­ción de stands de tres pi­sos, el sa­lón ha ido es­truc­tu­rán­do­se y co­bran­do su fi­so­no­mía ac­tual. La ma­gia y la sin­gu­la­ri­dad de ca­da mar­ca se re­nue­va

NO­TA DE CO­LOR Ca­da stand re­fle­ja el es­pí­ri­tu de la mar­ca y lo trans­mi­te con re­fe­ren­cias re­lo­je­ras y, en mu­chos ca­sos, ex­tra­sen­so­ria­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.