Im­pe­rio Ri­che­mont

GQ (Spain) - - Travelling -

Tres son los gru­pos que se re­par­ten el mi­llo­na­rio pas­tel del lu­jo en to­do el mun­do: LVMH, Ke­ring y Ri­che­mont (el que aquí nos ocu­pa). La Com­pa­ñía Fi­nan­cie­ra Ri­che­mont es una em­pre­sa sui­za de bie­nes de lu­jo con se­de en Ginebra, fun­da­da en 1988 por el em­pre­sa­rio sud­afri­cano Anton Ru­pert. Tie­ne cin­co áreas de ne­go­cio: jo­yas, re­lo­jes, mo­da, ins­tru­men­tos de es­cri­tu­ra y cue­ro y ac­ce­so­rios; y par­ti­ci­pa con un 18% en el ca­pi­tal de la ta­ba­ca­le­ra Bri­tish Ame­ri­can To­bac­co.

En de­ta­lle, las cin­co áreas de ope­ra­cio­nes de Ri­che­mont im­pli­can las si­guien­tes gran­des mar­cas. Jo­ye­ría: Car­tier y Van Cleef & Ar­pels. Re­lo­je­ría es­pe­cia­li­za­da: Jae­ger­le­co­ul­tre, Pia­get (tam­bién jo­yas), IWC Schaff­hau­sen, Bau­me & Mer­cier, Va­che­ron Cons­tan­tin, Of­fi­ci­ne Pa­ne­rai y A. Lan­ge & Söh­ne. Ins­tru­men­tos de es­cri­tu­ra: Mont­blanc (que des­pun­ta des­de ha­ce años en re­lo­je­ría y piel) y Mon­te­grap­pa. Cue­ro y ac­ce­so­rios: Al­fred Dun­hill y Lan­cel. Y mo­da, que in­clu­ye a Ch­loé y Alaïa. Por lo que res­pec­ta a Po­lo Ralph Lau­ren, se ha crea­do una joint ven­tu­re en­tre Ri­che­mont y Ralph Lau­ren –Watch and Je­we­llery Com­pany– pa­ra la ela­bo­ra­ción de re­lo­jes y jo­ye­ría, de la que am­bas em­pre­sas tie­nen el 50%.

Ri­che­mont es la oc­ta­va com­pa­ñía más gran­de de la bol­sa sui­za y en 2007 fue la ter­ce­ra em­pre­sa de bie­nes de lu­jo más gran­de en el mun­do, tras LVMH y Ke­ring. El ejer­ci­cio eco­nó­mi­co 2013-14 ce­rró con una fac­tu­ra­ción bru­ta de 10.649 mi­llo­nes de eu­ros, es­to es, un 5% más que en el año pre­ce­den­te.

Al mar­gen de las mar­cas que en­glo­ban y de las cifras que ba­ra­jan, la di­fe­ren­cia en­tre Ri­che­mont y las otras com­pa­ñías la dic­ta su pre­si­den­te, Johann Ru­pert, hi­jo del fun­da­dor del im­pe­rio, co­no­ci­do por su ac­ti­tud re­traí­da an­te la pren­sa, lo que le va­lió el ca­li­fi­ca­ti­vo por par­te del Fi­nan­cial Ti­mes de "hu­ra­ño". Ra­ra vez con­ce­de en­tre­vis­tas y pre­fie­re man­te­ner­se al mar­gen del fo­co de aten­ción pa­ra re­co­rrer el mun­do y to­mar­le el pul­so de una for­ma rea­lis­ta a las úl­ti­mas ten­den­cias. En 2006, nue­va­men­te el Fi­nan­cial Ti­mes lo bau­ti­zó con otro epí­te­to: Ru­pert el Oso, por­que va­ti­ci­nó la caí­da de la bol­sa dos años an­tes de que es­ta­lla­ra la cri­sis de 2008 tras el ca­ta­clis­mo de Leh­man Brot­hers.

An­tes de di­ri­gir el ne­go­cio fa­mi­liar, Johann ayu­dó a su pa­dre, Anton Ru­pert, a en­ca­mi­nar la com­pa­ñía ha­cia los pro­duc­tos de lu­jo. A me­dia­dos de los años 70, mien­tras re­si­día en Nue­va York, co­no­ció a la hi­ja de uno de los due­ños de Car­tier, que es­ta­ba bus­can­do in­ver­so­res en un mo­men­to de in­cer­ti­dum­bre mun­dial a ni­vel eco­nó­mi­co. A pe­sar de que no era su cam­po de ac­ción, Johann acon­se­jó a su pa­dre in­ver­tir en es­te nue­vo seg­men­to y acer­tó de pleno. Fue así como Car­tier se con­vir­tió en el cen­tro de la or­ga­ni­za­ción de lo que aca­ba­ría sien­do el gru­po Ri­che­mont en 2002. Tras una pri­me­ra in­ver­sión mi­no­ri­ta­ria, la fa­mi­lia ad­qui­rió par­ti­ci­pa­cio­nes en otras fir­mas como la bri­tá­ni­ca Al­fred Dun­hill y la ale­ma­na Mont­blanc. En 1999 com­pró otra fir­ma mí­ti­ca: la ca­sa jo­ye­ra Van Cleef & Ar­pels.

A di­fe­ren­cia de sus com­pe­ti­do­res, no agru­pa sus fir­mas pa­ra ob­te­ner me­jo­res ta­ri­fas en el mer­ca­do pu­bli­ci­ta­rio, sino que man­tie­ne la per­so­na­li­dad de ca­da em­pre­sa de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te y ela­bo­ra los ar­tícu­los en las mis­mas fá­bri­cas y con los mis­mos ar­te­sa­nos que an­ta­ño.

En 2010 Ru­pert ad­qui­rió el 100% de Net-a-por­ter (net-a-por­ter.com), la web de mo­da va­lo­ra­da en más de 500 mi­llo­nes de dó­la­res y el mi­no­ris­ta de mo­da de lu­jo on-li­ne más im­por­tan­te del mun­do. En mar­zo de 2015, el gru­po anun­cia que se fu­sio­na­rá con su ho­mó­lo­go ita­liano Yoox SPA, pa­san­do la em­pre­sa con­jun­ta a de­no­mi­nar­se como Gru­po Yoox Net-a-por­ter y co­ti­za­rá en la bol­sa ita­lia­na.

El ac­tual CEO del gru­po sui­zo (an­te­rior­men­te fue CEO en 2002, y de 2010 a 2012) se to­mó 2013 como año sa­bá­ti­co pa­ra de­di­car­se a los li­bros que nun­ca ha­bía po­di­do leer, mien­tras su for­tu­na, se­gún For­bes, se ele­va­ba a 7.300 mi­llo­nes de dó­la­res en 2015.

GQURIOSIDADES

• Ru­pert es ex­ju­ga­dor de crí­quet y fun­dó la Lau­reus Sport for Good Foun­da­tion en 1990. Los fon­dos Lau­reus cuen­tan con 65 pro­yec­tos a ni­vel mun­dial con el ob­je­ti­vo de uti­li­zar el de­por­te pa­ra ha­cer fren­te a los pro­ble­mas so­cia­les, en es­pe­cial en ni­ños des­fa­vo­re­ci­dos. • Cuan­do la re­vis­ta Wall­pa­per des­cri­bió la len­gua afri­káans como "la más fea del mun­do" (sep­tiem­bre de 2005), Johann Ru­pert res­pon­dió re­ti­ran­do la pu­bli­ci­dad de to­das sus mar­cas de es­ta pu­bli­ca­ción.

La em­ble­má­ti­ca Bolt-68 se ha con­ver­ti­do en la colección más acla­ma­da de la rompe­dora rma sui­za Bom­berg. Con su pa­ten­ta­do sis­te­ma de ba­yo­ne­ta, que trans­for­ma tu ex­clu­si­vo re­loj en un mas­cu­lino re­loj de bol­si­llo, es­te ob­je­to de de­seo ha pro­du­ci­do di­se­ños

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.