Las ru­bias son pa­ra el ve­rano DA­NIEL EN­TRIAL­GO Di­rec­tor de GQ FIR­MAS GQ

ES­TE VE­RANO NOS HAN AYU­DA­DO

GQ (Spain) - - Sumario - @da­nie­len­trial­go

UNO DE LOS RE­CUR­SOS QUE MÁS UTI­LI­ZA­MOS los pe­rio­dis­tas cuan­do ne­ce­si­ta­mos ti­tu­lar un ar­tícu­lo –co­mo es­te que aquí co­mien­za– de for­ma al­go lla­ma­ti­va o cu­rio­sa (y no se nos ocu­rre na­da me­jor) es el de la (re)uti­li­za­ción de ce­le­bé­rri­mos tí­tu­los de pe­lí­cu­las, can­cio­nes, pro­gra­mas de te­le­vi­sión o li­bros que to­do el mun­do co­no­ce. No fa­lla. Tí­tu­los in­mor­ta­les que duer­men la­ten­tes en una es­qui­na de nues­tro in­cons­cien­te co­lec­ti­vo pop y cu­ya sim­ple men­ción des­pier­ta una inevi­ta­ble sen­sa­ción de fa­mi­lia­ri­dad. Por su­pues­to, no bas­ta con re­pe­tir­los sin más ni más. Ha­ce fal­ta dar­les un pe­que­ño gi­ro –ape­nas un jue­go de pa­la­bras– que mu­te de mo­do iró­ni­co el tras­fon­do pe­ro que man­ten­ga re­co­no­ci­ble la es­truc­tu­ra.

Por ejem­plo, ima­gi­ne­mos que he­mos es­cri­to so­bre es­ta fas­ti­dio­sa mo­da ac­tual de ha­cer­se a uno mis­mo de­ce­nas de fo­tos sin pa­rar con la cá­ma­ra del mó­vil pa­ra lue­go su­bir­las al ci­be­res­pa­cio. ¿Có­mo lo ti­tu­la­ría­mos? Vea­mos… [es­toy pen­san­do] ¿Qué os pa­re­ce Sel­fie lo que hi­cis­teis el úl­ti­mo ve­rano? ¿No os gus­ta? ¿De­ma­sia­do re­bus­ca­do? ¿Y Có­mo co­no­cí a vues­tro Ins­ta­gram? ¿Ese es­tá bien, eh?

Pues no. Creed­me. Es­ta ma­ne­ra de ti­tu­lar en­cie­rra un gran pe­li­gro. Pue­de crear adic­ción. No es bro­ma. De re­pen­te, uno em­pie­za a pen­sar en uno o dos co­mo pu­ro di­ver­ti­men­to y cuan­do quie­re dar­se cuen­ta su ca­be­za ya so­lo re­pi­te co­sas ta­les co­mo Cin­cuen­ta som­bras de Twitter, Ca­ri­ño, he en­co­gi­do el ipho­ne, ¿Quién se ha lle­va­do mi ca­cho­po?, Hips­te­ros­cu­ro­ca­si­ne­gro o Có­mo ser cu­ña­do y no mo­rir en el in­ten­to.

Pa­ra col­mo, la co­sa em­peo­ra aun más du­ran­te es­tos me­ses es­ti­va­les, cuan­do el ca­lor nos ha­ce ob­se­sio­nar­nos con la pla­ya, los bi­qui­nis y las va­ca­cio­nes. El ve­rano y su te­má­ti­ca nos to­ma pri­sio­ne­ros y ya no po­de­mos pa­rar. Cró­ni­ca de un cha­pu­zón anun­cia­do, La som­bra del chi­rin­gui­to es alar­ga­da, La im­por­tan­cia de lla­mar­se Guet­ta, Se­xo, men­ti­ras y cin­tas de to­do in­clui­do… Es­ta­mos po­seí­dos.

Por eso ne­ce­si­ta­mos des­co­nec­tar del tra­ba­jo, des­can­sar la men­te y dis­fru­tar de las ho­ras tran­qui­las. Qui­zá to­me­mos al­go en una te­rra­za mien­tras ve­mos po­ner­se el sol por el ho­ri­zon­te (¿he oí­do El amor en los tiem­pos del gin-to­nic?); apro­ve­che­mos la ori­lla del mar pa­ra con­ti­nuar con nues­tras ru­ti­nas de run­ner y no per­der la for­ma (ya se sa­be, La so­le­dad del co­rre­dor sin fon­do); o re­gre­se­mos a nues­tras raí­ces pa­ra ver a los ami­gos y dis­fru­tar de unas bue­nas fies­tas po­pu­la­res (¿Ocho ka­li­mot­xos vas­cos?). ¡Dios mío! Creo que he en­tra­do en bu­cle.

¡Me rin­do! No pue­do más. Se­gui­ré con la ten­den­cia y pon­dré a es­ta car­ta el tí­tu­lo de una obra del gran Fer­nan­do Fer­nán-gó­mez, afir­man­do bien al­to eso de que –co­mo las bi­ci­cle­tas– las ru­bias son pa­ra el ve­rano. Otra co­sa no, pe­ro de eso sí que en­tien­do; lo ten­go com­pro­ba­dí­si­mo. Las ru­bias son pa­ra el ve­rano. Las ne­gras pa­ra el in­vierno. Y las tos­ta­das, pa­ra cual­quier mo­men­to. Por­que…

¿Es­ta­mos ha­blan­do de cer­ve­zas, no? Via­ja­mos has­ta la In­dia con el di­rec­tor del Men's Stu­dio de Louis Vuit­ton pa­ra co­no­cer las cla­ves de es­ti­lo de la tem­po­ra­da en un ex­clu­si­vo edi­to­rial cap­ta­do ín­te­gra­men­te en blan­co y ne­gro. El re­sul­ta­do es bru­tal. Nos gus­ta que leas GQ de prin­ci­pio a fin y en or­den, pe­ro por una vez te va­mos a pe­dir que sal­tes has­ta el te­ma de por­ta­da y dis­fru­tes de la se­sión de es­te ge­nial fo­tó­gra­fo con nues­tra ru­bia de ve­rano, Erin Heat­her­ton. Es­tos se­res ama­ri­llos, char­la­ta­nes y muy, muy achu­cha­bles po­san en ex­clu­si­va pa­ra nues­tra por­ta­da al­ter­na­ti­va y nos re­ve­lan las cla­ves de su es­ti­lo, sus tác­ti­cas de se­duc­ción y por qué les apa­sio­nan las ba­na­nas. Apos­ta­mos por es­te ta­len­to ga­lle­go que ac­túa, enamo­ra a la cá­ma­ra y aho­ra tam­bién es­cri­be. GQ pu­bli­ca su pri­me­ra in­cur­sión en la na­rra­ti­va, un re­la­to de ve­rano que re­co­men­da­mos leer cer­ca de al­gu­na ori­lla.

¡EN­HO­RA­BUE­NA!

Juan Ma­nuel Gar­cía del Can­to, de Ma­drid, es el ga­na­dor de nues­tro con­cur­so Vo­ta los XVII Pre­mios GQ de Cos­mé­ti­ca Mas­cu­li­na. Pa­ra él y su acom­pa­ñan­te: dos no­ches de lu­jo en el Ho­tel & Spa UR­SO de Ma­drid (ho­te­lur­so.com/es).

KIM JO­NES

MAR­TI­ÑO RI­VAS

TONY KELLY

LOS MINIONS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.