D D

GQ (Spain) - - Relojes -

e to­do me­nos ru­ti­na hay en la agen­da de los hom­bres y mu­je­res más in­flu­yen­tes de la re­lo­je­ría en Es­pa­ña… y al­go más allá de nues­tras fron­te­ras. De he­cho, con­vo­car­los en una úni­ca se­sión re­sul­ta im­po­si­ble. Y es que, aun­que to­dos ellos pro­vie­nen de otros sec­to­res del lu­jo, su fe­liz ate­rri­za­je en la al­ta re­lo­je­ría les obli­ga a ha­cer del via­je una for­ma de vida. Des­de Ma­drid o Bar­ce­lo­na com­pa­gi­nan ubi­cui­dad con la cen­tral –siem­pre en Sui­za– o con los múl­ti­ples paí­ses que es­tán ba­jo el pa­ra­guas de sus fir­mas. Los e-mails y las lla­ma­das ocu­pan una par­te im­por­tan­te de su tiem­po y nin­guno des­can­sa has­ta que al me­nos ha pro­ce­sa­do to­das las pe­ti­cio­nes del día, lo que, en al­gu­nos ca­sos, les lle­va –se­gún con­fie­san en voz baja como pa­ra que no lo cap­te la gra­ba­do­ra– a acos­tar­se a las tres de la ma­ña­na o a te­ner que za­far­se de la fa­mi­lia un ra­to in­clu­so en fi­nes de se­ma­na o va­ca­cio­nes. El te­ner to­do ba­jo con­trol, más que una sen­sa­ción, es un im­pe­ra­ti­vo pa­ra al­guien de quien de­pen­den las ven­tas, la pu­bli­ci­dad, la re­la­ción con los clien­tes, los even­tos y un lar­guí­si­mo et­cé­te­ra. Por cier­to, su pro­pia iden­ti­dad es­tá en cus­to­dia com­par­ti­da con la de la mar­ca. Eso sí, to­dos coin­ci­den en la for­ma de li­be­rar el es­trés dia­rio: via­jan­do por pla­cer, ha­cien­do de­por­te, dis­fru­tan­do del ar­te y, so­bre to­do, de la fa­mi­lia. Nues­tros pro­ta­go­nis­tas tam­bién ate­so­ran un re­cuer­do pa­ra­le­lo: los cua­tro re­cuer­dan con ca­ri­ño su primer re­loj.

un han­gar en du­bái pa­ra el 'hal­cón mi­le­na­rio'

Los im­pac­tan­tes trái­le­res de Epi­so­dio VII: El des­per­tar de la Fuer­za anun­cian que al­go muy gran­de ve­rá la luz es­ta Na­vi­dad. A muer­te con J. J. Abrams y su vi­sión, y má­xi­mo res­pe­to pa­ra Geor­ge Lu­cas, el crea­dor de la sa­ga ci­ne­ma­to­grá­fi­ca más im­bri­ca­da en la cul­tu­ra po­pu­lar de nues­tro tiem­po. Ver al Hal­cón Mi­le­na­rio y a su tri­pu­la­ción vo­lan­do de nue­vo no tie­ne pre­cio. "Che­wie, he­mos vuel­to" (Han So­lo).

Tra­je de cha­que­ta y ca­mi­sa Mir­to, cor­ba­ta Her­mès y pa­ñue­lo de se­da Boss.

Ves­ti­do blan­co Sport­max pa­ra Max Ma­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.